Anika entre libros

Ese país al que te pareces

Ficha realizada por: Ysabel M.
Ese país al que te pareces

Título: Ese país al que te pareces
Título Original: (Ce pays qui te ressemble, 2015)
Autor: Tobie Nathan
Editorial: Maeva


Copyright:

© 2015, Éditions Stock

© 2017, Maeva Ediciones.

Traducción: Rosa Alapont
Edición: 1ª Edición: 2017
ISBN: 9788416690565
Tapa: Blanda
Etiquetas: novela, ficción histórica, histórica, romántica, amores prohibidos, tradiciones, judíos, musulmanes, conflicto cultural, yihadismo, convivencia, multiculturalidad, II Guerra Mundial, El Cairo, Alejandría, reencuentros, literatura egipcia
Nº de páginas: 331

Argumento:

La vida de Masreya y Zohar va a transcurrir paralela a la historia de Egipto marcada por tres décadas: 1925, 1942 y 1952, Zohat ha nacido en el gueto judío de El Cairo mientras que Masreya es musulmana. Sin embargo, ambos están más unidos de lo que se pudiese pensar ya que la madre de Masreya ha sido quién ha criado a Zohar al no tener leche su madre.

El destino querrá que, quince años más tarde, se encuentren en una calle de El Cairo surgiendo entre ambos una atracción, dando paso con ello a un sentimiento prohibido: el amor entre hermanos de leche está prohibido.

 

Opinión:

 

Tobie Nathan es un escritor egipcio que tuvo que exiliarse junto con su familia en 1957 a raíz de la revolución que sufrió el país. Con esta novela, "Ese país al que te pareces", fue finalista del premio Goncourt

Tobie Nathan es de orígen judío y este pueblo tiene una gran presencia en la novela. "Este país al que te pareces" tiene varias lecturas. Por un lado, es una historia de amor protagonizada por Zohar y Masreya. Él es judío y ella musulmana sin embargo, este amor está prohibido no porque pertenezcan a religiones diferentes, sino porque son hermanos de leche. Cuando nació Zohar, curiosamente el mismo día en el que Howart Carter descubría el sarcófago de Tutankamon, su madre no pudo amantarlo así que tuvo que recurrir a una ama de cría que no fue otra que la madre de Masreya. La ley egipcia les prohibía hacer público su amor por esa condición de hermanos de leche. No obstante, como todas las grandes historias de amor, no va a decaer ni apagarse a pesar de que nunca podrán estar juntos.

Por otro, es un reflejo de la historia de Egipto de la primera mitad del siglo XX. De un Egipto como protectorado británico que va a luchar por su independencia. La trama arranca en 1925 pero los años clave son 1942 y 1952. Tobie Nathan acerca al lector a un periodo de la historia egipcia bastante desconocido en Europa. Durante la Segunda Guerra Mundial, Egipto es un enclave estratégico. Para muchos egipcios, Alemania siginificaba un medio para quitarse de encima el poder británico. El autor sitúa al lector en este momento y se lo hace sentir. Me ha sorprendido leer que, a pesar de la guerra, El Cairo sigue manteniendo una atmósfera cosmopolita en la que el glamour sigue vigente. Un glamour representado por el rey Faruk que tiene su protagonismo en la novela. Un rey que, en la década de los 50, seguirá manteniendo su poder pero deberá hacer frente a varias intrigas y rencillas.

"Ese país al que te pareces" es pura literatura. Tobie Nathan tiene un estilo narrativo muy prosaico. Los párrafos descriptivos son abundantes pero no cansan. Es un autor al que le gusta la descripción, compartir con el lector los más mínimos detalles. Las alusiones a la cultura hebrea y musulmana son constantes. Unas alusiones ricas en detalles que acercan aún más a estas culturas. En la década de los 40 y 50 convivían en Egipto. Los judíos se sentían hijos del país. Tanto ellos como los musulmanes tenían la esencia egipcia. Hay otros detalles muy interesantes también. En la década de los 50, y también a finales de los 40, los egipcios musulmanes empiezan a reclamar sus derechos, muchos de ellos dan comienzo a la Yihad y a velar por que se cumplan las normas musulmanas. Este retrato de la sociedad egipcia de ese momento es, sencillamente, brillante y uno de los puntos fuertes de la novela.

Tobie Nathan tiene un estilo narrativo muy cuidado. Le gusta jugar con varias voces narrativas. En algunos momentos de la novela es Zohar quien va narrando cada uno de los hechos, en otros la voz narrativa está en tercera persona. Pese a ello, en ningún momento supone una dificultad o ralentiza la lectura.

Es una novela, una lectura, que gustará a quienes disfruten de la buena literatura. Tobie Nathan es un autor muy a tener en cuenta.

Ysabel M.

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura