Anika entre libros

Bárbaros en Hispania

Ficha realizada por: Porlomenix
Bárbaros en Hispania

Título: Bárbaros en Hispania
Título Original: (Bárbaros en Hispania, 2018)
Autor: Daniel Gómez Aragonés
Editorial: La Esfera de los Libros
Colección: Historia,La Esfera Historia


Copyright:

© Daniel Gómez Aragonés, 2018

© La Esfera de los Libros, S.L., 2018

Ilustraciones: Color y B/N
Edición: 1ª Edición: Abril 2018
ISBN: 9788491642237
Tapa: Blanda
Etiquetas: romanos, batallas, divulgación, ensayo, historia de España, godos, visigodos, Hispania, Historia, hunos, literatura española, guerras, Leovigildo, invasiones, francos, nómadas, etnias, península ibérica, siglo V, suevos, bárbaros, Teodorico II, ejércitos, asdingos, alanos
Nº de páginas: 264

Argumento:

Suevos, vándalos y alanos en la lucha contra Roma.

Bárbaros y germánicos han sido términos que han ido unidos durante años para referirnos a aquellos invasores que asolaron Hispania. Extranjeros en nuestras tierras que, dada su ferocidad, recibían este apelativo en parte por desconocer su procedencia geográfica.

En contraposición al catolicismo y al poder romano, suevos, vándalos y alanos recorrieron Europa combatiendo y, en algunos casos, asentando su cultura y dejando huella en la Historia de España.

 

Opinión:

 

Desde el comienzo de esta lectura, el lector se encuentra inmerso en el conocimiento de una serie de pueblos desconocidos que fueron el germen de Hispania y que se entremezclan con godos, visigodos, hunos, francos, alamanes, asdingos y otros, haciéndonos componer un mapa de la península ibérica que se defendía de los ejércitos del Imperio romano de muy diversas formas, tantas como culturas existían.

Pero para entender bien el concepto de bárbaros el autor nos pone en antecedentes, visitamos sus localizaciones en Europa y aprendemos a distinguirlos mientras conocemos sus costumbres, sus tácticas militares y sus jerarquías. Atrás queda el convencimiento de que, como bárbaros que eran, actuaban sin orden ni disciplina y sólo se dedicaban al vandalismo y a la rapiña sin nadie ni nada que les guiase, salvo su instinto. Prueba de ello es la germanización del Imperio Romano en el siglo IV que contribuyó a que estos tomasen posiciones tanto en la política como en el ejército; conocimientos que llevaron a los límites de Europa y Asia con el propósito de asentar sus poblaciones y abandonar su carácter nómada.

Las continuas invasiones de los bárbaros germánicos asimilaron a su paso a otros pueblos que se fueron uniendo al principal creando un grupo más numeroso compuesto con más y diferentes etnias; por lo que el término bárbaro pasó a ser muy generalista y su identidad se fue complicando. El Imperio Romano lo tenía más fácil, si les atacaban eran bárbaros, lo demás no tenía importancia ni les preocupaba.

Después de haber conocido los orígenes de suevos, vándalos y alanos, el autor comienza el relato de su llegada a Hispania allá por el otoño del año 409 d.C., donde nos cuenta como primero saquearon y después se fueron asentado por toda la península ibérica sin el beneplácito de la autoridad romana pero bajo su control.

Como no podía ser de otra manera, el periodo está plagado de batallas de todo tipo, entre nuestros protagonistas principales y posteriormente contra el poder romano con la llegada de los godos, hecho que marcó un punto de inflexión en la Historia de España. Las luchas de las distintas etnias eliminaron a muchas de ellas del mapa hispánico llegando los vándalos al norte de África desde donde se hicieron dueños del Mediterráneo por medio de sus navíos de piratería militar; una de las señas de identidad de los vándalos que ya iniciaron en Hispania.

El relato de los suevos es quizás el más apasionante por ser históricamente una de nuestras raíces más arraigadas y donde reyes visigodos como Leovigildo o Teodorico II cobran especial protagonismo en Galicia (Gallaecia) y en el resto de la península ibérica. Suevos y godos implantaron los primeros sistemas administrativos, políticos y sociales. Las guerras civiles y los conflictos continuos con otros pueblos, sus culturas y religiones, hicieron que en este periodo se modificasen continuamente tanto las fronteras como los cambios de reyes, así como de la etnia predominante.

La documentación manejada por el autor aporta datos acerca de la transición de la Edad Antigua a la Edad Media que daría comienzo, según algunos historiadores, alrededor del siglo V y perduraría hasta finales del siglo XV; periodo que desgraciadamente se pasa por alto en los libros de texto dando más importancia a romanos y a musulmanes.

Una obra cronológica bien explicada para conocer nuestros orígenes.

Porlomenix

 

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura