Anika entre libros

Jugaban con serpientes

Ficha realizada por: Rafael Ruiz Pleguezuelos
Jugaban con serpientes

Título: Jugaban con serpientes
Título Original: (Jugaban con serpientes, 2016)
Autor: Francisco Solano
Editorial: Minúscula
Colección: Micra


Copyright:

© 2016, Francisco Solano

© 2016, Editorial Minúscula, S.L.

Edición: 1ª Edición: Noviembre 2016
ISBN: 9788494534843
Tapa: Blanda
Etiquetas: literatura española, novela, novela corta, relaciones personales, matrimonio, infidelidades, parejas, amantes
Nº de páginas: 150

Argumento:

Novela corta que realiza una auténtica radiografía literaria del amor adúltero, en la historia de unos amantes que colman su relación de mentiras, al tiempo que el narrador filosofa sobre la infidelidad como hecho. La narración de los encuentros adúlteros de los amantes se encuentra salpicada de reflexiones de interés sobre el verdadero sentido del matrimonio, y las oportunidades y dificultades que este tipo de unión trae consigo.

Una novela breve que se mueve de una manera original entre el relato íntimo y la descripción del paso de la vida tradicional a la contemporánea.

 

Opinión:

 

Siempre he disfrutado las colaboraciones en prensa de Francisco Solano: lleva años escribiendo sobre cultura en El País, y sus artículos están bien construidos y resultan interesantes. De su ficción conocía ya "Lo que escucha la lluvia", novela publicada en 2015, una obra que me dejó una impresión muy positiva por factura técnica y contenido. Esta "Jugaban con serpientes" no defrauda y es igualmente recomendable: en ella Solano consigue construir una narración inteligente y amena, sustentada en la exploración de la infidelidad y mentira como modo sostenido de vida.

La obra del autor burgalés puede entenderse como un pequeño tratado literario de la infidelidad, en el que explora con mano sabia para los detalles cada uno de los ángulos de una relación adúltera, insistiendo en las reacciones que este desequilibrio (retratado en ocasiones como un hecho prácticamente bello, una especie de arte) produce en los individuos que lo protagonizan. El amante de Cristina, una especie de encarnación del cinismo, siente un gran deseo de conocer detalles del marido de ésta. De una manera sorprendente y original, gran parte de la narración la ocupa el trabajo de indagación sobre ese gran ausente y que sin embargo tanta importancia tiene en la relación de ¿amor? clandestino que ellos mantienen.

Llama especial atención, y es sin duda parte del encanto de la obra, la frialdad con la que se relata un tema rodeado de tabú como el de la infidelidad. El amante adopta una postura fría, maquiavélica, irguiéndose como una especie de sustituto necesario y complemento para que un matrimonio (desdichado e insincero, eso sí) siga funcionando. Hay una frase bastante curiosa al respecto que me permito reproducir aquí, porque me parece que resume muy bien la actitud general del narrador ante el hecho del amor infiel: "No hay relación sin su dosis de ridículo."

En el camino de construcción de la novela, el autor sortea bien ciertos peligros que podían acechar el tema: la superficialidad, resuelta con una introspección única, genuina, y el tono, conseguido en un registro ni demasiado pesimista que pueda desesperar al lector ni tan optimista que parezca demasiado frívolo. Lo más destacable de Francisco Solano como escritor es su buena técnica, algo más difícil de encontrar en estos tiempos de lo que se puede llegar a pensar. Construye muy buenas frases y encuentra pensamientos y tratamientos de tema que siempre tienen algo de especial u original. También hay momentos en "Jugaban con serpientes" en los que uno llega a sonreír, especialmente por la actitud cínica y descreída de sus protagonistas, si uno tiene en cuenta que una de las personas de las que más se habla a lo largo del texto es el gran ausente de la novela: el marido traicionado.

En definitiva, una obra de la editorial Minúscula (interesante ya de por sí) a la que merece la pena acercarse porque hace una propuesta distinta, bien construida y eminentemente literaria. Hasta donde yo sé, la editora de Minúscula es antropóloga. y entiendo que le haya gustado el texto porque leyendo "Jugaban con serpientes" uno siente que el autor está construyendo una especie de observación antropológica de la infidelidad al tiempo que ofrece un relato literario.

Rafael Ruiz Pleguezuelos

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura