Anika entre libros

Mudbound

Ficha realizada por: Ana Vanesa Cremades
Mudbound

Título: Mudbound
Título Original: (Mudbound: A Novel, 2008)
Autor: Hillary Jordan
Editorial: Berenice


Copyright:

© 2008, Hillary Jordan

© Editorial Berenice, S. L., 2017

Traducción: Ignacio Alonso Blanco
Edición: 1ª Edición: Noviembre 2017
ISBN: 9788416750528
Tapa: Blanda
Etiquetas: maltrato, malos tratos, amistad, basada en hechos reales, violencia, religión, películas, amor, racismo, drama, novela dramática, mujeres, Estados Unidos, II Guerra Mundial, novela, novela dramática, tragedia, pobreza, siglo XX, Mississippi, granja, maternidad, machismo, envidia, misoginia, sueños rotos, enemigos personales, plantaciones, sororidad, familias enemistadas, plantaciones de algodón
Nº de páginas: 270

Argumento:

Cuando Laura accede a casarse con Henry McAllan, no aspira a tener un matrimonio lleno de amor y sueños románticos, sino a dejar de ser una solterona y poder realizarse, sentirse útil y completa. Sin embargo, cuando su marido se gasta todos sus ahorros para comprar unas tierras en mitad de la nada sin consultarle, Laura se da cuenta de lo poco que sigue importando su voz.

Condenada a malvivir con su suegro, sus dos niñas pequeñas y su marido en la granja de algodón, deberá aprender a ser fuerte y sobrevivir en un mundo alejadísimo de sus ideales. La llegada de su cuñado del frente, supondrá un punto de inflexión en su vida.

Por otro lado, los Jackson son una familia de color que se gana la vida trabajando el algodón. Los McAllan los contratan y entre Laura y la matriarca de los Jackson, se creará algo parecido a una amistad. Además, el retorno también de la guerra, y colmado de honores, del hijo mayor, Ronsel, unirá a ambas familias para siempre de forma inexorable.

 

Opinión:

 

Si tuviera que definir "Mudbound" con una única palabra, esta sería "contundente". Así es la lectura de esta novela que, sin llegar a las 300 páginas, es capaz de dejar un poso tan fuerte en el lector que, aun transcurrido el tiempo desde su lectura, sus personajes y el impacto que provocan, siguen conmigo. Y no creo que pueda olvidarlos fácilmente.

"Mudbound" nos cuenta la historia de dos familias, una blanca y otra negra, en los años que sucedieron al final de la Segunda Guerra Mundial en una localidad de Misisipi. Estos años fueron socialmente convulsos: el retorno de soldados desde tierras asiáticas y europeas produjo la necesidad de absorber a esos jóvenes, a veces con trastornos producidos por los horrores vividos y, por otro lado, la tensión social fue en aumento a medida que la población negra fue reclamando sus derechos y enfrentándose a los sectores más racistas de la sociedad estadounidense. Así, las dos familias protagonistas, los McAllan (blancos) y los Jackson (negros) son los protagonistas que van a dar voz a muchos de estos conflictos.

La novela nos cuenta cómo Henry McAllan,su esposa Laura, sus dos hijas y su hosco padre se mudan a una pequeña población algodonera del sur del Misisipi. Él sigue su sueño de tener una plantación y trabajar con sus propias manos la tierra; ella se ve arrastrada a un auténtico barrizal deprimente donde teme que sus niñas se asalvajen y debe soportar el carácter dictatorial, racista y misógino de su horrendo suegro.

Una de las familias que trabajarán las tierras de McAllan serán los Jackson, recolectores de algodón desde hace años que, aunque sueñan con tener sus propias tierras algún día, se conforman con alquilar parcelas a propietarios blancos a cambio de buena parte de su producción.

Entre ellas se establece un precario equilibrio: McAllan quiere ser un buen propietario, pero sin ceder demasiado a sus trabajadores negros; Laura y la matriarca de los Jackson, Florence, establecen una especie de relación de respeto mutuo y sororidad que va más allá del color de sus pieles y, dentro de las malas condiciones del terreno ("Mudbound" hace referencia al lodazal en que se transforman cada vez que cae una buena tormenta -lo cual ocurre a menudo-), la producción algodonera va bien.

Sin embargo, el regreso tras el fin de la Segunda Guerra Mundial de Jamie McAllan, el hermano pequeño de Henry y de Ronsel Jackson, el hijo mayor de los Jackson, desbaratará este equilibrio y conducirá a un desarrollo y desenlace de los acontecimientos trepidante.

Por un lado, Jamie y Ronsel han aprendido en Europa que el problema del color de piel solo es un problema en su país natal: en Europa, las chicas blancas podían salir y enamorarse de chicos negros y nadie desprestigiaba a un soldado por la tonalidad de su rostro. Por otro, la vuelta a Misisipi los despierta de un bofetón: da igual a cuántos alemanes o japoneses abatieras en Europa, da igual que fueras un valiente y te condecoraran por tu labor... en Misisipi los negros siguen siendo considerados poco menos que animales que caminan erguidos y el odio se respira en cada calle del pueblo.

Este es el punto cardinal en la trama de "Mudbound", pero Hillary Jordan sabe introducir otros más que hacen de esta novela, una historia redonda: el papel de las mujeres en el matrimonio aquellos años, la sororidad, la envidia entre hermanos, la religión (Hap Jackson, el padre de los Jackson es predicador), la violencia, el amor y el deseo frente al deber marital, la crianza de los hijos... muchos son los temas que van entrando y saliendo del foco de interés de la autora y sus personajes.

Y es que, si en cuanto a su contenido ya os he descrito lo interesante que resulta y cuáles son sus coordenadas, la forma en que "Mudbound" está escrita, es igualmente acertada. Hillary Jordan ha estructurado la novela en capítulos breves (a veces dos páginas, no suelen pasar de diez) encabezados por el nombre de uno de los personajes principales, el cual, en primera persona, relata una parte de la historia. Encontramos un total de Jamie, Henry, Laura, Hap, Ronsel y Florence se van turnando en la narración de manera que obtenemos una visión poliédrica muy interesante de los eventos que nos van contando. Cuatro voces masculinas y dos femeninas, tres blancas y tres negras, son las encargadas de contarnos una historia de amor a la tierra, de prejuicios y racismo y de familias enfrentadas que tiene una fuerza tremenda. Ahora bien, aunque ellos doblen en número a ellas, el punto de vista femenino está muy presente, pues es Laura quien toma la palabra más veces y quien suele tener capítulos más largos en su relato.

En realidad, podemos escuchar a todos los adultos que se reparten el protagonismo de los hechos relatados excepto uno, a Papaíto, el suegro de Laura y padre de Henry y Jamie nunca lo oímos... ¡y es un rotundo acierto! Papaíto es un personaje horrendo, un carca racista, misógino que cree que Laura debe vivir solo por y para servirlo a él y a su hijo. Ni siquiera la observa como la madre de sus nietas (encima dos niñas, qué inutilidad, por favor), Laura para él es poco más que una esclava. Y, si trata así a su nuera... imaginad cómo se maneja con las familias negras, especialmente con los Jackson.

Su presencia es tan horrorosa, provoca tal desasosiego y ganas de atacarlo que es un alivio que la autora no le deje hablar como narrador, que haya decidido que bastante mal hacen sus palabras cuando interacciona con el resto de personajes  como para dejarlo a él conducir parte de la estructura narrativa.

En cuanto al estilo narrativo, es preciso, va al grano y contiene frases de las que cualquier amante de los libros subraya y recuerda pasado el tiempo. La autora sabe condensar en unas escasas trescientas páginas una historia formada por muchos personajes y consigue que los conozcas a todos y sufras por todos ellos, que empatices y desees que las cosas les salgan bien. Se nota que esta historia surge a partir de las historias que su abuela le contaba sobre la granja de su familia (lo descubrimos en una entrevista que se incluye al final de la novela) porque, a pesar de la concisión de la que os hablo, la novela tiene detalles precisos que resultan muy emotivos, los típicos que se quedan en nuestra mente cuando los hemos vivido y luego los traemos a la memoria al echar la vista atrás.

Por último, no puedo más que recomendaros encarecidamente que, si os gusta el tema tratado, le deis una oportunidad a esta novela. Es impactante, da rabia, despierta ternura y lástima, dan ganas de intervenir y ayudar a sus personajes... y eso solo lo consigue una muy buena historia.

Ah, casi se me olvidaba, esta novela ha sido adaptada al cine (se titula igual "Mudbound") y, aunque con alguna diferencia en su argumento, la esencia de la novela está ahí y es una película muy disfrutable, tanto si has leído ya el libro como si no.

Ana Vanesa Cremades

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura