Anika entre libros

Soy Pepín Pinzón

Ficha realizada por: Anika Lillo
Soy Pepín Pinzón

Título: Soy Pepín Pinzón
Título Original: (I am Henry Finch, 2014)
Autores: Alexis Deacon, Viviane Schwarz
Editorial: Milrazones
Colección: Milratones


Copyright:

© Texto, Alexis Deacon, 2014

© Ilustraciones, Viviane Schwarz, 2014

© Editorial Milrazones, 2014

Traducción: Jesús Ortiz Pérez del Molino
Ilustraciones: Color
Edición: 1ª Edición: Diciembre 2014
ISBN: 9788494183140
Tapa: Dura
Etiquetas: álbumes ilustrados, animales, infantil, diálogo, pensamiento, 6 años, 7 años, 8 años, 9 años, 10 años, literatura infantil, pájaros, crecimiento, inteligencia, valor
Nº de páginas: 40

Argumento:

Pepín Pinzón y toda su bandada se dedican a saludarse continuamente, y como son tantísimos, sólo eso se escucha: saludos. De vez en cuando viene una fiera y les ataca, y a ellos no les da tiempo más que a escapar para no ser su alimento.

Un día Pepín Pinzón se queda en silencio y consigue escuchar sus propios pensamientos. A partir de ese momento descubrirá lo importante que es reaccionar después de pensar.

 

Opinión:

 

Debido a que me dedico a esto de los libros tengo muchos álbumes ilustrados que voy leyendo de vez en cuando, pero también algunos se me pasan. Y de vez en cuando mi hija pequeña se lee uno de esos. Y sólo de vez en cuando -fijaos en que insisto mucho en estas palabras- mi hija me recomienda un libro: "Soy Pepín Pinzón" es uno de esos libros que Katia me ha recomendado. Tiene nueve años. Lee álbumes ilustrados desde hace años y no siempre me los recomienda. A veces me dice que uno le ha gustado, otras no hace ningún comentario especial, y de repente un día se lee dos, coge uno y me dice "Mamá, tienes que leértelo, es genial".

Si te paras a pensarlo, el mensaje es profundo y maravilloso, y que una cría lo haya pillado con tanta claridad como para valorarlo, es su mejor publicidad. Pepín y su bandada -enorme- pían tanto que no hacen otra cosa, así que jamás se paran a pensar. Su reacción es reptiliana: viene la fiera y huyen para no ser comidos. El día que Pepín escucha sus pensamientos se percata de que pueden hacer algo más que piar y huir. Algo sale mal: la fiera se lo come. Como madre, al ver las siguientes ilustraciones, pensé -al parecer equivocadamente- que podían asustar a los niños porque mostraban el interior de la fiera y al pajarillo dentro sabiendo que ése podía ser su final. Pero ¡oh, sorpresa! Pepín no se conforma, piensa y escucha los pensamientos de la fiera, y entonces toma una decisión: transmitirle sus propios pensamientos para que la fiera decida cambiar su alimentación (y salvar la vida, por supuesto). Algo que al principio a mí me parecía sencillo se convierte en una historia llena de mensajes: la importancia de pensar, la importancia de actuar con razonamiento, del valor, de interactuar, de escuchar, de dialogar…

Así que acabaré mi reseña repitiendo una frase: Si te paras a pensarlo, el mensaje es profundo y maravilloso, y que una cría lo haya pillado con tanta claridad como para valorarlo, es su mejor publicidad.

Anika Lillo

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar