Anika entre libros

La quinta estación (Trilogía de la Tierra Fragmentada 1)

Ficha realizada por: Ysabel M.,María Martín
La quinta estación (Trilogía de la Tierra Fragmentada 1)

Título: La quinta estación (Trilogía de la Tierra Fragmentada 1)
Título Original: (The Fifth Season, 2015)
Autor: N. K. Jemisin
Editorial: Nova


Copyright:

© 2015, N. K. Jemison

© 2017, Ediciones B, S. A.

Traducción: David Tejera Expósito
Edición: 1ª Edición: Mayo 2017
ISBN: 9788466661690
Tapa: Blanda
Etiquetas: fin del mundo, catástrofes naturales, clases sociales, racismo, marginación, esclavitud, esclavos, fantasía, género fantástico, feminismo, supervivencia, literatura estadounidense, maldiciones, novela, novela de personajes, trilogías, venganza, premio Hugo, clanes, multiculturalidad
Nº de páginas: 448

Argumento:

Una amenaza se cierne sobre el continente de la Quietud. Una nueva Quinta Estación que llenará la tierra de catástrofes naturales (terremotos, volcanes, tsunamis…) que lo transformará y diezmará la población humana que vive en él. Y mientras el mundo llega a su fin, Essun, una orogen de mediana edad, emprenderá la búsqueda de su hija, secuestrada por su marido poco después de acabar con la vida de su otro hijo, orogen también.

 

Opinión:

 

María Martín

Cuando la novela "La quinta estación" llegó a mis manos, solo sabía de ella que había sido la ganadora del Premio Hugo en 2016. Tampoco sabía nada de su autora, N. K. Jeimisin. Y decidí seguir así hasta que la terminara. No quería que las críticas anteriores, o incluso las propias palabras de la autora sobre la novela, me llevaran a buscar entre sus páginas cosas que igual no era capaz de encontrar sola. Así que me propuse leerlo con el único dato de que era ganadora de uno de los premios más importantes del género. Si acerté o no es algo que aún está debatiéndose.

"La quinta estación" es una novela de fantasía basada en un continente extraño e inhóspito que se encuentra al borde del desastre medioambiental. Los terremotos y los tsunamis amenazan la existencia humana a cada minuto, pero no son sino un marco para la verdadera historia que Jeimisin nos quiere contar: la de los esfuerzos de Damaya por encajar en un mundo que la odia; la de la revolución contra lo establecido de Sienita; la de la búsqueda de venganza de Essun. La de un mundo dividido en clases, clanes y comunidades, en la que los orogenes (capaces de sentir la tierra y manipular la energía cinética) son temidos, odiados y usados por su poder. Una sociedad en la que los esclavos muchas veces no saben que lo son. Un mundo centrado en la mera supervivencia y enfrentado a una guerra inacabable contra el Padre Tierra, la única deidad reconocible que mantiene una relación de odio con los humanos.

Habla también de lo difícil que resulta romper con lo que has conocido toda tu existencia, con las normas que, hasta entonces, pensabas que te protegían, cuando en realidad eran cadenas invisibles que te ataban. Habla de los marginados, de los inadaptados, de los que no son, y nunca podrán ser, como los demás. De la desesperación de la pérdida, de la difícil lucha que supone abrazar lo que realmente eres a pesar de los demás. Y lo hace presentándonos unos personajes completamente alejados del prototipo de héroe que estamos acostumbrados a ver en estas novelas. Porque el héroe siempre es una heroína. Los personajes que rodean a Damaya, Sienita y Essun son sólo importantes en tanto en cuanto ayudan a descubrir lo que son, y el universo social en el que se mueven.

Los compañeros de clase de Damaya son los que realmente nos hacen comprender el miedo y el odio a los orogenes (ni siquiera la figura del Guardián lo consigue con tanto éxito); Alabastro, el orogen más poderoso que veremos, solo sirve para que entendamos el poder de Sienita, y hasta dónde llegan sus cadenas invisibles; Hoa y Tonkee ayudan a convertir la ira ciega de Essun en emociones más manejables para el lector, la humanizan al tiempo que muestran el lado oculto de una sociedad donde cada uno tiene su lugar y su función. Sin ellos, la historia sería otra, pero son importantes porque ofrecen un contexto comprensible y aprehendible para la verdadera historia. Son importantes porque hacen mucho más cercana a una heroína que se salta todas los estereotipos a los que estamos acostumbrados. Y funciona como un reloj suizo.

"La quinta estación" no es una novela de acción, no es una novela sobre la búsqueda de la supervivencia. Es una novela de personajes, porque no importa tanto si el mundo se acaba como la búsqueda y las luchas internas de sus protagonistas en un mundo que estaba condenado desde el principio. La precisión de N. K. Jeimisin a la hora de construirlos y explicárnoslos, a veces de la manera más sutil, hace que acabes invirtiendo emocionalmente en ellos, que devores página tras página, incluso cuando ya empiezas a vislumbrar el desenlace. La autora neoyorkina ha escrito una puerta de entrada a una trilogía que nos habla de diversidad, de racismo, de feminismo, de la lucha de clases, de las consecuencias de salirte de la "normalidad" establecida, de lo difícil que es a veces ser simplemente quien eres. Y que es, sin duda alguna, una de las mejores novelas que podremos leer este año.

María Martín

 

SOMBRA 

 

Ysabel M.

"La quinta estación" es la primera novela de la Trilogía de la Tierra Fragmentada escrita por la estadounidense N. K. Jemisin, novela que le ha valido ganar el Premio Hugo en 2016 y que acaba de ser publicada por Ediciones B.

Una novela, por lo tanto, que viene avalada por dicho premio y también por las críticas tan positivas que está recibiendo. "La quinta estación" es una novela que podemos clasificar tanto en el género de ciencia-ficción como en el fantástico así como, también si lo hay, dentro del género catastrófico.

Como acabo de comentar, la novela ha recibido críticas muy positivas y no es de extrañar. Para empezar, está muy bien escrita. Es cierto que es una novela que requiere atención al cien por cien por parte del lector, ya que corres el riesgo de perder el hilo debido a la gran cantidad de nombres, pero esto no es un punto negativo sino todo lo contrario. N. K. Jemisin tiene una forma de escribir que atrapa al lector; esto se dice muchas veces pero es cierto, además si te gusta el género fantástico o las series tipo "Los 100" vas a disfrutar de lo lindo con esta novela. Ya el Prólogo tiene tal magia que cautiva al lector, es uno de los mejores que he leído, una gran puerta que te invita a seguir avanzando por La Quietud (el nombre de la tierra donde transcurre la novela) y descubrir Yumenes, la ciudad más importante y antigua con sus 27 siglos de existencia.

N. K. Jemisin no ha buscado un inicio fácil para su novela sino uno que impacta al lector por inesperado: una muerte, brutal, que sorprende. Esta muerte desencadena lo que va a suceder después y nos avanza que las cosas no son tan sencillas en La Quietud. Todo es fantástico en la historia. "La quinta estación" es una novela coral. Los personajes pertenecen a distintos pueblos que habitan La Quietud: están los orogén que tienen la capacidad de provocar terremotos de ahí que sean considerados por los otros pueblos como malditos. Para controlarlos, están los Guardianes, los Lomocurtido….

Esta abundancia de personajes y nombres implica que la lectura deba hacerse muy concentrada, a la mínima que te despistes (y lo digo por experiencia) te pierdes y has de empezar de nuevo porque sino no te enteras de nada. Además la narrativa, el lenguaje que utiliza, es muy denso. La voz narrativa también cambia. Cuando está hablando de Essun lo hace en tercera persona pero refiriéndose a ella, lo que narra es como si se lo estuviese contando a este personaje, para el resto utiliza también la tercera persona pero en un tono más neutro. Al principio esta forma de narrar desconcierta un poco pero es agradable, a mí me ha parecido soberbia, hace que la novela impacte más, que el lector le preste mayor atención. Me gusta el estilo narrativo de su autora, es muy buena.

Otra cosa que me ha llamado la atención son los finales de cada capítulo, son versículos que, supuestamente, están escritos en unas Tablillas que constituyen una especie de Biblia o Libro Sagrado de La Quietud. Aportan un aire clásico a la narración y asientan el carácter fantástico, y a veces también un poco mitológico, de la novela. Me ha parecido un recurso muy inteligente.

Al ser una trilogía lógicamente el final no es el que cuenta esta primera entrega, hay que esperar dos mas para saberlo. Esto es lo malo de las trilogías, que te dejan con la miel en los labios pero, bueno, esperaremos porque vale mucho la pena.

He comentado al principio que tiene un aire a series como la de "Los 100" esto significa que la novela, y la trilogía en sí, tienen madera de serie de televisión o película.

Así que ya tenéis lectura para este verano, "La quinta estación", una novela que os mantendrá con la mirada fija en la lectura y que os hará pasar un rato de lo más agradable no sólo por lo que narra sino por la calidad literaria que desprende. Ojito a N. K. Jemisin.

Ysabel M.

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura