Anika entre libros

Eva (Serie Falcó 2)

Ficha realizada por: Ana Vanesa Cremades
Eva (Serie Falcó 2)

Título: Eva (Serie Falcó 2)
Título Original: (Eva, 2017)
Autor: Arturo Pérez-Reverte
Editorial: Alfaguara
Colección: Hispánica


Copyright:

© 2017, Arturo Pérez-Reverte

© 2017, Penguin Random House Grupo Editorial, S. A. U.

Edición: 1ª Edición: Octubre 2017
ISBN: 9788420419572
Tapa: Dura
Etiquetas: novela, sagas, espionaje, guerra civil española, asesinos a sueldo, sicarios, Tánger, Salamanca, Sevilla, nacionalismo, republicanos, barcos, tensión, sexo, Rusia, marxismo, misiones secretas, oro y plata, literatura española, contraespionaje, espías
Nº de páginas: 390

Argumento:

Marzo de 1937. El espía Lorenzo Falcó recibe una nueva misión: desplazarse hasta Tánger, donde debe recuperar para el bando nacionalista un considerable cargamento de oro que el gobierno republicano quiere poner a salvo enviándolo en un barco hasta Rusia. En Tánger, Falcó deberá intentar mediar entre el capitán del barco republicano y el del buque que el bando nacionalista ha enviado para hacerse con él. Lo que no espera Falcó, (y que el título nos desvela) es que Eva Neretva, la espía rusa que conoció en su anterior aventura, por la que arriesgó su puesto y su pellejo, es la persona que el gobierno ruso ha enviado para dirigir la operación.

 

Opinión:

 

Esta es la segunda novela de la serie protagonizada por el descarado espía nacionalista (de momento, porque sería más acertado decir que solo es fiel a sí mismo y apoya a quien mejor pague) Lorenzo Falcó, un caradura, mujeriego y sanguinario (cuando la ocasión lo requiere) sicario que trabaja para el SNIO (Servicio Nacional de Información y Operaciones), organización del bando nacionalista que se dedica al espionaje y contraespionaje. Básicamente, Falcó debe "facilitar" determinadas acciones e impedir otras y, en esta ocasión, su destino será la ciudad de Tánger.

Allí ha llegado un barco republicano cargado de lingotes de oro que, acosado por los navíos nacionalistas, ha buscado refugio en el puerto neutral de la ciudad. El gobierno republicano, temeroso de que el giro que está dando la guerra (nos encontramos en marzo de 1937,en plena contienda) pueda acabar con una victoria del bando franquista, ha decidido poner a salvo gran parte de su fortuna. Rusia, aliado republicano durante el conflicto, se "ofrece" a guardar esos lingotes... pero eso será si el barco republicano, el Mount Castle, consigue llegar a las costas rusas...

Para tratar de impedirlo, Lorenzo Falcó tendrá que usar todo su encanto y poder de persuasión (y el de sus puños, para qué engañarnos). Como en la novela anterior, Falcó es el motor fundamental de esta novela, todo lo vemos desde su punto de vista (aunque el narrador sea omnisciente de tercera persona, es desde la óptica del espía desde la que Reverte nos narra las aventuras). Desde la anterior aventura, Falcó parece que no ha aprendido absolutamente nada, o que no ha necesitado aprenderlo: sigue siendo un hombre inteligente, chulo, un machote consciente de su atractivo y que sabe cómo usarlo, un conquistador que no se casa con nada ni con nadie y que hoy defiende el bando nacionalista como mañana podría defender el contrario si obtuviera algo realmente interesante a cambio. Y, pese a todo, es un personaje que resulta atractivo.

Quizás será porque remite directamente a muchos de los carismáticos protagonistas de Humphrey Bogart o porque realmente sentimos cierta atracción hacia lo prohibido y esa picardía que, dicen, tanto nos define a los españoles... pero lo cierto es que, como en la anterior entrega, Falcó es lo más interesante de esta novela.

Ahora bien, ¿lo es verdaderamente? Porque, como señalaba más arriba, el espía parece no haber evolucionado nada desde la anterior historia. Bueno, quizás la fórmula podría cansar más si hubiéramos leído más novelas de la serie pero, al ser la segunda, no creo que ese sea un gran inconveniente a la hora de enfrentarnos a la lectura de "Eva". ¿Hay alguno, de hecho? Personalmente, diría que sí, hay algún que otro aspecto que me han chirriado y no me han convencido de esta segunda historia.

En primer lugar el propio título de la obra: "Eva". El personaje de Eva no aparece hasta la página 244. Se la menciona antes, sí, se la ve de lejos, pero que la susodicha aparezca en escena es algo que no vemos hasta la página 244 de 390. Y, si su aparición resultara realmente determinante, si ella fuera sujeto activo en esta novela... pero no. Seguimos viéndola desde la óptica de Falcó y sigue siendo un enigma para los lectores, tal y como ya lo fue la vez anterior. Y llegamos al segundo lugar, ¿y el final?, ¿y ese final? Obviamente, no voy a destripar la novela a nadie, pero debo señalar que me ha parecido muy incoherente con la construcción del personaje de Falcó, que creo que Reverte se ha trabajado durante muchas páginas un personaje aséptico, libre de flaquezas afectivas para, de pronto, enamoriscárnoslo (sin que lleguemos a saber muy bien los porqués de esa relación) y... que no, no me ha gustado nada.

Por otro lado, como es de esperar con una novela de Arturo Pérez-Reverte, la prosa es adictiva, limpia, rica en vocabulario a la vez que muy certera y libre de descripciones vacuas. En fin, qué os voy a decir sobre lo bien que escribe este hombre...

Por tanto, me quedo con ganas de leer más novelas de Pérez-Reverte porque adoro como escribe, lo bien que documenta sus historias y cómo da vida a pasajes de nuestro pasado (casi) desconocidos, pero no sé yo hasta qué punto este Lorenzo Falcó (el incomprensible de finales de la novela) me gusta tanto como el que ya conocíamos.

Ana Vanesa Cremades

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura