Anika entre libros

La memoria del agua

Ficha realizada por: Jaci Alía Arreche
La memoria del agua

Título: La memoria del agua
Título Original: (Teemestarin Kirja, 2012)
Autor: Emmi Itäranta
Editorial: Ediciones B
Colección: B Ficción


Copyright:

© Emmi Itäranta, 2012

© Ediciones B, S. A., 2014

Traducción: Eduardo Iriarte Goñi
Edición: 1ª Edición: Junio 2014
ISBN: 9788466655149
Tapa: Blanda
Etiquetas: cambio climático, crossover, distopía, intimista, literatura finlandesa, novela, opera prima, calentamiento global, premio Teos
Nº de páginas: 304

Argumento:

En un futuro indeterminado vive Noria Kaitio, una joven de diecisiete años. Noria pertenece a una larga estirpe de maestros del té y, aunque no es normal que una mujer sea maestra del té, su padre la está preparando para que continúe la tradición familiar.

Poco antes de la ceremonia que la convertirá en maestra del té, su padre le enseña la parte más oculta de su iniciación: los maestros del té son, por encima de todo, guardianes del agua y le muestra un manantial secreto que deberá custodiar cuando él falte.

Cuando su padre muere, Noria se da cuenta de la responsabilidad que supone ser la guardiana del manantial en un mundo donde el agua es un bien escaso controlado por el ejército que se encarga de su distribución.

En un mundo semejante Noria no tardará en enfrentarse a un terrible dilema.

 

Opinión:

 

"La memoria del agua" es una historia conmovedora e imaginativa; de una simplicidad engañosa porque en realidad se trata de una novela muy profunda que invita a la reflexión.

La narración es en primera persona; Noria, la protagonista, rememora su pasado desde el momento en que su padre le descubre el secreto de los maestros del té, justo antes de su ceremonia de iniciación: su obligación es la de custodiar y proteger un oculto manantial de agua.

A través de los ojos de la joven Noria descubrimos un mundo duro y aterrador. La escritora finlandesa construye ese mundo de forma excelente, sitúa la historia en un futuro indeterminado después de las guerras del petróleo, que ya se ha agotado, y de que los casquetes polares se hayan fundido dando lugar a una geografía completamente diferente del planeta y cuya consecuencia principal es la escasez de agua dulce, un bien preciado, privilegio de unos pocos, controlada y distribuida por los poderes políticos y por el ejército. Lo más interesante es que la narración no se centra en las causas de la catástrofe que ha originado ese mundo sino en las consecuencias que tiene sobre la vida de las personas que sobreviven como pueden en ese mundo sin agua y tiranizados por el poder.

Noria tiene una amiga de su edad, Sanja. Juntas frecuentan los basureros en busca de restos del mundo pretérito que ocasionó la catástrofe. Sanja busca materiales para reciclar y construir cosas útiles pero Noria busca conocimientos. Resulta espeluznante el hecho de que las jóvenes recojan cosas de las que ignoran su utilidad pero que para el lector forman parte de un pasado muy cercano. En ello hay implícita una crítica a la actual sociedad de consumo y al despilfarro de los recursos naturales que caracteriza nuestra cultura.

Noria desgrana sus recuerdos a través de una narración tranquila y melancólica. El contraste entre la bella prosa que utiliza la escritora y la dureza del mundo que describe ayudan a establecer el tono de desesperación y melancólica aceptación, cuyo motivo no descubriremos hasta el final.

Lo más sorprendente de "La memoria del agua" es su prosa elegante, trabajada, llena de metáforas, de un gran lirismo y una belleza poco habitual; fluye como el agua que es el centro de la historia, casi como una melodía que te acompaña a lo largo de toda la lectura. Su autora, en diferentes entrevistas, lo atribuye a la atención que tuvo que prestarle ya que redactó el original a la vez en finlandés y en inglés.

Que la protagonista sea una joven de diecisiete años, la temprana desaparición de sus padres en la narración y el hecho de que las únicas figuras adultas con un cierto protagonismo sean los militares, hace pensar que la autora se dirige a un público adolescente. Sin embargo, "La memoria del agua" es un libro que disfrutarán por igual jóvenes y adultos, siempre y cuando no esperen la típica novela distópica de acción y romance típica de la literatura juvenil porque esta es una novela contemplativa muy hermosa, sensible y desgarradora.

Como comentaba al principio es una historia aparentemente simple y directa pero esconde una gran profundidad. La autora reflexiona sobre temas importantes: la familia, la amistad, la tradición, la opresión política, la traición, la irreflexión y la codicia humanas. Es una novela que se centra en la toma de decisiones, en el proceso de comprender la vida en toda su complejidad, en hacerse responsable del propio destino, en darle sentido a la vida en los términos propios de cada uno y no en los de los demás; se centra en que sobrevivir no es suficiente, lo indispensable es vivir realmente.

"La memoria del agua" es uno de esos libros que deja una impresión indeleble en el lector; verdadera literatura bajo la forma de un cuento aterrador sobre el porvenir. Válida para adultos y adolescentes. Situar las edades no se me da muy bien pero yo diría que a partir de los 14 o 15 años les gustaría.

Jaci Alía Arreche

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar