Anika entre libros

Una canción de muy lejos

Ficha realizada por: Inés Macpherson
Una canción de muy lejos

Título: Una canción de muy lejos
Título Original: (The Song from Somewhere Else, 2016)
Autores: A. F. Harrold, Levi Pinfold
Editorial: Blackie Books


Copyright:

© Texto: A.F. Harrold, 2016

© Ilustraciones: Levi Pinfold, 2016

© Tipografía del título: David Wardle

© Fotografía del autor: Naomi Woddis

© Edición: Blackie Books S.L.U., 2018

Traducción: Gemma Rovira
Ilustraciones: B/N
Edición: 1ª Edición: Enero 2019
ISBN: 9788417552169
Tapa: Dura
Etiquetas: acoso escolar, bullying, amistad, aventuras, novela, literatura juvenil, amigos, 12 años, 13 años, 14 años, 15 años, 16 años, 17 años, 18 años, crossover, literatura inglesa, género fantástico, fantasía, libros ilustrados
Nº de páginas: 240

Argumento:

Todos tenemos secretos. Frank no le ha contado a nadie que Neil Nobel y sus amigos la insultan, se burlan de ella y le hacen la vida imposible. Es un peso que lleva en silencio, porque nadie parece entenderlo cuando lo explica, como si la crueldad no fuera posible. Pero lo es. Y ella tiene que soportarla el día en que sale a la calle a colgar carteles con la foto de su gato, que se ha perdido.

Mientras Neil Noble y los otros le rompen los carteles y se burlan de ella, aparece Nick Underbridge, el chico raro de la clase. Ni siquiera Frank es amiga suya, porque todo el mundo huye de él: es grande, huele raro y dicen cosas horribles sobre él. Pero a pesar de ello, Nick la defiende. Y aunque la voz del estómago de Frank le dice que no es buena idea, ella acepta su ayuda y huyen a casa de Nick. Allí, Frank descubre el secreto de Nick. Entre esas paredes resuena una música, una canción que no ha escuchado nunca. Una canción de muy lejos que entraña muchos otros secretos.

El problema de los secretos compartidos es que, a veces, se escapan por las grietas de las paredes… o de las ventanas.

 

Opinión:

 

Hay algo envolvente en la prosa de A. F. Harrold y que la traducción de Gemma Rovira transmite a la perfección. Abres la primera página, empiezas a leer y no puedes soltarlo. Las palabras te llevan a dibujar en tu cabeza lo que está ocurriendo. No eres consciente de si esa capacidad cinematográfica de tu cerebro está alimentada por las ilustraciones, por las descripciones o simplemente por la forma en que se van encadenando las palabras, los sucesos, con una sencillez mágica que hace que seas niño de nuevo. Porque sí, es cierto que este libro puede ser catalogado como novela juvenil, pero también es cierto que lo puede leer cualquier persona que esté dispuesta a imaginar que hay puertas que llevan a Narnia o a realidades más oscuras en las que copias de nuestros parientes nos esperan para conseguir que nos cambiemos los ojos por botones.

La comparación con Gaiman no es aleatoria. Ambos escritores comparten una capacidad extraordinaria para hilvanar lo mágico y lo oscuro en una realidad reconocible. En el caso de Harrold, "Una canción de muy lejos" retrata un problema conocido, el del bullying. Y lo hace a través de los ojos de la protagonista, Frank, quien calla ante los adultos porque está cansada de escuchar cómo le quitan importancia, cómo le dicen que son cosas de chicos, de la edad… Pero también lo retrata a través de los de Nick, ese chico distinto al que todo el mundo rechaza, incluso Frank, porque es torpe, grande y huele raro. Ella, que sufre la tortura de sus compañeros, rechaza también a ese chico porque teme que, si se hace amiga suya, sus amigas dejarán de hablar con ella. Encajar, ser una sombra, difuminarse con los demás para no destacar y que te dejen en paz. Ese es el sueño de muchos, pero, a veces, la realidad, o las otras realidades, hacen que tengas que decidir ser. Y tanto Frank como Nick tendrán que decidir ser mucho más de lo que creían ser. Porque la canción que suena en el sótano de Nick no es normal, ni tampoco lo es el lugar del que proviene.

La imaginación de Harrold ya quedó demostrada en "Los imaginarios", otro maravilloso canto a la amistad y a la identidad que Blackie Books publicó en 2017. Ahora, con "Una canción de muy lejos" vuelven a regalarnos la oportunidad de adentrarnos en las páginas de un mundo creado con precisión y cariño, porque se nota que Harrold vuelca en sus historias un afecto especial por la magia, por los cuentos que resuenan entre líneas y que nos arrastran a observar por la ventana del sótano para ver si allí hay otras ventanas que normalmente no vemos. Acompañado por las ilustraciones sombrías de Levi Pinfold, jugamos a caminar entre la realidad y la fantasía, entre la luz y la oscuridad que se cuela por las rendijas y que a veces desaparece, pero no siempre.

La calidez y sencillez de la prosa de Harrold te atrapa, te envuelve, y te dejas llevar. Y cuando cierras el libro, tienes la sensación de que, durante unas horas, alguien te ha abierto una ventana a otro mundo, a otra realidad que tiene ecos de la que conoces, pero que sabe resaltar la magia que hay en un gesto tan simple como ayudar a otro a no dejarse pisar. 

 

Inés Macpherson

 

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar