Anika entre libros

Entrevista a Marta Rivera de la Cruz por "La importancia de las cosas"

"Yo creo que, en el fondo, son los sentimientos los que impulsan todas las novelas"

Firma: Joseph B. Macgregor / Fotos: autora / Junio 2009

 

En "La importancia de las cosas", Marta Rivera de la Cruz nos cuenta la historia de Mario Menkell, tímido, miope e introvertido profesor universitario de escritura, autor de una única novela, cuya rutinaria existencia da un giro de 360 grado cuando Fernando Motalvo, su inquilino, se suicida inesperadamente. Entonces, Menkell se ve obligado a hacerse cargo de todas las pertenencias de éste: vitolas de puro, gramolas antiguas, porcelanas, vasos, pegatinas, paraguas, miniaturas, cascos de guardia urbano, huchas de cerámica, soldados de plomo; parece que el individuo -del cual lo desconoce todo- estaba obsesionado por coleccionar objetos a cuál más extraño y variopinto.

Volvemos a hablar con la autora en Anika Entre Libros sobre su última novela que, como las anteriores, ha sido publicada por Planeta.

 

 

ENTREVISTA

 

Marta ¿Todas las novelas son novelas de misterio?

Pues creo que sí. Debe haber un interrogante que, como decía García Márquez, agarre al lector por el cuello en la primera página y no lo suelte hasta la última

 

Al principio de la novela Menkell muestra sus dudas de que a base Laimportanciadelascosas -portadade clases de escritura creativa se pueda formar a un escritor ¿Estás de acuerdo con él en este tema?

Creo que hay que tener talento para escribir, como hay que tenerlo para jugar al fútbol o para hacer pasteles. Las clases de escritura creativa son útiles para hacer surgir vocaciones y para descubrir talentos que a lo mejor están ocultos

 

¿El escritor nace o se hace?

Creo que está dicho. Hace falta una facilidad natural para escribir, pero es fundamental el trabajo.

 

¿Definirías La importancia de las cosas como una novela sentimental? Es decir en la que los sentimientos tienen una enorme relevancia y explican los comportamientos de la mayor parte de los implicados en la trama.

Es una forma de verlo, sí…

 

Por otro lado los sentimientos están presentes siempre como motor que impulsa todas las acciones...

Pero yo creo que, en el fondo, son los sentimientos los que impulsan todas las novelas.

 

Es una historia de amor cotidiana en la que los personajes se quieren como se quiere la gente normalmente: compartiendo tareas comunes (embalar las colecciones de Montalvo, por ejemplo), colaborando, apoyándose los unos a los otros, impulsándose mutuamente o emprendiendo una investigación (como en tu novela) rocambolesca para escribir una novela y de la que Mario no sabe ni el argumento.

Me gusta esa idea de la cotidianeidad. Hay algo extraordinario en las cosas que hacemos todos los días, aunque no siempre nos demos cuenta.

 

El libro habla también de que siempre son posibles las segundas oportunidades, que no existe edad límite para ello.

Por supuesto. Nos han vendido la idea de que hay que hacer las cosas importantes ante de los cuarenta años, cuando en realidad muchos cambios fundamentales tienen lugar a partir de entonces, sobre todo ahora, cuando la estabilidad material de las personas llega cada vez más tarde.

 

Para mí la idea más bonita que se apunta en la novela radica en todo lo que encierra el título "La importancia de las cosas". Está claro que una de las maneras más bonitas que puede experimentar una persona es enamorarse no sólo de la persona sino también de las cosas que le gustan, los libros que lee, sus hobbies, sus films favoritos…

Es que los objetos tienen alma, y esa alma se la hemos otorgado nosotros. Cuando hacemos nuestro un objeto, lo dotamos de vida propia. Cada objeto que tenemos en casa encierra una historia, y si no lo creen, hagan la prueba.

 

"La importancia de las cosas" me ha parecido una novela agradable Martarivera4y aparentemente sencilla -incluso a alguno podría parecerle algo simple-, pero en realidad esa presunta simplicidad - que yo veo como nitidez, claridad, agilidad, frescura: saber contar las cosas, vaya - encierra una enorme complejidad.

Esas cosas las deben decir los lectores, y yo le agradezco que usted lo haga. Lo único que puedo decir es que fue divertidísimo escribir esta novela. Es, de todas las mías, con la que mejor lo he pasado.

 

Su estructura se fundamenta en un bonito juego de cuento dentro de un cuento en el que todo, absolutamente todo por muy gratuito que nos parezca en un principio, cualquier pequeño detalle, tiene una importancia vital en el desenlace de la historia.

Esa estructura de cajas chinas me interesa mucho como autora. Una historia sirve para apuntalar otra y hacerla crecer, igual que los personajes secundarios valen para sostener a los principales.

 

También percibo cómo una historia de amor cobra sentido gracias a la otra.

Sí. Porque en el aprendizaje tiene mucho que ver la experiencia ajena. Ser testigo de una oportunidad perdida es un impulso para lanzarse a la piscina.

 

Además todo este maldito embrollo sirve para que Menkell descubra realmente quién es él, porque antes andaba bastante perdido.

El problema es que Menkell se valora tan poco a sí mismo que ni siquiera se ha hecho preguntas sobre sí mismo. Lo cual es una pena, porque creo que es un gran tipo.

 

Pues esto es todo, Marta, si quisieras apuntar alguna cosa más

Sólo que todo el que quiera puede leer las primeras páginas de mi novela en mi web www.martariveradelacruz.com (pulsa aquí mismo para leerlas).

 

Martarivera -opiniones

 

ver + Marta Rivera de la Cruz

 

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentarios de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura