Anika entre libros

La hija del caníbal

Ficha realizada por: Anika Lillo
La hija del caníbal

Título: La hija del caníbal
Título Original: (La hija del caníbal, 2001)
Autor: Rosa Montero
Editorial: Espasa
Colección: Espasa Narrativa


Copyright:

© Rosa Montero, 2001

© Espasa, 2001

Edición: 1ª Edición, 1997
ISBN: 9788467020847
Tapa: Blanda
Etiquetas: drama, intriga, libros premiados, literatura española
Nº de páginas: 336

Argumento:

Ramón desaparece en el cuarto de baño de un aeropuerto y Lucía descubre que la organización Orgullo Obrero le ha secuestrado. Su vecino, un viejo al que antes no había visto nunca, le presta su apoyo y se une a ella en la búsqueda de la verdad. Otro vecino, el joven Adrián, también se une al grupo, pero con la peculiaridad de que a Lucía no le pasa inadvertido su deseable cuerpo. En la decadencia de su belleza Lucía vuelve a apasionarse.

Una trama de mafia, secuestro y un viaje a Holanda conforman esta historia que no es más que una excusa para Lucía Romero y para las geniales historietas que le cuenta su vecino. 

Premio Primavera de Novela 1997

 

Opinión:

 

Anika Lillo

Al principio era divertido, a mitad resultó interesante, y al final se ha quedado... simple, poca cosa. Me hubiera gustado que Rosa Montero hubiera dado más en esta novela, pero no me ha decepcionado.

Anika Lillo

 

 

Andreu

Estoy de acuerdo con la primera opinión... el libro se hace interesante al principio, pero pierde fuelle a medida que avanza. Lo más interesante es la historia paralela sobre el anarquismo que en él se desarrolla... yo me lo leí casi sólo por eso.



Uxor

Yo también estoy de acuerdo con la primera opinión. Es un libro que al principio promete y luego decepciona. Parte de una buena idea, pero a partir de la mitad del libro da la impresión de que se ha alargado innecesariamente para cumplir con los criterios que establecen las bases de un concurso (en este caso, el Premio Primavera de Novela)



Menchu

No sé, pero me identifico bastante con el pensamiento de Rosa Montero, esa reflexión que, como hilo conductor, atraviesa toda la novela. Yo también he pensado muchas veces que el mundo se sujeta gracias al equilibrio que le otorgan esos pocos hombres buenos, los perdedores, los que de verdad son y serán siempre los perdedores. Estoy en esa edad en que una se da cuenta que vencer quizá sea solo el comienzo del corromperse. Vencer da poder y el poder ya sabemos hacia dónde deriva, por eso las buenas ideas no son las de vencer a nada ni a nadie sino las de equilibrar, porque un mundo absolutamente malo sería imposible e impensable.

Me gusta mucho Félix frente a ese Vendedor de Calabazas. Félix, sabiendo ya, a esas alturas de sus ochenta años, que no se trata de vencer, que los buenos nunca verán sus nombres en las calles pero que es imprescindible colocar ideas limpias y altruistas en las mentes de los hombres, ya que eso sí, tal vez sea el motor del mundo.

Y el Caníbal que deja de serlo cuando la hija le ve y le habla como el ser humano complejo que es. ¿Nuestros padres nos devoran si no les comprendemos, si solo vemos en ellos a alguien pegado a nosotros?

Y hay también otro concepto que comparto con la Novelista y es el de buscar la belleza, ese orden interno de las cosas. Ese orden y esa belleza que no podrían existir sin la tremenda belleza de la integridad de hombres como Félix.

La integridad también de saberse débiles y humanos.


Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar