Anika entre libros

Guerras mescalero en Río Grande

Ficha realizada por: Porlomenix
Guerras mescalero en Río Grande

Título: Guerras mescalero en Río Grande
Título Original: (Guerras mescalero en Río Grande, 2017)
Autor: Álber Vázquez
Editorial: La Esfera de los Libros
Colección: Novela Histórica


Copyright:

© Alberto Vázquez Pérez, 2017

© La Esfera de los Libros, S.L., 2017

Ilustraciones: B/N
Edición: 1ª Edición: Julio 2017
ISBN: 9788491640240
Tapa: Blanda
Etiquetas: batallas, lucha, otras culturas, historia de España, ficción histórica, historia de Estados Unidos, histórica, indios americanos, indios, literatura española, México, novela, soldados, siglo XVIII, tribus, historia de México, ejército español, indios apache, mezcal, apaches mescaleros, apaches lipanes, comanches, indios chiricahuas
Nº de páginas: 528

Argumento:

Las batallas hispano-apaches en el salvaje norte de América.

El Virreinato de la Nueva España en un intento de encontrar la paz entre las diferentes tribus indias de la zona se alía con los apaches mescaleros, a los que aloja y promete una mejor vida a cambio de que luchen junto a ellos para acabar con los feroces apaches lipanes. El carácter de los indios pondrá en jaque al ejército español que se tendrá que armar de paciencia para conseguir su objetivo.

La Guerra de Independencia de los Estados Unidos avanza y para tomar el control del Virreinato ante posibles ataques de ingleses y franceses es necesario convivir en armonía con los indios; tarea que los soldados españoles del presidio tendrán que afrontar sorteando las dificultades de un pueblo acostumbrado a vivir sin normas aparentes ni organización, con poco apego al trabajo y la sangre siempre hirviendo como guerreros.

Apaches lipanes, mescaleros y chiricahuas, y comanches acuden a una batalla sanguinaria sin tener en cuenta que los mosquetes de la caballería española acabarán con el ataque salvaje y despiadado de sus lanzas.

 

Opinión:

 

El episodio histórico que tenemos ante nosotros reúne una serie de atractivos que voy a intentar transmitiros. Desde el inicio, su lectura atrae por la fuerza de la contienda que se está viviendo, por acercarnos a unos hechos desconocidos y por el enfoque que el autor le ha dado a la narración. El grupo de soldados de la caballería española destinados en Nueva Vizcaya, en el norte de México, nos transmiten la ferocidad de los guerreros lipanes en la batalla, el sangriento espectáculo y los motivos que nuestro ejército tiene para formar parte de ello.

Un poco de documentación histórica nunca viene mal para situarse en el periodo que se está leyendo y, dado que la novela lo pasa por encima, me parece oportuno comentar que estamos a finales del siglo XVIII, en los territorios del Virreinato de la Nueva España, entre Río Grande y el Río Pecos, en una extensión que hoy comprenden Texas y Nuevo México. En España reina Carlos III y pronto le declararemos junto a Francia la guerra a Inglaterra, declaración que llegará al otro lado del charco donde ya existen los problemas derivados de la Guerra de Independencia y la rivalidad con las tribus apaches y comanches.

La trama es sencilla, conseguir la paz en Nueva Vizcaya luchando en unión a los apaches mescaleros a cambio darles protección en posibles ataques de otras tribus apaches; el resultado, como podréis comprobar, es chocar continuamente con los testarudos apaches mescaleros a quienes es imposible cambiar su modo de vida. Fruto de esa alianza, los apaches mescaleros vivirán a una distancia prudencial junto al presidio en nuevas casas de adobe, podrán cultivar sus tierras junto al río y gozarán de sus costumbres y del alimento de los españoles. Un gran pacto, si no fuera porque los apaches mescaleros siempre te la pueden jugar.

La narración es el punto fuerte de la novela, pues ésta no se limita a ponernos en situación insertando algunos diálogos; La voz del narrador parece en todo momento estar ahí llenándote los oídos de mensajes, de cultura y de la prevención necesaria para seguir vivo en esta tierra de salvajes. El narrador arenga a quienes le queramos escuchar haciéndonos participar de la aventura, sintiendo como los mescaleros desquician con su parsimonia y sus respuestas a los soldados españoles.

Si vuestro sentido del humor es bueno seguramente le encontraréis el lado divertido a más de una conversación, a mí me ha parecido estar inmerso en un cómic donde soldados e indios se muestran brutos pero eficientes en la contienda; a la hora de dialogar, sus comentarios no tienen desperdicio y no sabes decir quién gana la batalla dialéctica, ambos bandos dominan el arte de tomarse el pelo y la ingesta de mezcal tiene bastante culpa de ello. Para los que lo estéis pensando, sí, los mescaleros toman su nombre porque el mezcal era parte de su dieta antes de ser destilado.

Dos son los personajes que destacan en la novela y a través de los cuales viviremos interminables batallas: el Jefe Alonso que será nombrado Gobernador del pueblo apache que tomará el nombre de "Nuestra Señora de la Buena Esperanza" y el sargento Ledesma, encargado de llevar a cabo la pacificación y convertir el asentamiento indio en un modelo de convivencia. Enseñar a los apaches mescaleros será una misión imposible entre otras cosas por su poca atracción al trabajo, además se aprovecharán de la paciencia de los españoles y estos en más de una ocasión pensarán en acabar con el pacto por las bravas.

El recorrido está repleto de contratiempos y así tendremos que asistir al empeño de los apaches por romper las reglas e irse a cazar bisontes, sus enfrentamientos y provocaciones con los odiados apaches chiricahuas y el desastre que se avecina por medio de una inundación y su posterior epidemia de viruela. Cualquier percance o excusa es buena con tal de no trabajar, de reagruparse con la intención de buscarle las cosquillas al ejército español y quien sabe si volverse contra ellos; a los apaches la guerra es lo mejor que puede sucederles en la vida, desde que gatean sólo piensan en pelear y por eso no le tienen miedo a la muerte.

Una novela histórica con un ritmo frenético en sus acontecimientos y desquiciante por la parsimonia que imponen los apaches mescaleros. Son tantas las batallas en Río Grande y tanto el tiempo que transcurrió que la novela parece cortarse en la última batalla, pero realmente es un punto y seguido. Los personajes transmiten el odio que se va generando en ambos bandos y no hay un momento de tregua cuando se trata de pacificar apaches mescaleros. Para el ejército español aquellas tierras son una prolongación de España, para los apaches lo que hay en territorio mescalero es de los mescaleros.

Porlomenix

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura