Anika entre libros

Las ventajas de la vida en el campo

Ficha realizada por: Carol Inabé Barba
Las ventajas de la vida en el campo

Título: Las ventajas de la vida en el campo
Título Original: (Las ventajas de la vida en el campo, 2018)
Autor: Pilar Fraile Amador
Editorial: Caballo de Troya


Copyright:

© 2018, Pilar Fraile

©  2018, Penguin Random House Grupo Editorial, S. A. U.

Edición: 1ª Edición: Marzo 2018
ISBN: 9788415451914
Tapa: Blanda, bolsillo
Etiquetas: familia, recuerdos, amistad, crisis financiera, muerte, misterio, intriga, literatura española, novela, secretos, vida rural, matrimonio, infidelidades, emociones, vejez, sentimientos, aislamiento, prejuicios, soledad, relaciones familiares
Nº de páginas: 304

Argumento:

Una familia joven con una niña compra una casa en las afueras, en un pueblo pequeño, pero no tienen ni la más mínima sospecha que toda su realidad se va a trastocar cuando conozcan a su vecino, un señor mayor silencioso y de mirada intensa. Los urbanitas se sentirán descolocados con esta nueva vida, no habrá tranquilidad hasta que un muro pueda separarlos de este inquietante vecino.

El devenir de la vida en el campo, con sus altibajos y la llegada de la crisis económica, convertirán su rutina en hastío, hasta que la muerte -involuntaria o no- del vecino mayor, desata un puñado de sentimientos ocultos que estallan en la cara de la pareja como si fuera una bomba molotov. Nada vuelve a ser lo mismo.

 

Opinión:

 

Vivir en el campo es una opción que baraja más de una persona; son familias enteras las que lo piensan y cifran sus esperanzas en una vida mejor, más sana, alejada de la vorágine de las urbes, pero cuando se cambia de estilo de vida, también vienen con ella otros cambios internos que convierten esta nueva aventura en algo más que una mudanza... dejas atrás prejuicios, ideas preconcebidas. En fin. Un cambio que remece de arriba a abajo y de dentro hacia fuera.

En el caso de esta novela, entrar a vivir en una casa de un pueblo desconocido con una niña pequeña, donde todo es nuevo y si a eso le sumamos un vecino viejo, silencioso y de mirada intensa, hace que se cuestionen muchas cosas: seguridad de la casa, aislamiento, relación de pareja, rutina, hastío. El sueño de una vida mejor se lo lleva la rutina, la falta de trabajo de la mujer -fotógrafa urbanista-, el rencor reprimido que estalla por cualquier cosa, como una cerilla sobre una pared.

Derrotados por el hastío, sin muchas amistades y poco que hacer, se va desmoronando el sueño de una vida mejor. Al contrario, la muerte del anciano misterioso desvela una batalla interna en la pareja, que parece tener a todos con los nervios crispados: las batallas verbales se hacen intensas, cortando la piel con palabras hirientes... el matrimonio parece que se viene abajo, la falta de trabajo y el miedo a quedarse sin nada hace que ella se aferre a lo que sea, incluso no desaprovechar un trabajo tan desolador como fotografiar esas urbanizaciones que se quedaron en medio del todo, a medias de todo, como su propia vida. Ella no quiere perder eso tampoco y va diciendo, como un mantra: "Dios aprieta, pero no ahoga"... con la vana esperanza que todo sea mejor con el correr del tiempo. Pero Dios se hace el sordo, cree ella. No se siente respaldada por nada y cayendo en picado.

La muerte del vecino lo colapsa todo, su marido sobreentiende muchas cosas y descubre secretos de su mujer que no hubiera deseado conocer. Incluso la llegada de nuevos vecinos a la casa del viejo, que parecen demasiado modernos: barbacoa de diseño, jardín zen y vinos de exquisitas cepas, los catapulta hacia un punto de no retorno. Es lo que tiene vivir en el campo.

El punto de inflexión es un muro que divide las propiedades: el intento de construirlo perfectamente, la ausencia de los albañiles, la llegada de otros -familia de ella-, el viejo que mira incesantemente hacia la casa... y a la niña. Todo esto desata emociones externas e internas, hace posible un antes y un después, arrancando convencionalismos urbanos sobre los límites, la propiedad y las relaciones entre vecinos.

Porque Pilar Fraile hace un interesante estudio sobre este tema: ventajas de vivir en el campo. En este sentido, la novela se relata sola, se lee con mucha facilidad porque sus personajes están bien construidos y, sobre todo, son atemporales, es decir, puedes ubicarlos en cualquier parte del mundo y tiempo entre fines del siglo pasado y tiempos actuales; está muy bien relatada, escasean los vacíos y cada pieza encaja perfectamente. Una novela para disfrutar y pensarse mucho eso de ir al campo, que nada es lo que parece, sino que todo se construye desde tu propia idea del mundo. Para ir al campo, hay que dejar los prejuicios urbanitas en la casa que miras por el retrovisor cuando vas saliendo de la ciudad.

Carol Inabé Barba

 

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura