Anika entre libros

Entrevista a Curro Cañete por Una nueva felicidad

"quería escribir algo que solo pudiera escribir yo y, además, no quería esconderme bajo un personaje, como hacen tantos autores"

Darío Luque Martínez, enero 2017 / Fotos: del autor

 

Curro Cañete (1978) ha dividido su vida entre muchos lugares: Málaga (donde nació), Córdoba (ahí creció) y Madrid (en concreto Malasaña, donde vive actualmente), pero también es un apasionado de los viajes. Licenciado en Derecho (Universidad de Córdoba) y en Periodismo (Universidad Carlos III), cuenta también con un máster en Coaching Profesional (Universidad Autónoma de Madrid) y ha ejercido de periodista para importantes revistas y publicaciones, como Vanity Fair. Lo entrevistamos por "Una nueva felicidad", su primera novela que, además, es autobiográfica. En ella, narra su crecimiento personal mientras trata temas tan universales como el amor, la familia y, sobre todo, la felicidad.

 

 

ENTREVISTA

 

Lo primero que se encuentra el lector al abrir la novela es una nota en la que certificas la realidad de todos los hechos narrados. ¿Crees que habría cambiado la recepción de tu libro si este no hubiera estado basado en hechos reales? ¿Está la novela subordinada a tu persona -y, yendo más lejos, consideras que ahora te encuentras subordinado a tu novela-?

Estoy al servicio de mi novela, sí. Por ejemplo, el 14 de febrero, día de los enamorados, la presento en Alicante. Yo no he hecho nada. Me han invitado y como estoy al servicio de mi libro, voy. Y sí, es cierto que muchos hechos que narra "Una nueva felicidad" son reales, pero es que yo quería escribir algo que solo pudiera escribir yo y, además, no quería esconderme bajo un personaje, como hacen tantos autores. No quería esconderme una vez más. Creo que ya es hora de que los seres humanos reconozcamos nuestras debilidades, nuestros miedos y nuestras zonas oscuras. Es hora de que demos la cara. Es lo que yo hice: mirar mi sombra para, a partir de ella, ir hacia la felicidad con confianza y determinación.

 


Toda la novela trata temas reales y muy personales. ¿Cómo se lo han tomado tu familia y tus amigos al verse por escrito?

Solo he recibido apoyo, cariño, aplausos y felicitaciones. Es verdad que podría haber sucedido otra cosa, pero todos los días doy gracias interiormente a los que me quieren por haberme apoyado y comprendido. Una de mis hermanas me mandó antes de que pasaran 24 horas desde que se había publicado el libro un mensaje luminoso que desprendía amor incondicional de la primera letra a la última. Y Jose, que es mi mejor amigo, leyó el libro y me mandó un audio diciéndome, entre otras cosas: "tenía algo de miedo de que no me gustara, pero tu libro me ha gustado mucho más de lo que pude imaginar." Supe que decía la verdad porque se le quebraba la voz y porque me dijo que había soñado con mi hermano. Fue un sueño precioso.

 

Un viaje, un libro, unos poemas familiares… Hay diversos elementos que actúan de catalizadores en tu historia, como detonantes de toda la odisea que vivirá el protagonista. ¿Crees en la casualidad? ¿En el destino?

Creo en el destino, sí. En mi libro cuento la anécdota de un chico que se llama Demian y vive en Madrid. Apareció en mi vida el día que iba a abandonar el libro porque el proyecto me quedaba demasiado grande. No hay tantos Demian, y el que lea el libro entenderá lo que supuso para mí ese nombre. Unos piensan que es la casualidad y me parece bien. Yo creo en la magia. Y a medida que pasan las semanas y los meses estoy más convencido de que la vida es magia y la magia es lo que sostiene la vida.

 

Curro1



El libro al que me refería en la pregunta anterior es "Demian" de Hermann Hesse, que aparece de forma recurrente en tu obra. ¿"Una nueva felicidad" podría haber funcionado con otra novela (por poner un ejemplo similar, "El guardián entre el centeno" de Salinger)?

Adoro "El guardián entre el centeno" y curiosamente era otro de los libros preferidos de mi hermano Rafa. Pero Demian apareció en mi vida cuando más miedo tenía, y me ayudó mucho. El otro día conté en una entrevista que hubiera dado lo que fuera por que en los tiempos en los que estaba en el instituto apareciera Max Demian, se hiciera mi amigo, me defendiera de todo y de todos y me enseñara cosas tan valiosas y mágicas como esta: "Hay cosas y personas que te asustan. ¿Por qué? No es necesario tener miedo de nadie. Si se teme a alguien, es porque ese alguien tiene poder sobre uno".



De hecho, el título ya avanza que el tema de la obra es la felicidad. Como "experto" en el tema, ¿qué crees que es más adictiva, la felicidad o su búsqueda?

Yo soy un buscador. Soy una persona que busca. Siempre he buscado respuestas para entender la vida, siempre, desde que era un niño. Me gusta buscar porque buscando voy entendiendo más, comprendiendo más, siendo más amoroso. Pero es mi opción, no todo el mundo tiene que buscar. No creo que la verdadera felicidad sea adictiva; lo que es adictivo es el placer, pero quien busca todo el tiempo placeres es algo esclavo. El placer es bueno cuando es nutritivo, pero no debe guiar todos tus pasos. La felicidad es mantener tu paz interior, aunque te sientes en la misma mesa con Judas.



¿La felicidad -según tú- está condicionada por nuestro mundo interior o, en su contra, por nuestro mundo exterior?

El mundo exterior es una consecuencia del mundo interior, no al revés, pero esto no es fácil de entender ni de aceptar. Las circunstancias externas nos influyen para que seamos felices, sí, pero no tienen ni mucho menos la última palabra. Y el que no me crea, que lea a Viktor Frankl.



Además de todo el panorama íntimo que nos abre esta novela sobre ti, en una determinada página se incluye tu número de móvil. ¿Qué te ha impulsado a romper esa barrera entre lector y autor?

Dijo un sabio que si quieres obtener resultados diferentes hagas cosas diferentes. Mi editora se sorprendió mucho cuando lo vio, pero yo decidí mantenerlo porque intuía lo importante que iban a ser los lectores en esta aventura. Mi corazón se llena de júbilo y de agradecimiento cada vez que una persona va a una librería y escoge mi libro para llevarse a casa. ¿Imaginas lo que supone eso para mí? Qué menos que darles mi número por si me quieren escribir.

 

Curro3



Otro de los grandes temas de "Una nueva felicidad" es la homosexualidad. Tú mismo explicas que viviste muchos años "en el armario". ¿Consideras todo ese tiempo como algo perdido?

Creo que es bueno vivir de verdad, y no vive de verdad el que se rechaza a sí mismo. Es fácil decir "yo vivo bien en el armario", pero es mucho más difícil ser honesto contigo mismo. Tal y como yo lo entiendo, la homosexualidad no es una mera anécdota: forma parte de tu esencia, y si tú rechazas tu esencia y no la muestras con orgullo es casi como si estuvieras escondiendo a tu propio hijo. A mí me hubiera encantado poder hablar con el Curro que yo era y decirle: vive tu vida. Me hubiera encantado ser adolescente y poder ligar con otros chicos de mi edad, besarme en la puerta de casa con otro adolescente muy guapo, cogerme de la mano con un ligue o simplemente poder expresar mis sentimientos abiertamente sin tener que esconderlos. Una tontería como decir "qué chico tan guapo" para mí estaba prohibida porque si lo decía mucha gente, por ejemplo en el colegio, podría reírse de mí y acosarme.

Pero también te diré que soy optimista por naturaleza y, como decía Proust, voy en busca del tiempo perdido. Creo que todo es por algo. Y soy feliz de haberme decidido a los treinta y dos años a vivir con todas las consecuencias. No es tan tarde, y además ahora vivo más intensamente.



Cuando aparece una relación entre dos personas del mismo sexo en una novela, se la suele clasificar dentro del género "homoerótico" o "romance homosexual". ¿Qué opinas de esas etiquetas? ¿Las consideras necesarias?

En mi biografía del libro aparece que huyo de las etiquetas y de los prejuicios. Y es verdad: cada vez que me descubro uno trato de hacerlo desaparecer. Mi novela les ha encantado a chicas adolescentes de Latinoamérica, a abuelas de amigos míos, a gays, por supuesto, pero también a hombres heterosexuales (uno vino a la presentación en Madrid con mi amiga María y ya lleva comprados tres libros) y a las mujeres de todas las edades. ¿Sabes una cosa? Lo que nos une es mucho más que lo que nos diferencia. Y esta novela habla de amor y de felicidad, que es algo que nos concierne a todos.



Tras lo que has vivido y lo que has narrado sobre Chico de Ojos Azules (uno de los protagonistas de la historia), ¿concibes el primer amor como algo especial?

El primer amor es algo impresionante. De la misma manera que por mucho que te expliquen lo que significa tener un hijo no lo sabes hasta que no lo tienes, o de la misma forma que puedes ver el mundo submarino en un acuario, pero hasta que no te adentras en él no sabes lo que es, hasta que no te enamoras por primera vez no sabes lo que es eso. Es tan mágico, tan poderoso, tan increíble que entiendo que uno pueda volverse loco. Yo tenía miedo a la intimidad, pero la fuerza del amor fue tan grande que arrasó con todas esas tonterías que yo arrastraba. La primera vez es más increíble porque no tenías ni idea de lo que era eso, por mucho que hubieras leído novelas románticas. Pero también te diré algo: tengo plena confianza en que puedes enamorarte con la misma intensidad o más varias veces. Yo no me he vuelto a enamorar, pero sé que eso va a suceder. Y sé que va a ser una persona maravillosa, aunque también tendré nuevos aprendizajes gracias a ella. En el viaje que hice a Roma hace unos meses incluso compré un regalo para esa persona que todavía no sé dónde está ni cuándo aparecerá, pero que sin duda existe.

 


¿Amar implica sufrir?

No, para nada. Se puede aprender y crecer interiormente desde el dolor, como ha sido mi caso en gran medida, o desde la observación y el discernimiento. Cuando sufres, puedes preguntarte: ¿qué me estoy haciendo a mí mismo? El que ama es feliz y el que es feliz está amando.



¿Ser feliz requiere tanto esfuerzo como la modernidad plantea (mediante el coaching, el mindfulness, el running…)?

La felicidad es un fenómeno muy complejo, como cualquier otra rama. Hay personas que tienen el don natural de ser felices: encajan los problemas como retos que pueden ser solucionados, piensan de forma proactiva, son generosos y optimistas, cuidan de sí mismos y de los demás y saben vivir el momento presente. Pero otras personas no traen de fábrica esas cualidades que son necesarias para ser feliz. Si quieren, pueden aprender y entrenarse para ello. Hay muchísimas vías, pero ahí el coaching, por ejemplo, puede servir de muchísima ayuda. Me sorprende que la gente se gaste 1.000 euros en un viaje para una semana, pero no quieran gastarlo en un proceso que puede ayudarles mucho.

También ayuda el ejercicio físico, dormir bien y desde luego el mindfulness, que no es otra cosa que practicar para vivir el momento presente y disfrutar de lo que tienes. Pero solo si quieren. No puede obligarse a nadie a ser feliz, faltaría más.



Entonces, ¿la felicidad está -como se ha dicho muchas veces- en las pequeñas cosas, o en las más grandes?

Está en las cosas pequeñas y en las grandes. Yo quiero hacer algo grande con mi vida. Es mi deseo, por lo menos ahora, y yo he de ser honesto con mi deseo. No quiero negar mis deseos. Quiero escribir más libros y que todos sean bellos y especiales, quiero dar conferencias y ofrecer talleres para muchas personas, quiero dar la vuelta al mundo, quiero formar un equipo con el que trabajar, tener un hijo al que ofrecer amor incondicional sea como sea y haga lo que haga y al que pueda transmitirle que no tenga miedo nunca de nada, quiero enamorarme y compartir mi vida con alguien, tener una casa preciosa, ayudar a mucha gente a conseguir sus objetivos, escribir muchísimos artículos, llegar a ser un gran fotógrafo para captar la belleza, dar más amor del que nunca imaginé, experimentar la magia de la vida todos los días, seguir mejorándome a mí mismo a lo largo de toda la vida. Quiero contribuir al mundo con lo que yo pueda contribuir. Quiero dar a los demás lo que tenga, quiero emitir mi luz. Pero sé que la felicidad no está en esos hermosos sueños en proceso de cumplirse, sino en el camino que los hace realidad. Y no todo el mundo tiene que tener esos deseos. Cada persona es única. Para mí la clave está en lo que dijo Sócrates: "Conócete a ti mismo". Mucha gente no se conoce y, si no te conoces, ¿cómo puedes saber lo que realmente quieres?

 

Curro2



Ahora que ya has publicado una novela, ¿qué planes tienes para seguir en el mundo literario? ¿Seguirás escribiendo? ¿Te aventurarás, quizás, al mundo de la ficción?

Cada día digo una cosa. Es cierto que quiero escribir muchos más libros, pero me entregué tanto a "Una nueva felicidad" que no considero justo no entregarme por igual a los demás proyectos. Con "Una nueva felicidad" pasé muchos veranos solo y sin móvil, y muchas Navidades y fines de año. Y al final, cuando apareció Demian, dejé todos mis trabajos en Madrid y me fui a un pueblecito a escribir ocho meses. Para mí, escribir un libro es algo sagrado. No quiero precipitarme. A veces pienso que me gustaría ir a la India seis meses, vivir una aventura única y hacer otro libro sobre esa experiencia, que tal vez podría ser ficción. En este caso se llamaría "Hada y el viaje a Oriente", y allí Hada aprendería un montón, haría entrevistas, se enamoraría, viviría penurias que acabarían agrandándole el corazón y transformándola. Pero también podría ser "Curro y el viaje a Oriente" o también podría dar la vuelta al mundo si tuviera más dinero. ¿Ves? No tengo las ideas claras. Y, hasta que eso no ocurra, no daré un paso hacia delante.

Aún no ha llegado esa idea con la que comprometerme.



Y, para acabar… ¿es la literatura fuente de felicidad?

Sí, lo es. Es uno de los placeres nutritivos de los que hablaba antes y que considero esencial cultivar. En mi opinión, es bueno cuidar lo que uno lee: no leer cualquier cosa. Selecciona tus libros como si fueran un tesoro. Y lee con el móvil apagado durante un ratito todos los días. Porque la felicidad es viajar, y con cada libro se hace un nuevo viaje.

 

+ Curro Cañete

 

 

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentarios de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura