Anika entre libros

Estación Libertad

Ficha realizada por: Darío Luque
Estación Libertad

Título: Estación Libertad
Título Original: (Estación Libertad, 2016)
Autor: Emilio Ruiz Barrachina
Editorial: La Esfera de los Libros
Colección: Novela Histórica


Copyright:

© 2016, Emilio Ruiz Barrachina

© 2016, Raúl Romera (del prólogo)

© 2016, Fernando Méndez (del prefacio)

© 2016, La Esfera de los Libros, S. L.

Edición: 1ª Edición: Octubre 2016
ISBN: 9788490608081
Tapa: Dura
Etiquetas: España, aventuras, películas, exilio, historia de España, ficción histórica, guerra civil española, histórica, nazis, II Guerra Mundial, judíos, literatura española, novela, Galicia, García Lorca, policía, hermanas
Nº de páginas: 216

Argumento:

En Ribadavia (Orense), Martín ha sido adoptado por tres hermanas solidarias: Isabel, Carmen y María. Dicha familia regenta un pequeño quiosco en la estación ferroviaria y se dedican a vender alimentos a los viajeros cuando el tren hace su parada ahí. Sin embargo, en 1942, en plena Segunda Guerra Mundial, las tres hermanas urden un plan para salvar a cientos de judíos: estos llegan en los trenes, avisados por otros compañeros, y en Ribadavia preguntan por "Estación Libertad" -nombre en clave del lugar-. Esta medida, que los identifica como judíos, permitirá a las hermanas detectarlos y cruzarlos a Portugal por un puente en el Miño.

La historia parte con la llegada a "Estación Libertad" de Eva y Simon Retzman, dos judíos ricos, propietarios de una fábrica de calzado, que huyen de la Alemania nazi. Junto a ellos, la llegada de los policías alemanes cambiará el curso de los acontecimientos. Historia basada, en gran parte, en hechos reales

 

Opinión:

 

La novela empieza con una escena que no podría ser más cinematográfica: Martín, en un Nueva York invernal donde los grandes edificios se ocultan bajo la capa de nieve, contempla cómo entierran a su madre. La imagen del ataúd penetrando el frío suelo del cementerio judío solo se podía culminar con una cosa, y esa es la poesía de Lorca. Así, en su primera página, "Estación Libertad" reúne todos los elementos que desarrollará en adelante: la frialdad de la vida y la muerte, el judaísmo, la dicotomía entre España y Nueva York y un contexto histórico singular, la Segunda Guerra Mundial.

No en vano, Emilio Ruiz Barrachina es director de cine y, como bien se explica en los textos que preceden a la novela (un prólogo de Raúl Romera, un prefacio de Fernando Méndez y una introducción del mismo autor), toda la historia surge con la intención de ser una película. De hecho, no es difícil imaginar sus escenas en la gran pantalla, pues reúne los recursos esencialmente más necesarios para ello.

Por un lado, el argumento se desarrolla con agilidad, como si la novela estuviera pensada para leerse de una sentada. La progresión de la intensidad narrativa, con sus giros temáticos y sus sorpresas, es digna de admiración: un principio lento y tranquilo que permite al lector asimilar la historia; después, un desarrollo feroz cuya historia atrapa como una telenovela, pero que termina con un final brusco, aunque no inesperado. El autor sabe cómo gestionar el tempo narrativo y cómo preparar al lector para que no se sienta incomodado por ningún detalle. Como en una buena película, todo está milimétricamente calculado.

Por otro lado, creo significativo destacar la simpleza del estilo, que en ocasiones roza lo coloquial -sin llegar a ser vulgar, ni mucho menos-. Ruiz Barrachina se adecua a las necesidades lingüísticas que le sugiere el texto y, por ello, en ningún momento muestra las carencias que se esperarían de un escritor con una formación tan alejada de las letras como es la suya, aunque sí es el punto más flojo de toda la narración. En cuanto a los personajes, están construidos sobre estereotipos de la novela de aventuras o histórica, mediante el maniqueísmo de policías muy malos y héroes muy buenos, tirando también del tópico del pícaro.

Si bien la novela no tiene mucha más profundidad filosófica o histórica -pues todo viene perfectamente explicado en boca del narrador-, creo que es una lectura ideal para descansar de libros más pesados o para introducirse en un género que puede llegar a ser muy denso, como es la novela histórica, pero que aquí se desarrolla en su vertiente más sencilla. 

Darío Luque

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Si te gustó este libro, también te puede interesar...

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura