Anika entre libros

Memorias. Mi vida con Marina

Ficha realizada por: Darío Luque
Memorias. Mi vida con Marina

Título: Memorias. Mi vida con Marina
Título Original: (Memorias. Mi vida con Marina, 2018)
Autor: Anastasía Tsvietáieva
Editorial: Hermida Editores
Colección: No Ficción,El Jardín de Epicuro


Copyright:

© 2018, Hermida Editores

© 2018, Casa Museo de Marina Tsvietáieva

© 2018, Marta Sánchez-Nieves y Olga Korobenko (de la traducción)

Traducción: Marta Sánchez-Nieves y Olga Korobenko
Edición: 1ª Edición: Abril 2018
ISBN: 9788494741371
Tapa: Blanda
Etiquetas: recuerdos, autobiografía, autobiográfica, biografía, Rusia, drama, historia de Rusia, memorias, poetas, tragedia, siglo XX, biografía literaria, sociedad rusa, Unión Soviética, hermanas, sobre escritoras, Tsvietáieva
Nº de páginas: 1210

Argumento:

Posiblemente uno de los personajes más atractivos de la literatura rusa sea el de Marina Tsvietáieva, tanto por su obra como por su vida, cesada tempranamente. Para los lectores más curiosos, Hermida Editores recupera la obra autobiográfica de Anastasía Tsvietáieva, la hermana de Marina, que rememora los acontecimientos de toda su vida y su relación con aquella hermana que tanto idealizaría el mundo entero.

Este libro, "Memorias. Mi vida con Marina" es un documento histórico no solo para descubrir a la verdadera Marina, sino también para conocer una época turbulenta de la historia de la Rusia actual.

Una obra colosal, de 1200 páginas, que recupera la vida de Marina Tsvietáieva vista desde los ojos de su hermana.

 

Opinión:

 

Pocos lectores conocerán a Anastasía Tsvietáieva, pero quizás a algunos les suene el nombre de Marina Tsvietáieva, su hermana, una de las escritoras más destacadas en Rusia durante el siglo XX. Anastasía también fue escritora y publicó algunos libros ("Reflexiones regias", "Humo, humo, humo"), que no han trascendido tanto como los de su hermana. Sin embargo, esta obra sí ha generado grandes impresiones para la crítica, porque se trata de una autobiografía colosal en la que se unen ambas historias, la de Anastasía y la de Marina, para trazar toda una perspectiva de la historia familiar en un intento de que escape del olvido.

Cuando Anastasía Tsvietáieva escribió "Memorias. Mi vida con Marina" ya era una mujer muy mayor, con casi ochenta años. Esa longevidad le permitió contemplar las experiencias vividas con distancia, para poder plasmarlas en papel tal y como fueron, sin alterar nada. Estas páginas nacen, pues, de la memoria individual de una mujer singular, de ese ejercicio literario tan universal que es mirar hacia dentro para extraer todo lo que uno ha vivido. No en vano, fue ella quien luchó muchos años por la creación del Museo Marina Tsvietáieva. 

El volumen recoge todas las experiencias desde 1896 hasta 1991(dos años antes de la muerte de Anastasía) y se divide elegantemente en tres partes: infancia, adolescencia y juventud (esta última recoge algunas referencias posteriores al relato). Se inicia en la confusa infancia de las dos escritoras, que apenas se llevaban dos años de diferencia, y que crecieron en un ambiente intelectual dentro de la burguesía moscovita de finales del siglo XIX -su padre fue el fundador del actual Museo Pushkin de Artes Plásticas. Sin embargo, lo que podría haber sido una infancia tranquila se vio truncada por la enfermedad materna, que las obligó a trasladarse en viajes por toda Europa, de Italia a Suiza y Alemania, persiguiendo sanatorios y, las niñas, internados. Las lecturas y las amistades infantiles ya anticipan el intelectualismo literario del que ambas serán partícipes.

Es en la adolescencia donde se inicia la vocación literaria de Marina -la de Anastasía tardará un poco más-, de manera que el lector asiste a la confección de algunos de sus poemas en tiempo real. No obstante, es curioso el comentario que hace Anastasía de ellos, pues en algún caso señala que la realidad era muy diferente de cómo estaba plasmada en el artificio literario. En este sentido, la narradora advierte que la imagen pública de Marina, en tanto que escritora pesimista y decadente, es radicalmente opuesta a cómo fue ella en vida. Es, en parte, por eso por lo que redacta estas memorias: para limpiar la imagen de su hermana, que sí fue feliz durante la infancia.

Si bien la historia es algo lenta, la prosa roza un lirismo de tal nivel que la lectura no se hace difícil. El súmmum llega, evidentemente, en la tercera parte de la obra, donde se introducen los casamientos, los hijos de ambas mujeres y, cómo no, sus desgracias. No he podido terminar el libro sin derramar algunas lágrimas, porque el recuerdo que hace de Marina es tierno, profundo y sincero en cada página, pero su sentimentalismo se intensifica al final, cuando Anastasía recuerda los años que pasaron distanciadas y cómo se enteró de su muerte.

"Memorias. Mi vida con marina (1896-1991)" es una obra maestra, ya no solo para ahondar en la biografía de estas dos autoras, sino para conocer la sociedad rusa en uno de los momentos más cruciales de su historia.

Darío Luque

 

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura