Anika entre libros

Entrevista a Carmen Cuevas por Calle del Carmen 21

"No nos damos cuenta de la enorme manipulación que nos rodea y que intenta controlar cada uno de nuestros pasos, de nuestros pensamientos. Hay que luchar cada día por mantener viva nuestra pequeña parcela de libertad."

Pilar López Bernués, octubre 2017

 

Carmen L. Cuevas (Santander, 1971), es Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad de Cantabria y lleva veinte años trabajando en el ámbito de su profesión, cosa que no le ha impedido, paralelamente, escribir. Ha publicado relatos cortos en varias antologías y otros han sido galardonados con premios. Su primera novela quedó finalista del Premio Círculo de Lectores, 2010. Ahora acaba de publicarse en Editorial Adaliz la obra que sirve de base a esta entrevista, un thriller policiaco que lleva por título "Calle Carmen, 21".

 

ENTREVISTA

 

Hola, Carmen. He leído con curiosidad y mucho interés tu novela, y he de decir que me ha gustado mucho. La he encontrado trepidante, muy dentro del género negro pero también intimista y perfectamente ambientada en el entorno en que se sitúa.

Muchas gracias.

 

Sabemos que has publicado relatos cortos y quedaste finalista con otra novela en el Premio Círculo de Lectores, 2010. La pregunta es si aparte de esos relatos cortos tu narrativa de más páginas se sitúa dentro del género policiaco, como es "Calle del Carmen, 21", o abarca también otros, incluso la no ficción o el ensayo.

Yo solía leer todo lo que caía en mis manos (ahora lo hago menos), pero la novela negra siempre me ha parecido que tiene un encanto muy especial. Quizá sea ese reto que se plantea al lector, ese ser capaz de descubrir al asesino antes de llegar a la última página, que te mantiene en vilo durante todo el libro. Sin embargo, esta característica hace que sea un género difícil para los escritores.

Hay que trabajar los mismos elementos que en cualquier novela, el tono, la estructura, los personajes, los escenarios, pero además, para que funcione, hay que conseguir ese engranaje casi milimétrico en que al final todo encaja. Y si no se sabe estar a la altura, la decepción que se deja en el lector es mucho mayor que en otros géneros.

Quizá por eso, mi primera novela, que fue finalista en el premio de Círculo de Lectores, no es policiaca. Pero ahora que he encontrado al comisario Cabarga, ya no puedo dejarle así como así. Es un policía con muchos años de experiencia en homicidios, un hombre que ha conocido la vida muy de cerca y todavía tiene muchas cosas que contar y que enseñarnos.

 

Carmencuevas

 

¿Cómo surgió la idea del libro que nos ocupa?

La literatura surge siempre de la vida, no puede ser de otro modo. Y Calle del Carmen 21 surgió de una situación real, en la que un hombre de una gran corpulencia física fue encontrado por la policía, muerto en su propio piso, después de muchos días en que nadie notó su falta. De hecho había pasado el tiempo suficiente como para que no fuera muy agradable estar allí.

En la vida real los resultados de la autopsia explicaron una muerte natural, pero para mí esta escena contenía el germen de la historia que tenía que contar. Una historia que fue creciendo poco a poco y que tiene mucho que ver con la vida que he visto, con la ciudad que he conocido, con las personas que en algún momento han cruzado su camino con el mío.

 

La historia se sitúa en una localidad costera, que no parece muy grande, en un barrio de pescadores en franco declive. No le pones nombre a la población (o a mí se me ha escapado). La pregunta es: ¿Existe realmente esa ciudad anónima o es fruto exclusivo de tu imaginación?

No te equivocas Pilar, el nombre de la ciudad no aparece en la novela. Aunque cualquiera que conozca Santander encuentra fácilmente en ella muchos de sus rincones. No podía ser de otra forma, porque es la ciudad donde he nacido y donde he vivido tantos años.

Hacerlo de este modo fue una decisión que adopté a medida que el libro iba tomando forma, a pesar de que no suele ser lo habitual. Sé que a los lectores les gusta encontrar en los libros los lugares reales que conocen, e incluso, cuando uno se encariña con una historia, le apetece recorrer los mismos caminos que el protagonista ha tenido en sus vivencias. Pero yo quería Calledelcarmen 21-cubocrear una historia que pudiera haber ocurrido en cualquier parte, reflejar, antes que otra cosa y con toda la crudeza de la realidad, la vida de estas personas.

 

La novela describe perfectamente una barriada antigua y decadente, donde no falta pobreza, soledad y exclusión social, la gente se conoce de toda la vida y algunas mafias hacen su "agosto" actuando como prestamistas... Eso le da al libro un toque bastante intimista y real, describe a la perfección lugares y situaciones que podemos encontrar en cualquier ciudad. En su conjunto, yo diría que "Calle del Carmen, 21" supera lo que sería estrictamente una novela de investigación policial... ¿Cómo definirías tú tu obra? ¿Qué destacarías de ella para interesar a los lectores?

En mis obras trato de reflejar la profundidad del alma humana, con la misma intensidad con que esos personajes sienten y viven lo que les pasa. Quizá esto es lo que más caracteriza al libro (y probablemente a toda mi obra), una sensación muy fuerte de realidad. "Calle del Carmen, 21", tal y como yo la entiendo, es una novela de compromiso con el mundo que nos rodea.

Y esto es algo que percibo en los encuentros con los lectores, hablo a menudo con personas que me dicen que han conocido a alguien con una historia muy parecida a la de alguno de los personajes.

 

Más allá de la descripción del entorno, se advierte en el libro una aguda crítica social: el "Dios-dinero" que puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte, la extorsión que las mafias ejercen, sexo y adicciones convertidos en negocios esclavistas perfectamente tolerados...  o la indefensión de ciudadanos que viven en la pobreza y son víctimas de la soledad...

La mayoría de nosotros no vivimos en un mundo de héroes, eso hay que dejarlo para las películas. Nuestros mundos son mucho más reales, muchas veces desesperanzados, grises, difíciles. Y yo creo que mostrar el mundo como es, nos hace más humanos, nos enseña que no estamos solos y lo tremendamente importante que es luchar, desde el principio hasta el final.

Como bien dices la esclavitud que nos produce el dinero es algo tremendo. No nos damos cuenta de la enorme manipulación que nos rodea y que intenta controlar cada uno de nuestros pasos, de nuestros pensamientos. Hay que luchar cada día por mantener viva nuestra pequeña parcela de libertad.

 

Carmen, el comisario Cabarga y el inspector Rodríguez tienen que trabajar juntos sin desearlo... ¿Volveremos a verlos (a uno o ambos) en otras historias?

A Cabarga sí, pronto además, en la novela que terminaré a finales de año. A Rodríguez creo que volveré a encontrarle, esta forma de cruzarse en mi camino no puede ser casual, aunque todavía es pronto para saber en qué tipo de policía se va a convertir.

 

Y no has pasado por alto las rencillas que existen entre distintos Cuerpos Policiales; o entre investigadores de diferentes zonas, incluso comisarías, si militan en el mismo. ¿Cuestión de egos?

Carmencuevas2He visto estos egos, tantas veces, que creo que no tenemos remedio. Esto no es exclusivo de la policía, ni de ningún otro gremio, desgraciadamente te lo puedes encontrar en cualquier parte. Nos iría mucho mejor si fuéramos capaces de no darnos tanta importancia. ¿Te imaginas a un político diciendo que la decisión que ha tomado el partido contrario está bien?

 

¿Estás escribiendo actualmente? Si es así, ¿puedes decirnos qué?, ¿relatos, novela...?

Ahora estoy escribiendo un nuevo caso del comisario Cabarga, que está bastante avanzado y espero tener acabado a finales de año. Se titula "El reloj oriental" y es una novela muy actual, ambientada en el año 2.010, en plena crisis económica.

En esta novela hay una compra de una empresa en quiebra por parte de un holding extranjero. Hay dinero público, apropiación indebida, chantaje y evasión de capitales. Hay una muerte que trata de parecer natural y dos culturas distintas, dos formas alejadas de entender el mundo que se ven obligadas a convivir juntas en un mismo espacio. Pero, sobre todo, está la existencia de doscientas personas que tratan de salvar sus puestos de trabajo y su forma de vida en medio de una crisis feroz. El dinero es el motor que lo justifica todo y que todo lo hace posible, y Cabarga no está dispuesto a que eso suceda una vez más.

 

Pues por mi parte ya está… ¿Te gustaría añadir algo más?

Quiero daros las gracias a Anika y a ti Pilar, por haberme dado esta oportunidad de llegar a los lectores, porque ellos son el único motor verdadero para un escritor. Os envío un abrazo enorme desde Santander.

 

Gracias, Carmen, por la entrevista y por los buenos momentos que he pasado leyendo "Calle del Carmen, 21". Es una de esas obras que mantienen al lector con la vista clavada en el libro, sin poder dejar de leer; pero que más allá de la intriga y el suspense ofrecen mucha información y obligan a pensar un poquito... Mi más sincera enhorabuena.

Ha sido un auténtico placer.

 

Leer reseña de "Calle del Carmen, 21"

 

 

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentarios de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura