Anika entre libros

La herbolera. Una joven curandera acusada de brujería

Ficha realizada por: Anika Lillo
La herbolera. Una joven curandera acusada de brujería

Título: La herbolera. Una joven curandera acusada de brujería
Título Original: (La herbolera. Una joven curandera acusada de brujería)
Autor: Toti Martínez de Lezea
Editorial: Maeva


Copyright:

© Toti Martínez de Lezea
© Ttarttalo Argitaletxea
© 2006 Maeva Ediciones

(acceso a Embolsillo)

Edición: 1ª Edición, 2006
ISBN: 9788415140115
Tapa: Blanda
Etiquetas: juicios, bruja, edad media, historia de España, ficción histórica, histórica, inquisición, santa inquisición, literatura española, Iglesia, akelarre, caza de brujas, curanderas, siglo XV
Nº de páginas: 468

Argumento:

A mediados del s. XV, en Durango (Vizcaya) tuvo lugar un proceso contra los seguidores de dos frailes franciscanos acusados de herejía. Murieron un centenar de personas. Años más tarde, en el 1.500 y en el mismo lugar, diez mujeres y un hombre acusados de herejía y además de brujería, fueron quemados en hogueras tras recibir tortura, y también se desenterraron los huesos de otras seis mujeres ya fallecidas para que ardieran en la hoguera acusadas igualmente de herejía y brujería.

En un marco incomparable de belleza, leyendas y creencias de orígenes remotos muy afianzadas entre los vascos, y la tranquilidad en su vida, crece Catalina de Goiena, Katalintxe. Tiene un don, además de aprender con tremenda rapidez todo lo referente en cuanto a ungüentos, pócimas y caldos para sanar o aliviar a enfermos, es capaz de saber sin ningún tipo de duda, quién está enfermo o quién morirá. Lo ha heredado de su bisabuela.

Catalina es criada por su abuela y su madre, y cuando su abuela (Domenja) ya le ha transmitido todo lo que sabe, la manda a casa de un médico en Tabira, Durango, para que la instruya en otras ciencias. Así, Catalina se hace partera.

A su ingenuidad se une una caza de brujas cuyo mayor instigador es el escribano Bartolomé Martínez de Unda, cuyo único interés en la vida para aplacar su rabia y su misoginia, es eliminar todo rastro de brujería, satanismo y herejía en la merindad.

Catalina encontrará el amor equivocado en Tabira, la profesión unida al saber, y al mismo tiempo un sinfin de hechos que la tendrán siempre en el ojo del huracán en esa terrible caza de brujas donde cualquier inocente puede acabar en una hoguera o, para ahorrarse más torturas, inventar nombres de otros brujos o brujas.

 

Opinión:

 

Anika Lillo

Maravilloso de principio a fin. Esta es una novela que finalizas con la sensación de haber disfrutado cada página a pesar de las veces que, o bien sufres, o bien se te ponen los pelos de punta, pero la lectura "La herbolera" y esa última página que finaliza con la historia, no te decepciona ni de te deja con la impresión de que te han timado. Chapeau.

Toti Martínez de Lezea no cree en las brujas, cree en las mujeres, en la condición humana -a veces buena, a veces mala- de las personas, y en la Historia, y es por ello que de su boca no sale más imaginación o fantasía que la de la narración referente a la historia de Catalina de Goiena. Si alguien cree en una leyenda, si alguien sufre por la ira de una diosa, si alguien cree en las brujas y la brujería, son personajes inventados para la novela, pero, curiosamente y al mismo tiempo, Toti no inventa nada: este tipo de historias ocurrieron a lo largo y ancho de Europa, y la historia preliminar que introduce a Catalina en las tierras vizcaínas, es absolutamente real.

Dicho esto no puedo menos que aplaudir la historia, la ambientación, los perfiles, la trama, cómo es llevada a cada momento, la extensión justa de la novela... todo en ella es absolutamente perfecto, lo suficiente como para recomendaros encarecidamente que leáis esta novela.

Desde el principio, debido al subtítulo (Una joven curandera acusada de brujería) ya sabemos qué va a ocurrir. Alguien podría pensar que cuando ya sabes de qué va la historia y ya tienes tantos datos, el interés afloja. Pero no es así. La maestría con que la autora nos va llevando a lo largo de la vida de la joven Catalina (Katalintxe), haciéndonos sufrir con ella el miedo de que "ya le toca", alargando la angustia, viéndola flojear o renacer como el ave fénix, viviendo con ella la sensación de que algo va mal y puede acabar peor... todo este tipo de cosas te introduce en su mundo y estás en su casa, en Tabira, enfrente del Anboto, en las reuniones privadas, en los partos... y por desgracia también, te encuentras frente a los peores instigadores de la caza de brujas de esta historia y quieres (pero no puedes) hacerles entrar en razón, y eso, a veces, parece que te pierde, que te llena de ira, porque sabes que esas cosas ocurrieron y hubo hombres como Martínez de Unda, o Juanes de Gesala (buscando dar braguetazos aun a costa de producir el mayor dolor a su amada, y sintiendo indiferencia hacia los inocentes acusados), o párrocos que prefirieron creer en las cosas más absurdas de su religión antes que dar su brazo a torcer porque lo que estaba en juego, en verdad, no era la brujería, sino que el poder de la Iglesia Católica se debilitara (algo que la Iglesia nunca permitió).

Y al igual que este tipo de personas que un día pisaron nuestras tierras, existieron mujeres sencillas que de buenas a primeras eran acusadas de brujas, que se levantaban por la mañana tan tranquilas y una hora después eran detenidas porque su vecina o alguien con quien no se llevaba demasiado bien la había señalado con el dedo. Gentes que soportaron como pudieron el dolor de la tortura y que la mayoría de las veces preferían declararse brujas y brujos antes que volver a ser ferozmente torturadas. Una salvajada que se reprodujo en distintas partes de Europa y que jamás debe volver a pasar (quizás por ello estoy tan en contra de las religiones en general).

Pero si algo me gustaría destacar, además, es esa escena en la que Toti Martínez de Lezea, sin previo aviso, describe lo que luego entenderemos como aquello que se llama "akelarre". Entramos en la fiesta sin conocer de ella más que es una reunión de gentes que se une para disfrutar de un día concreto donde bailar, recordar a los dioses con los que les criaron en sus infancias, beber, narrar viejas historias, y amarse. Y cuando te das cuenta percibes lo que está pasando: ¡eso es el famoso akelarre del que habla todo el mundo! ¡No son brujas, no hay demonios, no hay más magia que la de los amantes, las borracheras y sus propias creencias!. Esa primera escena que más tarde se irá repitiendo merece por sí sola un diez. La autora no nos dice de qué va a hablarnos, sólo nos invita a entrar en la cueva y nos hace ver con razonamiento qué es aquello que se tradujo como "akelarre" en el mundo brujeril.

No se le puede pedir más a una novela. Os la recomiendo encarecidamente.
Gracias Toti.

Anika Lillo

 

 

Gacela

Desde hace tiempo me llama la atención la historia de las Brujas, más allá de la fantasía que les acompaña. Lo que me interesa es la historia de esas mujeres que, quizá porque eran más independientes, quizá porque sabían más de lo que se suponía que tenían que saber -de hierbas, de partos, de la menstruación... allí donde los médicos no llegaban, llegaban ellas-, quizá porque no querían perder del todo el contacto con sus dioses y leyendas... sufrieron persecuciones y fueron brutalmente asesinadas, quemadas en la hoguera.

Por eso me llamó la atención el título de esta novela de Toti (también tiene más hablando de Brujas, que espero poder leer pronto), y no me ha decepcionado en absoluto. Te sitúa con facilidad en ese tiempo en el que cualquiera podía acusar al vecino (y más aún a la vecina) de brujería, con tal de que cesaran las torturas a las que estaba siendo sometido, o simplemente por desavenencias personales.

A medida que pasas las páginas, disfrutas de la historia; sufres con Katalintxe, la joven protagonista; aprendes con ella; te enfrentas a su lado contra quienes injustamente la acusan a ella y otras compañeras de tratos con el demonio...

Además, el libro incluye una interesante cronología de los hechos reales que sucedieron en el País Vasco y alrededores relacionados con las persecuciones y quema de brujas, que te sirve para situarte aún mejor en la Historia.

Un buen libro, que te deja con ganas de leer más de esta autora.

Gacela

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar