Anika entre libros

Silencio administrativo. La pobreza en el laberinto burocrático

Ficha realizada por: Inés Macpherson
Silencio administrativo. La pobreza en el laberinto burocrático

Título: Silencio administrativo. La pobreza en el laberinto burocrático
Título Original: (Silencio administrativo, 2019)
Autor: Sara Mesa
Editorial: Anagrama
Colección: Nuevos Cuadernos Anagrama


Copyright:

© Sara Mesa, 2019

© Editorial Anagrama, S.A., 2019

Edición: 1ª Edición: Enero 2019
ISBN: 9788433916273
Tapa: Blanda
Etiquetas: ensayo, relato largo, basada en hechos reales, aporofobia, pobreza, miseria, Administración Pública, crítica social, crítica política, sociedad española, prejuicios, literatura española, sociología
Nº de páginas: 120

Argumento:

Este libro es un ensayo y un relato. Pero no un relato ficticio, sino una historia real, la de una mujer sin techo, discapacitada y enferma que intenta solicitar la renta mínima a la que, teóricamente, tiene derecho según la nueva ley. Un retrato de su realidad y de la realidad del laberinto burocrático que debe recorrer y que muestra las trabas y dificultades constantes con las que tropieza y que llevarían a cualquiera al borde de la desesperación. O a la desesperación misma.

Este libro es el retrato de un sistema que a menudo olvida las circunstancias de las personas a las que teóricamente atiende. Un retrato de la humanidad y de la falta de ella, de la ceguera social que hace que se mire a menudo por encima del hombro al sin techo, al pobre, como si hubiese escogido estar allí, como si la pobreza fuera una opción. Prejuicios que se van acumulando y que pueden llevar a la aporofobia: el odio a los pobres.

 

Opinión:

 

Este es un ensayo que duele, que te enciende. Es una ventana a una realidad a la que mucha gente da la espalda. Habla de esas personas que muchos ignoran al pasar, como si fueran manchas en el suelo y no seres humanos. La diferencia es que, en este caso, alguien se para a mirar y, sobre todo, a hablar. Y todo cambia. En el momento en que modificamos la mirada y comprendemos que la persona que está allí, sentada en el suelo, bajo el frío, es eso, una persona y no un estorbo, algo que queda mal en la imagen de la ciudad o que ensucia el paisaje idílico que se querría dar de una urbe, como si en vez de ciudad fuera un parque de atracciones o un escaparate que podemos decorar a nuestro antojo, todo cambia. Porque humanizamos y nos humanizamos. Y comprendemos que la caridad no sirve, porque perpetua la desigualdad y el sistema. Y porque no le da a esa persona algo muy importante: dignidad.

En este pequeño texto, Sara Mesa nos cuenta la historia de Carmen, una mujer cuyo pasado ya da escalofríos, porque uno piensa que es imposible que un ser humano pueda soportar todo eso sin romperse. Pero ahí está el tema, Carmen se rompe y llega a ese lugar, a ese pedazo de calle donde pide y a ese pedazo de garaje donde duerme. Pero Mesa no busca que nos quedemos únicamente con esa imagen, sino que va más allá y desgrana el sistema burocrático que dificulta enormemente la ayuda que estas personas podrían solicitar.

El sinsentido del laberinto de papeles, solicitudes, citas previas es abrumador. Y es abrumador también ver cómo la prensa y la clase política habla de ese tema al que, en el fondo, también se le da la espalda. Sí, se ofrecen ayudas, se cambian leyes, pero no se piensa realmente en las personas, en poner alguna facilidad para que pedir esa ayuda no sea un infierno. Pero ¿cómo saber qué dificultades tienen esas personas si no bajamos la cabeza de esa superioridad que creemos tener para mirarles a los ojos y comprender?

Estas 120 páginas son precisas y directas. Analiza sin irse por las ramas y señala todas las manchas que tenemos en los ojos y probablemente también en el cerebro, esos prejuicios que hacen que muchos consideren que el pobre lo es porque quiere, o que ya recibe suficientes ayudas y que en el fondo es un vago porque no quiere trabajar. Hace unos años, se estrenó una película, Comanchería (David Mackenzie, 2016), en la que se decía que la pobreza se hereda. Es un círculo vicioso del que no puedes salir. Y hay pobrezas tan extremas que ni siquiera se puede optar realmente a romper ese círculo sin ayuda.

Reconozco que este es un texto que, a pesar de su corta extensión, da para mucho. Es una invitación a pensar, a analizar nuestra actitud ante leyes y noticias que, en el fondo, sirven más para alimentar prejuicios que para retratar una realidad compleja de por sí. Es un retrato de una realidad que desconocemos por completo y que normalmente nos dibujamos a partir de ideas simplistas que provienen de esa aporofobia que nadie reconocerá tener, pero que recorre la sociedad y, en parte, el sistema. Y digo en parte porque, de hecho, también se señala la ayuda que se intenta dar, la humanidad que intenta escapar a las trabas del sistema. Una humanidad que estaría bien que todos recordáramos más a menudo cuando vamos por la calle.

 

Inés Macpherson

 

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar