Anika entre libros

El número 11

Ficha realizada por: Jorge Riet
El número 11

Título: El número 11
Título Original: (Number 11 or Tales that Witness Madness, 2015)
Autor: Jonathan Coe
Editorial: Anagrama
Colección: Panorama de Narrativas


Copyright:

© Jonathan Coe, 2015

© Ilustración foto: Getty Images, Montaje de Oliver Munday

© Editorial Anagrama S.A. 2017

Traducción: Mauricio Bach
Edición: 1ª Edición: Enero 2017
ISBN: 9788433979704
Tapa: Blanda
Etiquetas: novela, novela de personajes, condición humana, Estado de bienestar, crisis, crisis del 2007, Inglaterra, cáncer, cárcel, paraísos fiscales, inmigración, juventud, trabajo, universidad, consumismo, lujo, miseria, tercera edad, medios de comunicación, crítica social, policía, élites, fraudes, televisión, obsesiones, amor, venganza, envidia, abuso de poder, miedo, odio, clase media, tensión, literatura inglesa
Nº de páginas: 413

Argumento:

"El número 11", de Jonathan Coe, es una novela que narra una etapa de la vida de dos personajes principales, Rachel y Alison, que trenza con otras historias que se suceden para ofrecer un abanico de singulares personajes que exhiben las sombras de nuestro tiempo. Un retrato de las obsesiones, las contradicciones, las miserias, incluso la manera de amar y de odiar, de una era, la actual, dominada por los recortes del Estado del Bienestar, la creciente y exagerada desigualdad social, la emigración clandestina, las triquiñuelas fiscales de los más adinerados, la discriminación sexual, que actúan como un perfecto decorado para el escenario en el que diversas personas, conectadas por sutiles y a veces inesperados hilos con las dos protagonistas, se relacionan en una trama vibrante hasta un desenlace sorprendente.

 

Opinión:

 

Esta obra es mucho más que una novela, es un gran libro en el que encontrar un fiel retrato del desasosiego creciente de nuestra sociedad, gracias a personajes que son llevados en volandas por las circunstancias de un destino involuntario, y que se representan en la obra como apretadas celdas de un cerrado panal comunitario en el que cada residente juega un papel en general de escasa fortuna.

Este libro narra muchos momentos difíciles que se apoyan en inesperados giros narrativos para beneficio de la evidente calidad literaria de la obra, casi siempre expresivos de esa soledad que acostumbra a manifestarse a pesar de la compañía de otros seres humanos, de ese desarraigo existencial que necesita protegerse, de la inclemente agresión de un ambiente que se conjura de manera recurrente contra la expectativa de felicidad, con el frágil instrumento de las ambiciones y los deseos. Jonathan Coe acierta con su enfoque narrativo, porque la tensión constante en toda la obra, sus brillantes giros argumentales que sorpresivamente aportan coherencia al conjunto, en los que se puede apreciar ciertos destellos de novela negra e incluso a veces gótica, contribuye a mantener todo el tiempo al lector atrapado por una historia subyugante, que se beneficia de una complejidad coral que se crece sobre una aparente linealidad temporal que no es más que un espejismo, un efecto que ordena un relato en el que lo más relevante, lo más interesante, no es la sucesión de historias cruzadas, porque el autor concede la importancia justa a cada personaje, sino la impecable credibilidad de una radiografía literaria del estado moral de una época dotada de confusión y malestar.

Ese que el autor exhibe en el ambiente rutinario de una vulgar casa de clase media en los suburbios, en el paso por una universidad despistada de su misión principal por el excesivo protagonismo de las obsesiones personales, en el tránsito por una cárcel gracias a un delito "social" tan común como inversamente proporcional a la clase social a la que se pertenece, en el lujo irracional de seres obscenamente infelices, de los dudosos métodos de los poderosos para distanciarse del rigor del Poder, de la banalidad y miserias de los medios de comunicación y de la policía, del idiotizante espectáculo de masas, incluso del tenso ambiente en un humilde banco de alimentos abarrotado de familias hasta hace muy poco consideradas de clase media, que sirven para exponer con absoluta crudeza la oscura realidad que habita en la sociedad europea contemporánea. Esa que explica tantos problemas sociales y políticos emergentes, que cobran pleno sentido gracias al mensaje literario de este magnífico escritor.

Sin duda se puede calificar esta novela como una obra inteligente, porque está dotada de una enorme riqueza intelectual además de ser un excelente ejercicio narrativo. Y es una obra inteligente porque huye de las proclamas, las denuncias, los mensajes muy elaborados, porque no los necesita gracias al sobresaliente relato de vidas que se cruzan en las vulgares intersecciones del calendario, esas mismas que sólo son alteradas de vez en cuando por hechos extraordinarios y desgraciados, típicos de situaciones límite a menudo resueltas en un fugaz instante que condiciona toda una vida. Esos chispazos vitales en los que se crean los monstruos, los mismos que atraviesan una y otra vez los dudosos límites de lo real y lo imaginario. Porque en esta novela también viven horribles criaturas que ofrecen la materialización, o el padecimiento, de conductas inquietantes a pesar de ser radicalmente cotidianas, porque su sentido se puede rastrear en sentimientos tan humanos como el miedo, el odio, el abuso de poder, la frustración, el amor, la venganza o la envidia.

Este libro es tan complejo como de aparente fácil lectura, gracias a una diversidad interior apabullante que no sigue una senda narrativa única, sino que opta por caminos que a su vez llevan a otros caminos para señalar un mal estado general de las cosas. Una narración del lado oscuro de la vida común, de las sombras que habitan en el recodo de una amenazada pensión, de un escaso subsidio, de un empleo precario, de una riqueza de dudosa legitimidad, de un inmoral abuso de autoridad, de la habitual angustia por una necesidad social artificialmente provocada y siempre insatisfecha, sobre todo, de la ansiedad por una tranquilidad vital a menudo infructuosa por hechos que escapan al control, pese a la generalizada y fallida emoción colectiva dominada por la convicción de que el destino es sólo resultante de la voluntad individual y no de las circunstancias personales.

Por todo eso, y mucho más, es sin duda un acierto de Anagrama publicar este libro, que además cuenta con un magnífico trabajo del traductor que ha sabido interpretar muy bien la obra. Una obra absolutamente recomendable

Jorge Riet

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura