Anika entre libros

Entrevista a Jorge Gómez Soto por "La chica del andén de enfrente"

"«Escritor» es una palabra que me impone mucho respeto, y yo todavía estoy asumiendo que quizá empiezo a serlo."

Firman: Anika Lillo y Teresa / Fotos: autor / Agosto 2004

 

Santa paciencia tiene Jorge Gómez Soto. Hace ya tiempo que nos conocemos (a través de internet) y prácticamente desde entonces le comenté mi interés en entrevistarle dado que su libro, "La chica del andén de enfrente" tenía fans entre los lectores de la web. El libro es votado en el ranking de favoritos y tiene críticas muy positivas y entusiastas entre los quinceañeros. En definitiva, no pasa desapercibido. La cuestión es que no ha podido ser hasta ahora, en pleno agosto, que sale su entrevista aprovechando un pequeño descanso mío.

Curiosamente le conocí porque Jorge participa (con nick) en la web enviando fichas de libros y críticas. Lo he visto ser atento con los foreros que buscaban información acerca de él porque habían leído su libro y necesitaban hacer un trabajo que incluyera su biografía para la escuela, y eso da una muestra de su cercanía y accesibilidad, cosa que agradecemos todos.

A Jorge Gómez Soto lo de escribir le llega por las venas, pues su padre es Alfredo Gómez Cerdá. Jorge es, a su vez, gran lector de Gómez Cerdá. Y por su cuenta, sin hacer publicidad paternal, Jorge decidió escribir y buscarse la vida esperando recibir, siempre por méritos propios, alabanzas a su obra. Y desde luego lo ha conseguido.

Jorge tiene su propia web oficial (www.gomezsoto.com) donde podéis informaros, entre otras cosas, de sus tres obras publicadas: "Se vende", "La chica del andén de enfrente" y "Colgado del Aire".

Vamos a hablar con él, no os lo perdais.

 

 

ENTREVISTA

 

Licenciado en Económicas y ganándote la vida como Contable ¿cómo terminas siendo escritor?

No lo sé, en realidad tampoco sé por qué estudié Económicas. Hombre, tener un padre escritor, de forma consciente o inconsciente, te tiene que acabar influyendo. En mi caso, desde que tengo uso de razón, nunca me ha faltado una historia que llevarme a la boca. Al principio me las contaban, luego las leía yo, y aunque tengo muy mala memoria y casi no las recuerdo, estoy seguro de que el poso quedó. Y más adelante, en la adolescencia: deseo de expresarme y a la vez de entenderme, evasión... qué se yo.

 

¿Cuánta influencia hay de tu padre en tu obra?

Cuando dos personas nos ven juntos a mi padre y a mí, siempre dicen: «os parecéis un montón», a pesar de que si nos coges rasgo a rasgo, no nos parecemos en absoluto. Yo creo que con los libros puede pasar algo parecido: libro a libro, no me parezco en nada a mi padre, pero quizá el conjunto de mi obra la recorra un aire suyo. Al fin y al cabo, es el único escritor del que me he leído absolutamente todo.

 

Es curioso que ambos os dirijáis a un público joven…

Yo he escrito libros y cuentos para jóvenes y para adultos y de momento los que han cuajado han sido los de jóvenes. Me temo que es porque soy de esta generación que hasta los veintimuchos hemos pensado que seguíamos siendo adolescentes. Pero al margen de eso, creo que la juventud es una época muy sugerente. Yo asocio la edad adulta a caminos y la juventud a campos abiertos, cualquier dirección es posible.

 

Con sólo tres obras en el mercado ¿se puede decir que estás empezando?

Por supuesto que sí, aunque quizá te respondería lo mismo si llevase trescientas. Fíjate si estoy empezando que a veces, cuando me presentan como escritor, me da cierto reparo. Es que «escritor» es una palabra que me impone mucho respeto, y yo todavía estoy asumiendo que quizá empiezo a serlo.

 

Pero tu relación con la literatura no es tardía…

Como receptor de historias ya te dije que desde donde alcanza mi memoria; pero como creador, hasta los dieciséis o diecisiete años no nació la vocación. Escribí mi primer libro junto con un amigo en tardes perdidas. El libro hacía aguas por todos los lados, pero con él descubrí que somos capaces de dar vida, y no solo fisiológicamente.

 

Una vez te decidiste a empezar, rechazaste la posibilidad de ser apadrinado por tu padre. Imagino que el proceso fue largo pero el resultado satisfactorio…

Era absurdo decirle a mi padre que me presentase a la gente de las editoriales y endosarles de paso un libro. Lo primero, porque era un compromiso para él; y lo segundo, porque quería ponerme a prueba anónimamente. El proceso tampoco es que haya sido largo. Si empecé a publicar a los veinticinco, o por ahí, son unos ocho o nueve años, no lo considero tanto, hay que rodarse.

jorgegomesoto 

¿Te comparan con tu padre? Y en caso afirmativo ¿cómo te sienta?

Hasta ahora no me han comparado, pero me sentaría fenomenal, por supuesto.

 

Jorge, que puedas contar que te han traducido "Colgado del aire" al lituano tiene ser, como mínimo, curioso… ¿No se te abren los ojos como platos? (jejeje)

Curioso, exótico, peregrino... Además, me enteré antes por internet que por la editorial. Empezó a aparecer mi nombre en páginas con letras extrañas. Me hizo mucha gracia. No te niego que preferiría que hubiese sido, por ejemplo, al inglés o al francés, pero todo sea por la Unión Europea.

 

"La chica del andén de enfrente" va por la 7ª edición. Eso es un éxito ¿no?.

No va mal, la verdad, y me encanta que guste. Lo que pasa es que el éxito lo veo algo como exterior, ajeno a mí. Los momentos de mayor éxito, o satisfacción para un escritor, o, para no generalizar, para mí, son dos: cuando nace la idea y tu cabeza empieza a engranar la historia, y cuando termino de escribir y repasar y repasar y repasar el libro. Lo demás son regalos adicionales a los que, por supuesto, no hago ascos.

 

¿Qué se siente cuando se lee la crítica de una adolescente que dice "Una vez empiezas a leer la primera página... no puedes parar, es como las patatas "Lays"".

Se siente que en "Anika Entre Libros" dejan hacer publicidad gratis. No, en serio, qué te voy a decir, a todos nos gusta que se nos valore. Para entenderlo mejor, es como cuando te dicen lo rica que está la paella que has hecho y además les ves que la engullen con deleite. Orgullo.

 

¿Qué te está resultando más difícil… escribir una novela o editar tu propia web?

Eres maaaaala. Mi web es de andar por casa. Me parecía pretencioso hacer una web demasiado profesional. Pero como yo soy un viciado de internet, sí he querido tener algo colgado por ahí. Es un entretenimiento, me resulta mucho más difícil escribir una novela.

 

Me consta que tienes seguidores y que se ponen en contacto contigo ¿cómo reaccionan al ver que les contestas?

A algunos les contestas una vez y ya se dan por satisfechos. De otros, al final te sientes cerca porque se establece un diálogo. Lo que procuro es que vean que no soy un nombre en la portada de un libro, ni nadie especial por haber escrito un libro. Cuando empiezan a ver a la persona que hay detrás del escritor, con las mismas virtudes y defectos que cualquiera, la relación suele ser muy agradable.

 

Con tu permiso, te voy a poner a continuación algunas preguntas recibidas a la web. Las firma Teresa * (28 años, profesora del C. P. Stmo. Cristo de la Luz, Toledo)

Pregunta Teresa 

En la breve referencia al autor que tenemos en el libro "La chica del andén de enfrente" se dice que has obtenido diversos éxitos en importantes concursos literarios, ¿qué obras de tu repertorio recomiendas a los jóvenes para que crezca su gusto por la lectura?

Los de las editoriales, en las contraportada, no escatiman elogios. Les dices que te han dado el accésit en un concurso de cuentos y que has quedado finalista en un concurso de novela juvenil, como es mi caso, y ellos lo traducen a «ha obtenido diversos éxitos en importantes concursos literarios». Lo suyo es, al fin y al cabo, vender un producto. En cuanto a la pregunta, la respuesta es todos. ¿Cómo no voy a recomendar mis propios libros?

 

Aunque no he leído "Se vende", su crítica es muy positiva, se vuelve a tratar el tema de la juventud en la noche madrileña, ¿son Victor y Miguel dos personalidades parecidas que contrastan con Eduardo?

No, el Víctor de Se vende está mucho más centrado que los gemelos de La chica del andén de enfrente, que uno se pasa y otro no llega. Aunque también aparece la noche madrileña, se enfoca desde otro punto de vista y los dilemas a los que se enfrenta son totalmente distintos.

 

Si tuvieras que identificarte con alguno de los hermanos: Miguel o Eduardo, ¿con cuál de ellos lo harías?

Con los dos y con ninguno. No me gustaría ser exclusivamente como ninguno de ellos, pero sí una mezcla de los dos. De hecho, hay días que me noto más Miguel y otros que me noto más Eduardo.

 

Perteneces a mi generación, soy una chica de 28 años actualmente, no sé si compartirás conmigo que a nosotros no nos era tan fácil encontrar libros donde se trataran los temas de la juventud, ¿fue quizá éste el motivo que te llevó a escribir para los jóvenes y despertar la ilusión por la lectura?.

Es verdad que a mí en el colegio nunca me mandaron ninguno, ni vinieron autores a charlar con nosotros, pero yo tuve la suerte de conocerlos por otro lado, ya que mi padre sí que me los traía.

 

¿Piensas que además de disfrutar de la literatura juvenil se puede conseguir trabajar objetivos morales en los que los chicos puedan resolver algunos conflictos personales?

Uf, eso creo que sería cargar de mucha responsabilidad a un libro. Aunque claro que uno tiene sus ideales de cómo debería ser el mundo y lucha, a su minúscula manera, por cambiarlo. Más que aconsejar, me gusta mostrar ejemplos y que cada uno saque su conclusión.

 

¿Estás escribiendo actualmente alguna otra obra?

No suelo hablar de lo que estoy haciendo porque mi método para escribir es un poco caótico y a veces me encuentro con que una historia se encasquilla y no hay manera de hacerla salir. Pero con la que estoy ahora, también juvenil, ya no se me puede atragantar, pues sólo me quedan dos capítulos y sé casi perfectamente lo que va a pasar en ellos. Espero terminarla pronto, y que me la publiquen, claro.

 

* Teresa fue quien nos hizo llegar la ficha de "La chica del andén de enfrente" a Anika Entre Libros

 

Jorge, muchas gracias por tu tiempo, y esperemos que cuando saques otra obra podamos volver a hablar.

Los invitados primero, así que gracias, Teresa, conocía la página de Anika desde hacía tiempo y me hizo mucha ilusión encontrarme con la ficha de La chica... Y ahora, la anfitriona.

Pues eso, Anika, que tienes una web espectacular, seguiré mandando y leyendo fichas.

 

ver + Jorge Gómez Soto

 

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentarios de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura