Anika entre libros

Entrevista a Susana Guzner por "La insensata geometría del amor"

"No me gustan los títulos quizás muy bellos, pero que están ahí porque sí, por su cara bonita. Prefiero con mucho aquellos que simbolizan la realidad del texto."

Firman: Anika Lillo y lectores / Fotografía: Annemarie Van Zelst / Enero 2004

 

La insensata geometría del amor "Una novela que te lleva por su lectura como quien navega velozmente por un río, con una historia a veces tierna, a veces desgarrada, por momentos desternillante y, en su conjunto, caliente y agitada como la vida" Rosa Montero 

 

ENTREVISTA COLECTIVA

. Inés

Vaya por delante que felicito la iniciativa de ciberanika de entrevistar a Susana Guzner, una "paria" de los medios convencionales que ni siquiera mencionan su exquisita novela. Y al cabo de esta idea...

¿Por qué cree que su novela ha sido prácticamente obviada por los medios tradicionales culturales, tipo Babelia and Co?

Como novata que soy en esto de ser publicada, no manejo las coordenadas del mundo editorial y periodístico e ignoro - aunque mi ingenuidad no llega a tanto y creo intuirlo - por qué una obra, con independencia de su calidad literaria, se reseña, destaca o critica, se promociona o no, se publicita o no. Infiero como lectora de esos medios que depende de muchas variables, pero como también las desconozco - o tan sólo las barrunto, insisto -, el resultado es que me hago la misma pregunta que Ud.

Afortunadamente Internet suplió con creces ese hueco y mi Insensata voló por la red de chat en chat, de foro en foro y de web en web y no puedo estar más orgullosa del resultado. El hecho de que sin publicidad alguna mi novela esté presente en sitios tan dispares como la Biblioteca Nacional de Jerusalem, un buen número de Universidades de Canadá y U.S.A o figure en el top ten de librerías latinas de Oslo, San Francisco o Sydney, sin olvidar el conjunto de Latinoamérica, me parece tan asombroso como la reproducción de los panes. ¿Cómo llegó mi novela a esos sitios?

 

Hacía años que no leía una novela en castellano tan bien construida, tan redonda y excelente en cuanto a sintaxis, por no hablar de los contenidos ¿Le llevó mucho tiempo escribirla?

Muchas gracias por sus halagos, me hacen sentir que merece la pena dejarse la piel en el intento. En cuanto a su pregunta en concreto, no escribí la Insensata de un tirón sino que una noche emergió de la nada - si puedo llamarle "la nada" a ese poderoso y anárquico archivo que es el inconsciente… - el grueso de la trama, personajes y situaciones, escribí febrilmente unos sesenta folios y ahí quedó, al pairo. La retomé meses después para volver a dejarla porque ganarme en pan me quita tiempo, hasta que ella me retomó a mí ya sin piedad hasta el punto final. En total, calculo unos dos años...

 

"Escribo para no volverme loc@" es una frase ya tópica entre l@s escritor@s... ¿La comparte?

Lo consideraba un tópico hasta que me sucedió a mí: este verano me sobrevino un fuerte episodio depresivo y mi salvavidas fue - volviendo la vista atrás no sé cómo pude siquiera sentarme frente al ordenador… - retomar los apuntes de una novela de humor, muy coral, ligera y sarcástica, hasta terminarla. Produje además algunos relatos cortos y remodelé una obra de teatro igualmente humorística. Fue una terapia de choque en toda la regla que me devolvió a la vida peinada, perfumada y renovada.

 

¿Es una escritora disciplinada y metódica o escribe por rachas?

Soy sumamente indisciplinada, no tengo método alguno, desde que me recuerdo en la infancia he escrito sin parar y sin ton ni son. Ya expliqué cómo se gestó La Insensata, de a ráfagas. Hay meses en que no paro de escribir, acumulo notas, ideas, esbozos de cuentos o novelas que van a parar al archivo para su posterior revisión y en otras etapas soy incapaz de hacer la nota de la compra diaria. Pero sin previo aviso retorna el ansia de escribir y doy forma más o menos definitiva a los apuntes sueltos.

 

Le agradezco sus respuestas a este brevísimo cuestionario (hay que dejar sitio para los demás...) y reciba mi encendida enhorabuena por su apasionante Insensata. Inés

 

. María

Admirada Susana: soy profesora de literatura y he recomendado a mis alumn@s su novela por varias razones que sería largo de explicar. Encuentro que su literatura posee una solidez narrativa poco frecuente, mantiene la tensión con pulso firme, las digresiones son francamente interesantes y maneja un estilo ágil a la par que culto sin llegar a la pedantería. Le pregunto: ¿Ha estudiado literatura?

Muy agradecida por su opinión, María. No, no he estudiado la carrera, si a eso se refiere. Lógicamente aprendí gramática y ortografía en la escuela, además de dos años de Literatura en la Secundaria, pero poco más.

 

¿En qué fuentes literarias ha bebido?

Me recuerdo con un libro entre las manos desde los cuatro o cinco años. Padecía asma y tenía que guardar largos períodos en cama. Mi madre, que era maestra, me enseñó a leer y a escribir, y la lectura se convirtió en una afición apasionada, al igual que mis primeros pinitos como escribiente. No puedo citarle fuentes concretas, porque de los libros infantiles - recuerdo en especial al extraordinario escritor brasilero Monteiro Lobato, muy poco conocido en España, al cual leía y releía al punto de aprender de memoria todos sus diálogos - pasé a los juveniles - Louise M. Alcott, Salgari, London, adaptaciones de los clásicos, etc. - y ya de mayor mi voracidad no sólo menguó sino que "scaneaba" con prolijidad y avidez autor@s argentinos, franceses, rusos, italianos, españoles, latinoamericanos, alemanes, etc. de todo tipo de temática y género. Ahora soy muchísimo más selectiva y leo bastante menos, escojo concienzudamente a muy determinad@s escritor@s y me interesa particularmente el ensayo y la novela negra, más algo de narrativa general muy buscado y elegido.

 

¿Cree que el ser psicóloga le ayuda a la hora de construir sus personajes con la intensa credibilidad y sensibilidad (perdón por la cacofonía...) con que lo hace?

Puede que la profesión aporte su grano de arena, pero no creo que sea relevante. Hay excelentes profesionales de la psicología que escribiendo dejan mucho que desear, mientras que por el contrario existen y han existido espléndidas escriotoras y escritores que no han accedido a textos académicos para construir historias que se han convertido en mitos de la literatura. Es más: me aventuro a afirmar que en ocasiones la profesión dificulta la creación, porque de una manera subliminal se tiende mas al cuadro terapéutico que a la construcción de los personajes de ficción. Al menos yo, cuando escribo, mantengo muy a raya el conocimiento -por otra parte, siempre relativo - y dejo que sea mi espíritu el que se mueva a sus anchas. Será porque estoy convencida de que cualquiera sea la ficción que se elucubre la realidad la superará con creces.

 

¿Podría citarme algún libro en especial que la haya conmovido particularmente?

¡Uy, muchos! Me sería imposible citar a un libro en particular. Sobre todo creo que me marcaron algunos que leí hace años mucho más que los que leo actualmente, pero por no dejarla sin respuesta, y sin que sean excluyentes, ahí van "Todos los hombres son mortales" de Simone de Beauvoir, me conmocionó a mis dieciocho años, con su protagonista Fosca al cual le es concedida la inmortalidad y tras lograrla clama por morir, qué inquietantemente bello…, "La Bastarda", de Violette Leduc, otro impacto fortísimo; casi toda la obra del argentino Marco Denevi; y Dostoiewsky, Anatole France, M. Yourcenar, Carpentier, Carver, Vasco Pratolini, Moravia, Djuna Barnes…sí, muchos, muchos...

 

Muchas gracias y enhorabuena a Ud. por su espléndida novela y a Anika Entre Libros por ser una de las mejores webs literarias. María

 

. Calenda

Ante todo, querida Susana, mi más fervorosa enhorabuena por su Insensata, novela que me ha conmovido profundamente. Querría saber muchas cosas de Ud. pero seré comedida.

En la solapa del libro dice: "Es la primera de mis novelas que decido publicar" ¿Puedo preguntarle por qué ésta y no otras, y por qué ha tardado tanto en mostrarnos su talento?

Agradecida por tu enhorabuena, Calenda. Es cierto que he publicado tarde si hablamos de cronologías, pero… ¿Tarde con respecto a cuáles parámetros, me pregunto?¿Y por qué La Insensata? Pues… por casualidad. Como ya he dicho antes he escrito desde pequeña, pero como era algo consustancial a mi naturaleza no me consideraba "escritora" y mis textos quedaban ahí, sin salir a la luz, sencillamente porque no se me ocurría que algo tan mío como mi piel pudiera interesar a los demás. Fue la presión de mi entorno la que prácticamente me obligó a plantearme la posibilidad de publicar, y todo se precipitó casi sin darme cuenta. Una amiga que entonces era agente literaria se hizo cargo del manuscrito, lo presentó en primera instancia en Plaza y lo cogieron. Así de simple. Y así de afortunado.

 

Sé que es un topicazo, pero... ¿tiene poco, mucho o nada de autobiográfica su Insensata?

Jajaja, es un topicazo, cierto, pero da la casualidad de que en mi caso resultó en parte autobiográfica muy a mi pesar. Concebí la historia en mi imaginación y así la escribí, ignorando que - sé que puede resultar increíble, pero juro que es verdad - en mi pareja estaba sucediendo algo similar a la trama de mi novela y yo "in albis". Me enteré de la realidad cuando casi terminaba La Insensata y fue un shock, como comprenderá. Libro y relación terminaron casi a la par. La novela siguió su propio devenir gozando de excelente salud, la pareja enfermó de muerte y fue debidamente enterrada con muy pocos honores.

 

La relación entre Eva y María es, sin duda, el nudo de su novela... ¿Cree realmente que mujeres tan opuestas puedan engancharse mutuamente?

No siempre. Cuando era más joven creía fervientemente en aquello de que los polos opuestos se atraen, pero a mi edad prefiero las relaciones más pares, a nivel de horizonte. Hablo de la realidad, por supuesto. En la ficción sí que necesitaba una potente discordancia psicológica entre las protagonistas, porque en ese contraste tan marcado deposité el peso del conflicto.

 

Confieso que María me deslumbró, seguí con pasión sus avatares y sobre todo sus pensamientos y sentimientos... ¿Ud. es más María que Eva o al revés?

Tod@s soy yo, y a la par no soy ningun@ de mis personajes. Pero es cierto que algún o algunos personajes nos atraen más que otros, de modo que me identifico algo más con María, aunque envidio en ella algunas características como su tolerancia y capacidad de compresión, por ejemplo, cualidades que en mí no siempre son tan evidentes, sino que mi trabajito me cuestan.

 

¿Tiene amigos tan entrañables como los que describe?

Felizmente, sí. Es un tesoro que me ha sido dado y soy muy consciente de ello. La amistad es mi amor predilecto y lo cuido y mimo como a un jardín, aunque sus flores estén dispersas por medio mundo.

 

Y una última, para no pasarme, y aunque sea un poco tonta: está en una ciudad totalmente extraña, no conoce a nadie, no entiende el idioma... ¿qué es lo primero que haría?

Buscar de inmediato una cafetería acogedora y pedir un café cortado bien caliente. Siento pasión por las cafeterías, en ellas me cobijo, leo, escribo, medito, proyecto, observo, decido. Y si le añado el humo del café aspirado con fruición, su sabor amargo suficientemente endulzado y la calidez del ámbito, le aseguro que no me siento extraña en ninguna ciudad del mundo.

 

Muchísimas gracias por su disponibilidad y una vez más la felicito por el éxito de su novela. Calenda.

 

. Avatar

Querida Susana, es un gustazo poder decirte a través de esta página que tu novela me ha marcado al punto que siento que en mí hay un antes y un después de La insensata... Deseo preguntarte muchas cosas y sería ideal ante un café, pero menos da una piedra. ¿Literatura lésbica, literatura para mujeres, literatura sin anestesia?

¡Gracias por el café! Y excelente tu abanico de posibilidades, te lo agradezco, porque da juego para eliminar algunos clichés. En la sociedad androcéntrica en la que vivimos se considera que son los escritores hombres quienes describen al género humano y todo lo demás son subgéneros, algo a todas luces tan absurdo como incierto y que refleja la falacia de una presunta equiparación entre ambos sexos. Por lo tanto, a tu pregunta sobre el posicionamiento de mi novela, ofrecería esta escala reproducida de las Ciencias Naturales: Orden: Literatura. Género: Novela. Especie: Novela de amor. Clase: novela lésbica.

 

Si soy demasiado descarada no respondas: ¿Cómo andas de amores? ¿Qué significa el amor para ti?

¡Jajajaja! No te privas ¿eh? De amores no ando, si te refieres a una pareja. Si hablas del amor genérico, ecuménico, le siento rodeada y cobijada por él. Y la segunda parte de tu pregunta necesitaría no un espacio en un portal sino de toda la Red para explayarme a mis anchas? Pero por no escabullirme, sin embargo, te diré que el amor - amante me es tan esencial como el aire para vivir… aunque puedo aguantar mucho tiempo la respiración. Y a buena entendedora.

 

Leí tu novela unas cuatro o cinco veces durante el año. ¿Qué ingredientes narcotizantes le has puesto para que produzcan "mono"?

Enlaza con tu pregunta anterior, porque el aliño fue todo el amor del que soy capaz de sentir. Amor al perfilar los personajes, amor a los lugares en que transcurre, amor al trasluz violáceo de una copa de vino, a un código de miradas, al abrazo de los padres, a los avatares tornasolados de esas dos mujeres amándose insensatamente, a la música que escuchan, amor a mí misma al verme avanzar en la historia a veces a velocidad de vértigo, otras a trompicones… ¿Te vale o le añadimos el tabaco, algunas aspirinas y unas copichuelas de cognac a la receta?

 

¿Te gusta el teatro? Si sí... ¿Cuál?

El teatro me apasiona. Ya he mencionado que tengo una función teatral de temática lésbica, muy divertida y que me encantaría ver en escena, y también escribo con frecuencia sketcks para un grupo de teatro canario. En cuanto a preferencias me decanto por el muy contemporáneo, innovador, rompedor de esquemas, pero hace muuuucho que no veo nada de ese estilo. Lo que está subiendo a escena, al menos en España, es tan convencional que ni siquiera me molesto en comprar la entrada, porque aunque lleve una pátina de "modelno" suelen ser obras rancias o de dudosa calidad. El teatro… En mi recuerdo, un clásico inolvidable: Tadeus Kantor. Tuve el privilegio de ver su última representación en Madrid y me conmovió hasta el llanto.

 

Muchísimas gracias por responderme y por favor, no dejes de escribir nunca. Que tengas un 2004 espléndido. Avatar

 

. Angeles

¿Ha escrito algún libro más que "La insensata geometría del amor"? Si no fuera editado me gustaría saber si ha escrito otras cosas sean los géneros que fuesen.

Tengo muchos textos escritos, Ángeles, uno editado - además de La Insensata - de carácter pedagógico, "72 juegos para jugar con el espacio y el tiempo", y el resto - novelas, cuentos, teatro y alguna que otra poesía - ahí está, no sé si lo publicaré o no alguna vez, estoy reflexionando sobre ello.

 

¿Cómo se le ocurrieron los espacios España e Italia para su libro siendo usted argentina?

Resido en España desde hace 27 años y me gusta situar mis historias en geografías conocidas, por lo tanto Madrid, donde yo vivía, surgió como ámbito espontáneo. E Italia porque es un país que amo y visito cuantas veces puedo. Me produce un especial placer mover a mis personajes en tierra conocida antes que apelar a guías turísticas y describir sitios que no he vivenciado a fondo. Como lectora capto rápidamente si la autora o el autor están guiándome por parajes que conocen o han echado mano a la Michelín, y entonces es diferente, es como si careciera de perfume, de cosa vivida y querida, de añadido un tanto ortopédico.

Muchas gracias. Angeles.

 

. Canaria

Me gustaría preguntarle un par de cositas: ¿Cómo se planteó ese amor diferente entre los personajes?

Si por "diferente" se refiere a una relación de amor entre mujeres el planteamiento surgió solo, sin mayores elucubraciones mentales: soy lesbiana y quería hablar sobre ello desde una perspectiva de normalización de este tipo de vínculos que, se admita o no, se acepte o no, es una realidad que los heterosexuales deberán incorporar a sus esquemas como un hecho natural y muchísimo más extendido de lo que se manifiesta. En pocas palabras, hacer visible un modo de amar tan lícito y digno de respeto como cualquier otro.

 

¿Cuándo el próximo libro?

Si decido publicar esta última novela dependerá ya no de mí sino de la editorial que se haga con el manuscrito. La operación puede llevar meses, incluso un año, tal vez más.

 

¿Podría decirme adónde puedo dirigirme para que usted me firmara mi ejemplar de su libro?

Si vive en Las Palmas se me ocurre - y si Anika se presta - que me hagan llegan su dirección de e-mail y yo me pondría en contacto con Ud. para acceder a su petición con mucho gusto.

 

. Luis Estrada

¿Cómo es que se le ocurrió contar una historia de amor entre mujeres?

Creo, estimado amigo, que ya está Ud. respondido en la pregunta anterior.

 

Es usted una mujer de gran cultura, se nota por su libro, quisiera saber algo más de su trayectoria profesional.

Bonito piropo, muchas gracias. Por lo que se refiere a mi trayectoria profesional le diré que desde siempre me he sentido atraída por las manifestaciones culturales, de modo que he estudiado lo que mi disponibilidad me ha permitido. Soy maestra, psicóloga clínica, he estudiado antropología cultural, música, canto coral, Bellas Artes, periodismo, fotografía, y algo de idiomas. Como ve, soy bastante "catacaldos", jaja.

 

Muchas gracias de un lector español que la admira. Luis Estrada

 

. Lolo Vandes (Nueva York, USA)

Hola, estimadísima señora, mis felicitaciones por su novela, quiero decirle que es es Ud. muy leída en la comunidad latina de USA y formularle algunas preguntas. Es la primera vez que leo una novela lesbiana y me ha dejado muy sorprendido que sea tan natural, que sucedan las mismas cosas que entre nosotros. ¿Esto es siempre así o producto de su ficción?

Una vez más agradecida por sus palabras de elogio. En cuanto a su pregunta en concreto entiendo que el "entre nosotros" se refiere a los vínculos heterosexuales que son la norma en nuestra sociedad, y me congratula que mi Insensata le haya servido de apertura hacia opciones diferentes.

Las lesbianas, estimado amigo, no inventamos el amor ni los sentimientos, de modo que no es de sorprenderse que sintamos y amemos al igual que todos los seres humanos. Ya ha comprobado por sí mismo que no somos de otro planeta, ni diferimos del Homo Sapiens...

La gran diferencia reside, además de la obvia elección de otra mujer como objeto amoroso, en que precisamente esta característica especular genera una sensación de solidaridad muy profunda donde la archiconocida lucha de sexos no tiene lugar. Dicho lo cual no quiero que me interprete que toda relación entre mujeres es un coro de angelitos cantando a la paz y la concordia, claro está, pero sí que los conflictos, la peculiaridad del amor y sus manifestaciones son por fuerza distintos a las heterosexuales.

 

¿Por qué no ha sido traducida al inglés? Le aseguro que tendría un gran éxito.

L@s autor@s no decidimos sobre las traducciones, es la editorial quien ofrece o no a sus colegas extranjeras los libros que considera "traducibles". Por supuesto que me gustaría ser editada en inglés, pero no se ha dado el caso. También puede suceder que una editorial extranjera se interese por sí misma en un determinado libro y se ponga en contacto con la casa editora de un autora/autor determinado solicitando los derechos. Esto me ha ocurrido con editoriales portuguesas, francesas e italianas y es bastante probable que en un futuro mediato mi Insensata sea traducida a esos idiomas. Espero que los editores en lengua inglesa se contagien del fenómeno...

 

Su estilo me recuerda especialmente a un autor que admiro, Stephan Zweig... ¿Son imaginaciones mías o este escritor realmente la ha influido?

Stephan Zweig fue, en su momento, uno de mis autores predilectos. Junto con la caterva de escritores que he leído, quien sabe, tal vez dejó su huella en algún rincón de mi espíritu...

Muchísimas gracias por responderme y nuevamente mi enhorabuena. Lolo Vandes (Nueva York, USA)

 

. Vanessa Arturi (Argentina)

Tengo entendido que es Argentina y me gustaría saber cuánto tiempo vivió y de qué parte es.

Nací y viví, efectivamente, en la ciudad de La Plata, Argentina, hasta los 30 años. Tras la violación, tortura y asesinato de mi única hermana a manos de la llamada Triple A de Isabel Perón - asesinato que, como tantos otros entre 1973 y 1976 quedó impune - este escuadrón de la muerte extendió su amenaza a mí y tuve que exiliarme prácticamente con lo puesto.

insensata 

Describe muchos lugares de Italia en su novela, ¿estuvo alguna vez en ellos?

Sí, varias veces, incluso he vivido en Roma y Venecia por temporadas.

 

¿Alguno de los personajes de "La insensata..." tiene algo de su personalidad?

Como ya dije antes, tod@s y ningun@ en particular. Cuando se escribe se es niña, anciano, mujer, hombre, animal y todo cuanto campea por el texto.

 

¿Publicó otra novela u otras en este tiempo? Si es así, le pediría por favor que me pasaran el dato del título y de dónde la puedo comprar en Argentina.

No, Vanessa. Después de la Insensata he escrito otras dos novelas, pero aún estoy sopesando la idea de publicarlas. De todas formas, y he aquí otro de los misterios inescrutables de las editoriales, mi novela no ha sido siquiera distribuida en mi tierra.

 

. Elisa

Desearía formular unas preguntas a la autora del espléndido libro "La Insensata Geometría del Amor", Susana Guzner. Su lectura me ha cautivado, tanto por su estilo, agilidad, la indagación psicológica en los personajes, su trama, el inesperado desenlace. Tiene aroma, vaya. Pregunto, entonces: ¿Qué señalaría como distinción entre la esencia de María y de Eva?

Elisa, logrará que me ruborice… Y que me espante leer su pregunta, porque vaya si tiene miga metafísica. Ya de por si es dificultoso adentrarnos en la esencia de alguien que conocemos, y tratándose de personajes surgidos de mi entraña tanto más. Sin perder de vista que toda sustancia es doble, podría hablar de predominancias, o sea que pasando por el cedazo el ser de María diría que su esencia es la luz, mientras que la de Eva se mueve más en la penumbra, en el claroscuro e incluso ambiguo, porque muchas veces desea intensamente lo luminoso pero la luz parece enceguecerla.

 

¿Apostaría antes por encontrarse usted con Eva o con María?

¡Me conformo de momento con encontrarme definitivamente con Susana, algo atribulada tras su temeraria incursión veraniega a sus infiernos particulares, jajaja!

 

¿En caso de disyuntivas extremas: ¿moriría usted antes de amor o buscaría liberarse del amor a través de la venganza?

Verá, a lo largo de mi vida he vivido episodios de intenso dramatismo algunos de los cuales podrían merecer la réplica de la venganza más cruda. Pero tiendo a pergeñar tortuosos resarcimientos con lujo de detalles que se quedan en el plano mental, tan solo me vienen a la memoria dos ocasiones en las cuales llevé a la práctica la venganza, y para serle sincera fueron de una puerilidad risible.

El ojo por ojo lo vivencio más en los ámbitos emocionales y racionales, no paso a la acción. Pero creo que no estoy satisfaciendo su requerimiento, tal vez porque es tan potente que me estoy escabullendo como un conejo asustado o porque la disyuntiva que plantea me parece tan remota e imposible que no me veo en tal tesitura. Es más que probable que en una disyuntiva extrema rumiara amargamente una venganza que no llevaría a cabo, pero tampoco me moriría de amor. Sufriría lo indecible, ciertamente, hasta que un buen día el olvido haría acto de presencia ejerciendo su tarea reparadora. No soy rencorosa, al menos no por mucho tiempo, mi defensa es el olvido, y cuando lo olvido, lo logro al punto de quitarle existencia al objeto de mi dolor. Bien mirado puede que la no memoria sea más cruel que una venganza.

 

¿Cree usted inevitable que siempre duela donde más se desea?

Vaya, querida Elisa, si lo sé no vengo, jajajaja, va Ud. directa a las esencias. Pienso que sí, es bastante inevitable que el deseo, en su ceguera devastadora, sea sumamente vulnerable, y por lo tanto, hipersensible al dolor. Pero también nos duelen, y mucho, aquellas situaciones que no deseamos por impuestas, injustas o aborrecibles. El colofón parecería ser que el dolor tiene sus propias leyes y se nos impone, lo deseemos ó no, y depende de las estrategias internas saber construir los diques adecuados para que nos inunde de desdicha. 

Gracias por atender a mi petición. Un saludo. Elisa.

 

. Anika

Querida Susana, como ya te he dicho anteriormente me pareces una fantástica escritora, tienes talento, y si lo repito es porque quiero compartirlo con los lectores. Ahí van mis preguntas (y te advierto que me interesan mucho tus respuestas)

¿Cómo es posible que un libro de tal calidad, con una prosa tan rica en vocabulario, tan fresco, actual e interesante, no pueda encontrarse en todos los puntos de venta?

He hecho cuanto he podido con el tema distribución y me doy por vencida. Si tuvieras a bien hacerle llegar la misma duda a la editorial sería una interesante llamada de atención, invitación que extiendo a potenciales lector@s que no lo encuentren en su librería.

Es cierto que no está disponible en muchos puntos de venta en España, en Argentina no se distribuye, en Venezuela, Perú y México - hasta donde yo sé - el libro se fotocopia y se pasa de mano en mano, lo cual es un grave perjuicio para las partes implicadas, y en Canarias es muy difícil de conseguir ¿Por qué?: no le encuentro explicación y me hace sentir francamente impotente.

 

¿Fotocopias dices? pero eso significa pérdidas no sólo para el autor, también para la editorial.

Tú lo has dicho ¿Por qué crees que me siento tan impotente?

 

En fin, da que pensar... Pasemos a otro tema más bonito: "La insensata geometría del amor" es un título sugerente y misterioso, como la novela, ¿cómo se te ocurrió?

El primer título que pensé fue "El segundo movimiento de la Séptima de Beethoven", que fue desechado por exceso de longitud. Puesta a elegir otro, decidí jugar con las palabras "amor" y "geometría". Reflexionando sobre ello - más que reflexionando, dejándome sentir - me dije "sí, pero la relación que narro de geométrica no tiene nada, es más bien "des-geométrica". De ahí a "insensata" fue un saltito semántico. Me congratula que lo encuentres sugerente y misterioso. A mí también me gusta y sobre todo es sincero, es decir, está en íntima relación con la trama. No me gustan los títulos quizás muy bellos, pero que están ahí porque sí, por su cara bonita. Prefiero con mucho aquellos que simbolizan la realidad del texto.

 

La novela está descrita como un "thriller" amoroso ¿qué significa eso?

Hay un suspense que recorre el argumento hasta llegar a su desenlace. Desde luego no es una novela negra con su detective y sus muertos, pero sí que el desarrollo está deliberadamente planificado y dosificado a la manera de una novela negra, género que me apasiona. Lo de "amoroso" viene dado: el suspense atraviesa un vínculo de amor.

 

El personaje de Eva es misterioso desde su inicio ¿cuesta mucho dosificar estos momentos de intriga para no descubrir nada a tiempo y sin embargo conseguir el efecto deseado?

Es un encaje de bolillos, te lo puedo asegurar. Era mi primera incursión en el suspense y tuve que echarle muchas horas para saber qué, cuanto, cuando y por qué ir liberando pinceladas de misterio, sin que por exceso desvelaran el desenlace en un "pis pas", ni por falta de pistas invitaran al bostezo o al desinterés. Fue una experiencia extraordinaria que me ha hecho admirar aún más a genios de género como Le Carré, Agatha, P. D. James, Patricia HighsmithS. King y tantos otros...

 

¿Cómo es que siendo argentina tus protagonistas son españolas? ¿No te apetecía hacer un homenaje a tu tierra de nacimiento?

Todo se andará, tenlo por seguro. Pero hace veintisiete años que vivo en España, veinte de ellos en Madrid, y quería hablar de esta ciudad y sus gentes. Supongo que por comodidad también, me guste o no el exilio ha traído consigo un alejamiento no sólo geográfico sino también conductal, semiótico, emocional y cultural. Para retomar mi discurso natal en todos sus aspectos -básicamente los de mis grupos de referencia, es obvio que una nacionalidad no es un hecho homogéneo y cuadriculado - debería o bien retornar a mi país para empaparme de cuanto he perdido en estos años a todos los niveles, algo así como "re-argentinizarme", o bien apelar a un enorme esfuerzo memorístico para recrear con verosimilitud los "argentinemas" que están grabados a fuego en mi alma y aprehender los actuales. No descarto ninguna de estas posibilidades, claro está.

 

ver + Susana Guzner

 

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentarios de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar