Anika entre libros

Mujer abrazada a un cuervo

Ficha realizada por: Óscar Bribián,Patricia Esteban Erlés,Anika Lillo
Mujer abrazada a un cuervo

Título: Mujer abrazada a un cuervo
Título Original: (Mujer abrazada a un cuervo, 2010)
Autor: Ismael Martínez Biurrun
Editorial: Salto de Página
Colección: Púrpura


Copyright:

© 2010, Ismael Martínez Biurrun

© 2010, Salto de Página

Edición: 1ª Edición, Octubre 2010
ISBN: 9788493718183
Tapa: Blanda
Etiquetas: misterio, fantasía, fantástico, intriga, literatura española, maleficios, maldiciones, Medicina, mundos paralelos, dimensiones, dimensiones paralelas, satanismo, infierno, demonios, terror, miedo, horror, viajes temporales, viajes en el tiempo, siglo XVII
Nº de páginas: 295

Argumento:

Cruz Montenegro es una joven y brillante estudiante de Medicina, inestable emocionalmente y que esconde un secreto. Cruz posee la capacidad, heredada misteriosamente de uno de sus progenitores, de viajar al pasado, al suyo y al de los demás, y gracias a ella puede  acceder a los momentos cruciales que determinaron el futuro propio y ajeno. Cuando decide afrontar la misteriosa investigación del presunto brote de peste en pleno siglo XXI, que ha causado la muerte de un recién nacido, pertrechada por sus conocimientos médicos y su extraño don, se convierte en una extranjera en la España del siglo XVII, enferma de oscuridad, superstición y miedos que parecen trascender el tiempo y convierten al presente en deudor de terribles maldiciones pasadas.

 

Opinión:

 

Patricia Esteban Erlés

Una novela adictiva, que te captura desde la primera frase, Ella reconoce las figuras que se mueven al otro lado de la cortina, y ya no te suelta. Ella, Cruz Montenegro, la conmovedora protagonista de esta historia, es un personaje frágil y esencialmente contradictorio, una moneda compuesta de dos caras, ciencia y magia, en apariencia irreconciliables. Cruz intenta sobrellevar desde niña ese don heredado que le permite acceder a vivencias pasadas, pero cuando su padre, el célebre y autodestructivo doctor Gabino Montenegro, le habla de un caso extraño que pone en duda la erradicación total de la peste en Europa, hallará en él el único camino para adentrarse en el pasado de una rica familia pamplonesa, víctima de una maldición desde 1601.

Creo que el autor ha encontrado un auténtico filón en su personaje femenino. Cruz, bulímica y solitaria, inteligente y vulnerable, una joven urbana de aspecto levemente gótico y tintes freakies, sigue de cerca la estela de antiheroínas recientes como Lisbeth Salander pero sumando otros elementos en su composición, como el don sobrenatural con que debe aprender a convivir y su sentido del humor, estrictamente moderno e irónico. Cruz siempre parece al borde de quebrarse pero resiste, en parte gracias a su ironía todoterreno, y emprende a solas una aventura fascinante que el autor desgrana con una clara voluntad de estilo y un cuidado en el lenguaje y en la creación de imágenes que dignifican la novela fantástica y demuestran que una obra de lectura fácil y hechuras de best seller como esta no tiene por qué estar mal escrita.

Desde el punto de vista estructural, el libro se articula también en forma de viaje continuo, desde la más estricta actualidad del año 2009 a un pasado donde la enfermedad era sinónimo de maldición divina, y lo hace ya desde la inclusión de las citas que encontramos en las primeras páginas, tan distantes entre sí como la era tecnológica de la España barroca: nada más y nada menos que un fragmento del Diario del año de la peste, de Daniel Defoe y una frase de Creep, el hit del grupo de pop británico Radiohead. 

Martínez Biurrun elige para mostrar esos peregrinajes a otro tiempo de su protagonista un ingenioso entrelazado orgánico de los capítulos, sirviéndose de un objeto imaginario, la cortina de gasa con animalitos bordados que separa a Cruz de sus ensoñaciones y que adquiere todo su sentido en el cierre de la novela.

Por otro lado, destacaría que ese uso de un motivo literario clásico de la ciencia ficción, como es el viaje en el tiempo (empleado recientemente por Félix J. Palma en su exitosa El mapa del tiempo), se adecua perfectamente a un espacio familiar para el lector, que le permite distanciarse del tradicional cilicio del realismo aplicado a nuestra literatura y atisbar las posibilidades que brindan la Historia y el territorio español como elementos nucleares en obras de fantasía.

Patricia Esteban Erlés

 

 

Anika Lillo

Con una fascinante portada de Ash Sivils (Mental reflections) la editorial nos abre las puertas a un autor español con estilo propio. Martínez Biurrun es algo así como un narrador poético pero moderno, puedes leer una prosa limpia y trabajada y, al mismo tiempo, percibes cómo introduce frases cortas, palabras o técnicas más modernas, lo que lo convierte en un autor pulcro que invita a leerle más.

La novela entra de maravilla, es como si comieras un postre en cada plato, saltándote los principales y saboreando algo más contundente, algo que te llena mucho más y que el estómago agradece con énfasis. Y es que el argumento y las formas lo merecen; la historia no es compleja pero tampoco se cuenta como un guión de película de sobremesa, tiene su aquel, su encanto, y convence. Y esta es la parte más importante cuando hablamos de libros que introducen elementos fantásticos o de ciencia ficción, que convenzan. Lo que tiene Cruz, aparte de un trastorno alimentario y ciertos problemas de relaciones familiares, es el don de la bilocación que tan famosa hizo a sor María Jesús de Ágreda. No hace falta hacer encaje de bolillos para que sea creíble, basta con creer y que la historia esté bien hilada. Y lo está. Bien hilada y bien cosida.

Si bien en la época actual sus atractivos son sus relaciones con sus seres queridos (padre, madre, novio de la madre, y amigo de Cruz) y su auténtico problema de bulimia, en el pasado lo será mucho más porque entra de lleno en una de las épocas más peligrosas en cuanto a enfermedades infecciosas, y para resolver un misterio tendrá que involucrarse poniendo su vida en peligro. Además está el atractivo de la maldición familiar, y la del untador, un tipo que infectaba a propósito a los ciudadanos y con el que Cruz tendrá un encontronazo.

Adía de hoy, octubre 2011, un año después de su aparición en el mercado, el libro se sigue reeditando con éxito de lectores, críticas y premios. Y justo ahora acaba de salir su segundo libro publicado con Salto de Página: "El escondite de Grisha".

Para no perderle la pista.

Anika Lillo

 

 

Óscar Bribián

Tras sobrecogerme con "Infierno nevado" y fidelizarme con "Rojo alma, negro sombra", sus dos novelas anteriores, Ismael Martínez Biurrun ha conseguido con esta tercera obra dejarme claro que puede desenvolverse en cualquier campo narrativo.

Cruz, una estudiante de Medicina, casi licenciada, recibe un extraño encargo. Su padre, un afamado doctor, le encarga que investigue un caso insólito: un rebrote de yersinia pestis (peste negra) en un valle del Pirineo navarro. Sin embargo, hay quienes creen que es una maldición ancestral la responsable de la muerte de un recién nacido. Además, la joven es capaz de viajar al pasado con un único pasaporte: el dolor. Son viajes astrales en el tiempo que la transportan a situaciones límite. Cruz y su amigo Michi acudirán a Lortia, un pequeño pueblo situado en el valle del Roncal y que resultó uno de los últimos focos de pestilencia a comienzos del siglo diecisiete, donde investigarán el caso, observados por las miradas rapaces de sus habitantes.

Con estas sugerentes premisas, sería fácil que el lector se sintiera defraudado al no cubrirse las expectativas. Pero todo lo contrario. La premisa no es más que el vértice de un filamento de una larga tela de araña tejida pacientemente.

Con un buen vocabulario, una prosa excelente, cuidada al detalle, que hace disfrutar a quienes buscan algo más que una buena historia narrada de forma sencilla, Ismael nos transporta al mundo de los sueños, los viajes astrales, las carreras científicas y las miserias humanas. El autor sustenta su obra con un elenco de personajes muy bien perfilados, descripciones notables, tanto anatómicamente como desde el punto de vista psicológico.

Cruz, guapa y algo rellenita, lleva en secreto su don y la bulimia que padece. Michi, un joven doctor superdotado, un friki con trastornos afectivos, resulta fundamental para resolver los escollos de una trama compleja. Gabino Montenegro, padre de Cruz, doctor afamado, una eminencia en el campo de la Medicina, y sin embargo alcohólico. Marian, la artista soñadora, madre de Cruz y divorciada de Gabino. Un personaje que será cada vez más enigmático pese a que su hospitalización presupone una pasividad absoluta. Víctor, un nervioso escritor de éxito que mantiene una relación con Marian. Nerea y Josian, una pareja residente en Lortia que parecen sufrir una especie de maldición al engendrar a un niño muerto. La anciana Margarita Uztárroz, que arroja un poco de luz sobre el pasado familiar que investigan los médicos. Santiago Andueza, el cura del pueblo, quien reprime un secreto que en el fondo desea confesar.

Amaia Uztárroz y Basile Dubreuil, dos amantes asesinados hace cuatro siglos, víctimas del rencor de un adinerado padre ultrajado y de un pueblo esquilmado por la peste, ávido de milagros y ajusticiamientos.

Antón el untador, un porquero que esconde un pecado y se ve obligado a obedecer ante las exigencias de un cura para extender la enfermedad.

La novela comienza con ritmo pausado, detalla cada escena, cada sensación. A medida que avanza la historia la cadencia se acelera, manteniendo la intriga hasta el final, capaz de sobrecoger por las relaciones humanas que afloran con cada paso que la protagonista toma hacia el descubrimiento del enigma. Un desenlace con sabor a hiel que hace estremecer.

Este es sin duda otro peldaño ascendente en la carrera de este escritor capaz de transmitir sensaciones y descripciones con una gran viveza.

"Mujer abrazada a un cuervo" es una historia compleja, donde la ambientación, la intriga científica, lo sobrenatural y el drama bailan en perfecta armonía.

Puntos fuertes: casi todo. Ismael Martínez Biurrun se desenvuelve bien en escenarios lóbregos, ambientes medievales y contemporáneos, empíricos u oníricos, en el drama y en la acción.

Puntos débiles: el hecho de que personajes, cuyo lenguaje dista cuatro siglos, lleguen a entenderse con facilidad, aunque el autor intenta justificarlo con el manto de lo fantástico. No obstante, prescindir de esas explicaciones favorece el ritmo de la historia, desde luego.

Conclusión: Un libro que merece ser leído. Capaz de atrapar al lector y hacerlo partícipe de una intriga original.

Puntuación: 8/10

Óscar Bribián

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura