Anika entre libros

Al Ándalus en Marruecos

Ficha realizada por: Jorge Juan Trujillo Valderas
Al Ándalus en Marruecos

Título: Al Ándalus en Marruecos
Título Original: (Colonial al-Andalus, 2018)
Autor: Eric Calderwood
Editorial: Almuzara
Colección: Almuzara Al Andalus


Copyright:

© Editorial Almuzara, S.L., 2019

© de la traducción: Óscar Mariscal, 2019

Traducción: Óscar Mariscal
Ilustraciones: B/N
Edición: 1ª Edición: Junio 2019
ISBN: 9788417797423
Tapa: Blanda
Etiquetas: historia, ensayo, Al-Andalus, cultura andalusí, al-Turris, al-Manzari, Franco, Juan Beigbeder, radio Tetuán, colonialismo, Tetuán, Tánger, Pedro Antonio de Alarcón, Blas Infante, Granada, conservatorios, Escuela de Artes Indígenas, Ahmad al-Rahuni, Mufaddal Afaylal, Exposición Iberoamericana de Sevilla, Mariano Bertuchi, Tomás García Figueras, al-Haik, Shakib Arslan, Rabat, Fez, Muhammad Dawud, Muhammad V, Hassan II, divulgación
Nº de páginas: 416

Argumento:

¿Existe un legado andalusí en Marruecos? ¿Existió en algún momento o sólo fue una invención sobre la que construir proyectos políticos antagónicos?

Todos hemos escuchado hablar de "cultura hispanoárabe", "huella morisca" o "legado andalusí". Algunos emplean estos conceptos de manera habitual para referirse a la simbiosis entre el Islam peninsular y el mundo árabe o a la influencia ejercida en el norte de África por los expulsados del reino de Granada. Pero ¿conocemos su procedencia y veracidad?

Mediante el análisis de documentos y textos escritos a ambos lados del estrecho de Gibraltar, Eric Calderwood rastrea el origen de una terminología nacida hace relativamente poco, pero asumida por todos como histórica y cierta. Puesto que los hombres y mujeres que abandonaron la península Ibérica tras la caída de Granada en 1492 influyeron en sus respectivos lugares de acogida, pero fue una influencia que el colonialismo español trató de vivificar -cuando no de resucitar o de manipular- cuatro siglos después para justificar su presencia en suelo marroquí.

 

Opinión:

 

La herencia, el legado o la huella sirvieron y aún sirven (aunque sin connotaciones militares) para apoyar los proyectos españoles en la zona norteafricana. Así, escritores-viajeros como Pedro Antonio de Alarcón en el siglo XIX o antiguos soldados africanistas como Francisco Franco en el siglo XX no dudaron en recurrir a ellos para dar visos de legalidad a la ocupación de una parte de Marruecos.

Curiosamente, así es la historia de caprichosa, el nacionalismo marroquí se expresó en términos muy similares y reutilizó la ideología colonial para demostrar la validez de sus aspiraciones. Quizá sin ser plenamente conscientes de tal amalgama de ideas, el colonialismo -especialmente en su vertiente fascista- y el nacionalismo marroquí se dieron la mano y se intercambiaron criterios aparentemente opuestos.

Cuando termino de leer un libro de Historia suelo preguntarme por el tipo de público que podría acercarse a él. Afortunadamente, "Al Ándalus en Marruecos" está al alcance de cualquier lector. En primer término, por la exquisita traducción; en segundo lugar, porque la propia lectura es amena; finalmente, porque da a conocer pasajes de la historia tan curiosos como desconocidos -no creo que muchos sepan que Franco, celebérrimo defensor de la Cruzada, financió diversas peregrinaciones a La Meca-.

Pocos autores logran que nos replanteemos la veracidad de los términos que utilizamos o que reconsideremos la historia que nos enseñaron -historia que se escoraba sospechosamente hacia la falta de rigor-. Precisamente, aquí radica el gran mérito de Eric Calderwood, y es que nos invita no sólo a repensar nuestra historia reciente, sino también el vocabulario que usamos de forma habitual. Como el propio Calderwood recuerda "el ojo sólo ve lo que se le ha enseñado a ver", a lo que cabe añadir que la boca suele hacerse eco de lo que otros repiten.

En lo personal, regresar a las calles de Tetuán, antigua capital de la zona norte del protectorado español, o a Tánger, antigua ciudad internacional, es un placer ajeno a ideologías imperialistas.

 

Jorge Juan Trujillo Valderas

 

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar