Anika entre libros

616. Todo es infierno

Ficha realizada por: Anika Lillo
616. Todo es infierno

Título: 616. Todo es infierno
Título Original: (616. Todo es infierno, 2007)
Autores: Ángel Gutiérrez, David Zurdo
Editorial: Plaza & Janés


Copyright:

© 2007, David Zurdo Sáiz y Angel Gutiérrez Tapia
© 2007, Random House Mondadori, S. A.

Edición: 1ª Edición, Febrero 2007
ISBN: 9788401336096
Tapa: Blanda
Etiquetas: posesiones, Judas, infierno, terror, miedo, horror, demonio, intriga, misterio, literatura española
Nº de páginas: 423

Argumento:

 

"Todo es infierno" son tres palabras que empiezan a aparecer demasiado en la vida del jesuita Albert Cloiser, creyente pero científico, y perteneciente, además, a los Lobos de Dios, un grupo secreto dentro del Vaticano que se dedica a investigar y estudiar fenómenos paranormales. Una de las ocasiones surge escrito en el interior de la tapa del ataúd de un cura español al que exhuman, otra de boca de un deficiente mental poseído… y no son las únicas.

Daniel es un anciano deficiente mental que vive con las monjas que le cuidan desde que nació, y Joseph Nolan, bombero, acaba de salvarle de un incendio. Pero algo ha pasado. Daniel empieza a caer en trances y a tener horribles pesadillas. La Madre Victoria recurre a la doctora Audrey Barrett para que le ayude, sin embargo la joven psiquiatra esconde un secreto que el propio Daniel le desvelará estando en trance, y la relación entre paciente y psiquiatra se complica. Además del secreto, una pregunta y una respuesta serán motivo de otros misterios.

Y en un momento dado, Albert Cloiser y Daniel se cruzan en el camino.

 

Opinión:

 

Me ha gustado mucho por varias razones y el libro se lee en cuatro suspiros a pesar de sus 423 páginas. Pero vayamos por partes.

A pesar del tema en cuestión no es una novela de terror. Eso sí, el terror puede llegar a tu alma a través de la lectura, no obstante no por hechos escalofriantes o escenas gore, si no por aquello de pensar "¿y si esto fuera así?" porque somos muchos los que pensamos que vivimos en un Valle de Lágrimas o Infierno, pero no nos paramos a pensar que TODO sea infierno. Obviamente es una novela de ficción, pero hay ciertas páginas, hacia el final (que no en él), que hacen efectivísimo este sentimiento. Dos escalofríos tuve mediante la lectura de "616. Todo es infierno", una de ellas fue en ese momento.

El segundo escalofrío lo tuve justo al final, con la resolución de la novela, justo en el Epílogo (Un año después). Entendí perfectamente la degradación personal del personaje del que se habla en este trozo del libro, lo entendí porque viví con él su horror, y lo acepté. Por eso, cuando ocurre algo que no desvelaré, otro escalofrío me recorrió todo el cuerpo. Y este lo acepté aún con mejor grado (el anterior me había producido pavor, éste, alivio, esperanza).

La novela está muy bien estructurada, muy bien pensada para que en ningún momento llegue a aburrir. A pesar de que nos proporcionan datos estos están perfectamente embebidos en la historia y no tenemos la impresión de que nos meten paja, todo lo contrario, nos sentimos informados de forma ligera y amena. El trabajo de David Zurdo y Ángel Gutiérrez a dos bandas en un mismo libro, me ha parecido muy muy bueno. Entiendo que éste no sea su único trabajo juntos. Están muy bien compenetrados. Los autores son periodistas especializados en misterios históricos y hechos sobrenaturales pero también tienen, ambos, formación científica, lo que hace que no parezca que te estén tomando el pelo. Da la impresión de que te están contando algo que podría ser, pero no te están convenciendo de que es real. Eso lo dejan a tu elección, pero lo hacen de forma efectiva.

Sobre todo hay que tener en cuenta las páginas finales (Apéndice) donde nos proveen de cierta información que ayuda a mantener la historia a pesar de que termines sabiendo que has leído ficción. No me extrañaría que hubiese lectores que aún creyesen que está basado en hechos reales (los hay que creen cosas más increíbles incluso cuando se ha dicho por hache y por be que son ficción)

Del libro me gustaría destacar varias cosas, entre tantas algunos personajes (si no todos). Estamos acostumbrados a ver en best sellers personajes planos, todos hablan igual, todos parecen salidos del mismo molde, etc… Aquí los personajes tienen algo que les va diferenciando y los hace casi humanos. Es curioso que este libro no se haya promocionado directamente como best seller pero puede llegar a serlo si funciona el boca a boca, porque no es un "Código Da Vinci".

Por ejemplo destacaría al padre Giacomo Zanobi, que si bien sale poco, su aparición es genial por la historia que le han proporcionado los autores así como su "lenguaje particular" (lo entenderá quien lea el libro). Daniel, el anciano de cuya voz parece salir a veces la voz del mismísimo demonio, tiene vida propia. En él ves a un niño… cuando no está poseído. A Joseph Nolan se le podría haber dado "algo más" de profundidad, pero parece innecesaria, quizás si la tuviera nos estaríamos quejando de que sobran páginas, y es que su relación con Daniel y con Audrey Barrett ya le define. Y hablando de Audrey, su desesperación casi parece palparse.

A la historia de Audrey Barrett le daría un sobresaliente. Puedes esperarte cualquier cosa mientras lees el libro, puedes pensar que su hijo está muerto hace años o que lo tiene cualquier familia, incluso sé que habrá quien se queje diciendo que los autores han buscado un recurso morboso o amarillista, quien sabe si los acusen de oportunistas, pero a decir verdad, la historia es espeluznante, entra de lleno en lo más hondo de tu corazón, y te deja boquiabierta. La resolución, creo, está en el momento oportuno del libro.

Desde luego todo parecen rosas para estos dos autores y su libro "616. Todo es infierno" en mi crítica, pero debemos tener en cuenta que cada lector lee lo que cree que le va a gustar, y yo tuve un presentimiento con este libro que coincidió absolutamente con mis gustos. A pesar de ser amante del terror, no he visto a un Stephen King, a un Lovecraft, a un Poe… he visto algo tan mundano que podría parecer real. Es otro tipo de terror. Algo que me toca desde el momento en que se nombra España, y que aunque luego se bifurque a otros países, ya está conmigo. Y me ha gustado ver que es un libro efectivo desde el principio hasta el final.

Si debo ponerle algún pero (debería hacerlo porque si no van a creer que estos dos chicos me pagan un sueldo) sería el propio Maligno, el demonio. Es más que posible que los amantes del terror más fuerte -como es mi caso- lo vean incluso poco borde, poco terrorífico. Pero es justo recordar que éste no es un libro de miedo con mayúsculas, aunque use el tema para llevar su historia hasta el final.

Para los amantes de los exorcismos literarios (que somos muchos) aquí encontrareis también algo de esto, y en especial veo muy acertado el momento en que se ve a Daniel en forma de Cristo crucificado, pero blasfemando. Sin embargo lo mejor de todo es descubrir en cuántas cosas se han basado los autores utilizando de base la pura realidad.

Literariamente, me parecen que eran innecesarias ciertas explicaciones que se sobreentendían (Era un buen hombre. Se preocupaba por…) y que se repiten en varias ocasiones. En la segunda frase siempre quedaba implícita la primera. Se repiten también innecesariamente algunas frases a título informativo. Si el libro lo lees de tirón, no necesitas esas repeticiones. Por lo demás, el libro estupendo.

No quiero acabar sin decir que Judas Iscariote sale ya en las primeras páginas del libro, y que su historia resulta interesante aunque no sea lo que más me convence porque no me resulta impactante (será porque ya he leído otros libros donde hay manuscritos de Judas Iscariote). Es posible que el hecho de cómo se encuentra su manuscrito a través de ciertos dibujos (no diré de quién) sea lo más asombroso e interesante. Ojalá no llegue a olvidar nunca este detalle (tengo mala memoria).

Y quien quiera saber qué es 616, que lea el libro o la entrevista. El descubrimiento puede dejar pasmados a todos los lectores de "La Casa de Kruela" y de "Anika Entre Libros".

PD. Dudo muchísimo que consigais quitaros de la cabeza algún día cómo os imaginais a Eugene cuando leais su historia (¿qué quién es? Eso está en la novela)

Anika Lillo

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura