Anika entre libros

Laberinto de Intrigas: Ana de Austria: de infanta de España a reina de Francia y madre del Rey Sol

Ficha realizada por: Marisa Costa
Laberinto de Intrigas: Ana de Austria: de infanta de España a reina de Francia y madre del Rey Sol

Título: Laberinto de Intrigas: Ana de Austria: de infanta de España a reina de Francia y madre del Rey Sol
Título Original: (Laberinto de Intrigas: Ana de Austria: de infanta de España a reina de Francia y madre del Rey Sol, 2018)
Autor: Pilar de Arístegui
Editorial: La Esfera de los Libros
Colección: Novela Histórica,La Esfera Novela


Copyright:

© Pilar de Arístegui Petit, 2018

© La Esfera de los Libros, S. L., 2018

Edición: 1ª Edición: Octubre 2018
ISBN: 9788491644187
Tapa: Blanda
Etiquetas: España, biografía novelada, historia de España, Francia, Historia, historia de Francia, histórica, literatura española, novela, realeza, reinas, Rey Sol, intrigas palaciegas, infantas, Luis XIII, intrigas políticas, especulación, Ana de Austria, corte francesa, mujeres poderosas, infanta Ana
Nº de páginas: 400

Argumento:

Ana de Austria fue infanta española, esposa del rey Luis XIII, madre del Rey Sol y regente por muchos años. Sin embargo, es una de las tantas mujeres olvidadas de la historia. "Laberinto de intrigas" revela la vida de esta mujer, desde su compromiso con el rey francés hasta su muerte, quien a lo largo de su vida se vio abocada al ostracismo y a la anulación de la corte de su esposo pero que con entereza, inteligencia y coraje sacó adelante en momentos de tensión, intrigas y conspiraciones a la Francia del siglo XVII.

 

Opinión:

 

Pilar de Arístegui trae una novela histórica diferente, cuya protagonista no es una mujer cualquiera, sino una infanta española que se vio obligada a sacrificar su corazón y el amor profundo que sentía hacia su familia y su patria por su deber como esposa y reina y su amor de madre.

La pluma de la autora es sencilla y, en algunas ocasiones, poética. El texto carece de extensos diálogos. El lenguaje es preciso y concreto. Las palabras están bien usadas y las pocas conversaciones que se encuentran son relevantes. Las descripciones realizadas por Pilar son concisas y detalladas, y sus personajes complejos, conformados y profundizados por su personalidad y actos.

A pesar de que la novela se encuentra descrita en primera persona, desde el punto de vista de Ana, se ofrece una imagen global de todos los acontecimientos y hechos históricos que la rodea. De esta forma, el lector va adquiriendo conocimientos sin pretenderlo.

Desde el principio, Ana se presenta como un personaje que agrada y despierta ternura y admiración, pese a su corta edad. A partir de ese momento, el lector acompañará a esta joven de quince años a través de una corte llena de intrigas, especulaciones, hipocresías, ardides y hechos injustos y atroces dominados por la ambición y la ostentación al máximo poder de todos aquellos que conforman la corte francesa.

El personaje de Ana alcanzará su madurez y se convertirá, a lo largo de la narración y de los años transcurridos en ella, en una mujer regia, fuerte, inteligente y luchadora, a través de la cual la autora pone de manifiesto el tipo de educación establecido en aquel tiempo, así como la mentalidad de arraigo y pertenencia a una nación.

La novela se halla tan bien escrita que el propio juicio de la reina hace sentir "afecto" u "odio" por todos los personajes que aparecen. Lo que le enfrenta al lector ante la dificultad por salir de la mente de la protagonista y convertirse en testigo objetivo de la misma para discernir si realmente todos son "tan malos" o "tan buenos" como ella los reconoce.

Es digno de mencionar cómo la autora juega con los tiempos convirtiéndola en una novela prácticamente atemporal, pues en la narración se adelantan acontecimientos sin entrar en detalle, dejando al lector en el suspense del momento, y se rememoran hechos como si ya se hubieran presentado.

La obra se encuentra muy bien documentada, y de esto queda constancia en la cantidad de citas textuales y referencias históricas reflejadas en una amplia bibliografía encontrada en las últimas páginas del libro, permitiendo al lector consultar y ampliar contenidos sobre cualquier personaje o acontecimiento.

Un punto a favor que se ha de agradecer a la escritora, debido a la cantidad de acontecimientos y personajes que una novela de este calibre puede presentar, es la forma tan bien estructurada en la que se halla la novela, catalogada por fechas y acontecimientos, así como la introducción de nuevos personajes que no se adentrarán en la historia hasta que los anteriores han capitulado. De esta manera, se conforma una novela bien secuenciada e hilada entre sí de forma tan exquisita que apenas permite percatarse del cambio.

Así mismo, me agradó la amplia referencia realizada a pintores, historiadores, dramaturgos y músicos, así como a sus obras, de la época.

Cabe destacar, como dato curioso, que la portada de la novela es un detalle del retrato realizado por el pintor alemán de la escuela flamenca Peter Paul Rubens de la propia reina entre los años 1622 y 1625.

Algo que no me ha gustado, y que se me convertía en tedioso durante la lectura, es la constante victimización a la que la autora somete al personaje de Ana. Son insistentes y repetitivos los pensamientos y alusiones realizadas por la protagonista hacia toda la corte y su contraposición hacia ella.

Tampoco me agradó que aproximadamente a mitad de la novela la autora se centre tan solo en la parte política de la historia, dejando de lado las intrigas de palacio y las relaciones entre los miembros de la corte, para volver a retomarla ya casi al final haciéndolo de forma apresurada. Ese hecho hizo que por momentos la lectura se me hiciera tediosa y que al llegar casi a la última etapa de la vida de Ana, ésta se me quedara corta en comparación con la longitud de todo lo anterior.

En conclusión, es una novela que se ha de leer lentamente a fin de deleitarse con esta deliciosa historia de una extraordinaria mujer que tuvo un papel muy importante en la relación franco española, y cuyo protagonismo demuestra, una vez más, que la historia siempre ha dado popularidad y magnificencia a las hazañas de los hombres.

Sin duda "Laberinto de intrigas" es una novela histórica diferente que refleja muy bien el esplendor de una época adentrando al lector en las profundidades de la portentosa y alegre corte francesa del siglo XVII.

La recomiendo muchísimo a todo aquel interesado en la historia en general y/o que desee conocer, de forma más detallada, la increíble biografía de una reina de la que poco se conoce y que gracias a su inteligencia y coraje consiguió sacar a un país adelante, a pesar de haber sido relegada a la sombra y la indiferencia desde su coronación.

 

Marisa Costa

 

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar