Anika entre libros

mar de fondo

Ficha realizada por: Daniel González Irala

Título: mar de fondo
Título Original: (deep water)
Autor: Patricia Highsmith
Editorial: Anagrama


Copyright: Colección Compactos ISBN: No definido
Etiquetas:

Argumento:

Vic Van Allen acude a esporádicas fiestas de sociedad con su esposa Melinda. Es un hombre tranquilo y sereno al que no le gusta bailar. Su mujer suele en estos encuentros emborracharse y liarse con distintos tipos; todo el mundo lo sabe y parece existir una tensión interna que si bien molesta a Vic, le hace permanecer insondable y poco permeable (si bien es todo un camaleón en este sentido) ante las ideas de los demás. En una primera fiesta, Vic conoce a dos de sus amantes, a los que les cuenta en plan de broma que ha matado a un tercer pretendiente de un modo caprichoso. Vic se comporta en estos capítulos como un generoso sibarita que reparte justicia a quién cree que la merece y acojona al resto con este tipo de bromas y es que cree que de los hombres con los que Melinda ha ligado, ninguno la merece, por lo que no hay problema por parte de él en infundirla romanticismo y amor; en una comida a solas con Melinda, vemos cómo ésta se encapricha cual putón verbenero del pianista del bar Chesterfield; todo intento de Vic por agradarla o hacerla feliz con regalos se anula cuando el músico empieza a quedar con ella a solas, mientras él se hace cargo de la pequeña hija Trixie, que aprenderá a verle como un héroe, dada su falta de formación moral debida a su infancia.


En otra fiesta en casa de unos vecinos con chalet y tras beber y hablar largamente, deciden todos tirarse a la piscina en el jardín; Vic siente un impulso homicida irreprimible que más tarde dará por natural y será el de ahogar al músico con la mala o buena suerte de que no consigue sobrevivir; nadie ve el accidente, pero Melinda está segura a rabiar de que ha sido él quién le ha matado, y a pesar de la reticencia de amigos y compañeros de trabajo que incluso alabaron siempre sus tragaderas con tan promiscua mujer, Melinda consigue reunir a gente que está a su favor y contrata a un detective-psicólogo que primero tratará de hacer ver que Vic está loco y después se integrará como nuevo amante en una vida matrimonial o familiar donde sus miembros duermen en camas separadas. El importante proyecto editorial de “Jenofonte” así como de otros dos poetas minoritarios y conocidos, dan cuenta de que Vic es una persona concienzuda y metódica; cuando la mujer le pide el divorcio tras haberlo él sugerido, una nueva pulsión lleva al protagonista a ahogar en una alberca a otro amante que para colmo es escritor de poesía; una aparente e impensable reconciliación lleva a Vic a matar a su esposa de un golpe en la cabeza, el modo en que declara ante la Policía no queda claro.

 

Opinión:

Novela de suspense que mantiene la tensión hasta el final no tanto por intentar saber quién es el asesino, sino por cómo acaba o acabaría cualquiera de nosotros en la mente de un criminal que no tiene nada de particular y que no es, como en el caso de Ripley, un psicópata al uso, sino un impresor de una editorial minoritaria casado con una pelandusca que no hace más que ponerle los cuernos, argumento que no sabemos si justifica el crimen (aquello de “la maté porque era mía” está pasado de moda), pero que sí hace humanizar al personaje, convertirlo en más próximo al lector.

Si en otras ocasiones el mal se enfocaba claramente en un antagonista, aquí el mal es toda una atmósfera que lleva a un odio convencional y caprichoso a veces entre una pareja que no se desea y por culpa del alcohol y la introversión no se dan tregua en una incomunicación brutal; en cierto modo, todo recuerda a la película “La guerra de los Rose” y el egoísmo de los personajes, en uno más acomodaticio, en ella rebelde y extravertido, nos hace cómplices de la parte más oscura (y no por ello, real) del ser humano.

Pudiendo ser considerada una obra menor en tanto que poco conocida, la novela tiene esa descripción típica de pensamientos que afloran en situaciones límite, resaltando la macabra personalidad de los personajes hasta tal punto que parece que su autora no podía haber sido otra. Entre cuadros tópicos en que la pareja, muy abierta socialmente, se mueve, existen momentos con tanta carga existencial que no sólo hacen referencia al Dostoievski de “Los demonios” que encabeza la narración, sino a algo quizás más exagerado y gráfico, no en balde la autora trabajó como guionista de cómics, lo que hace que una desproporcionada cantidad de imágenes típicas y no tantote vengan a la cabeza; pienso en cualquier caso que, aún a riesgo de caer en la literatura, debería existir una mayor selección respecto a este cúmulo de imágenes que hacen que la gran cantidad de personajes que por ella discurren, queden algunos poco finamente caracterizados y diluidos como manchas de color sobre un cuadro del que ellos también forman parte.

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar