Anika entre libros

Vengaré tu muerte

Ficha realizada por: Carol Inabé Barba
Vengaré tu muerte

Título: Vengaré tu muerte
Título Original: (Vengaré tu muerte, 2018)
Autor: Carme Riera
Editorial: Alfaguara
Colección: Narrativa Hispánica


Copyright:

© 2018, Carme Riera

© 2018, Penguin Random House Grupo Editorial, S.A.U.

Edición: 1ª Edición: Marzo 2018
ISBN: 9788420432977
Tapa: Blanda
Etiquetas: género negro, novela, corrupción, empresa, detectives privados, fraudes, suicidios, cabezas de turco, crítica social, drogas, pornografía infantil, internet, relaciones familiares, familias desestructuradas, música, política, muerte, Manresa, Barcelona, Sitges, literatura española, dinero
Nº de páginas: 280

Argumento:

En un momento complicado para España, donde la corrupción del poder empresarial empezaba a dar mucho que hablar en los medios de prensa, desaparece Robert Solivellas, un empresario catalán relacionado con ciertos entornos poco amigables. Su mujer contrata a una detective privada -Elena Martínez-, para dar con su paradero, tal vez, un lio de faldas... pero nada es lo que parece. El marido aparece colgado en el pisito de Sitges, sin rastros de una tercera en disputa. Aquí comienza un periplo intenso que mezcla las difíciles relaciones familiares, una colección de caganers, un falso suicidio y una acusación de corrupción. Pero no, nada es lo que parece.

La detective escribe esta relación para dar con la verdad, porque todo lleva a la acusación de inocentes, porque tiempo después, una carta hace que la verdad salga a relucir en todo su esplendor, más bien, la podredumbre, porque la muerte de Solivellas no es más que el final de un ciclo de raíces inesperadas y dolorosas.

 

Opinión:

 

Una muerte sospechosa da inicio a una investigación privada. Hasta ahí todo está bien, pero cuando la detective Elena Martínez comienza a tirar del hilo, descubre verdades insospechadas. Sin embargo, estas verdades no fueron desveladas en su momento, sino mucho tiempo después, cuando ya dos inocentes han cumplido una pena que no les corresponde. Es aquí donde comienza esta novela, cuando Elena cuenta, de puño y letra, todo el proceso por el que se llegó a esa conclusión, hasta que cierta información llega a su poder y trastoca toda, absolutamente toda la realidad.

Pero vamos por partes, por un lado, la desaparición de Robert Solivellas desata varias hipótesis: ha huido para no enfrentarse a cargos de corrupción relacionados con la empresa donde trabajaba, ha abandonado a su mujer por otra, contrabandea caganers falsos y lo han ajusticiado los estafados; ha sufrido un accidente de coche y ha desaparecido en el mar... pero no, aparece muerto en un piso de la familia en Sitges. Por otro lado, la familia disfuncional del señor Solivellas también da para pensar en una huida de la realidad en toda regla, escapar de su familia no sería una mala idea.

Sin embargo, su muerte revela y abre un debate... su suicidio para la policía parece evidente, pero no para la mujer -bastante desequilibrada emocionalmente-, que debe confirmarle al seguro -para que suelte el dinero-, que su marido no se suicidó, sino que lo mataron. Y ahí entra la detective, que ya fue contratada para buscarlo, ahora debe esclarecer su muerte. Eso sí, bajo cuerda, sin contar con la empresa de detectives privados que la contrata. Sospechoso. Incluso para ella misma.

Se involucra de tal modo que pierde un poco su sentido de la realidad y se sumerge en un mundo en el que no hubiera deseado entrar; mezcla su vida privada -y sus amigos, vecinas y amantes eventuales-, en este caso que le da vueltas en la cabeza.

Es aquí que resuelve, supuestamente, el caso entregando a dos sospechosos, pero nada, absolutamente nada es lo que parece. Tiempo después recibe esa carta que provoca un giro en su vida -por lo mucho que dejó en el caso-, y vuelve a retomar los pasos para esclarecer las razones de la muerte de Robert Solivellas. La foto de la pequeña Elena Liu -hija adoptiva del matrimonio Solivellas-, es la clave de todo. Un trasfondo doloroso sobre hechos del pasado sin resolver.

Es que Carme Riera es inmejorable contando vida ajenas, tiene la sensibilidad necesaria para darle alma y solidez a cada uno de sus personajes -incluso los que aparecen tangencialmente-, tanto así que te los puedes imaginar perfectamente, es como si estuvieras en un cine viendo una película de novela negra.

Tiene la destreza de crear situaciones y ambientes que se pueden recrear en la memoria perfectamente. Esta es una de las virtudes de la literatura: poder crear una realidad creíble, por más fantasiosa que sea la historia que se cuenta.

En esta obra se refleja una necesidad de liberar una verdad no dicha. Es su razón de ser. Hacer lo correcto, pase lo que pase. Por lo mismo es que esta novela tiene esa esencia, la detective Martínez ha de desentrañar este entuerto, pese a quien pese, pase lo que pase.

Carol Inabé Barba

 

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura