Anika entre libros

Entrevista a Javier Sierra por "La ruta prohibida"

"La Historia no es tanto, desde mi punto de vista, fechas, batallas y hechos consumados como las motivaciones de esos hechos. Es decir a mí no me interesa saber qué sucedió en 1492, a mí lo que me interesa saber es por qué sucedió lo que sucedió en 1492"

Firma y fotos: Anika Lillo / Diciembre 2007

 

Tuve la suerte de entrevistar a Javier Sierra en persona, y además comer con él en una mesa que, probablemente, como dijo el autor a modo de broma, podría haber pertenecido a otro siglo en el que se hacía mucho espiritismo, porque la mesa bailaba sola. Con este sentido del humor compartí unas horas inolvidables con un gran amante de los misterios y una magnífica persona a la que le debo algo más que esta entrevista.

Javier Sierra tiene el récord de libros vendidos en el extranjero con "La cena secreta" (40 países, 40 idiomas), su rostro aparece en los periódicos más inauditos, Estados Unidos se rinde a sus pies, lleva con él una libreta con tapas de piel y páginas en blanco que va rellenando con datos, anotaciones, tickets, recortes de periódicos... y mientras revisaba sus últimos libros (porque Sierra escucha y lee a sus lectores), este verano apareció el segundo de su bibliografía que trata de dar respuesta a los enigmas que tanto él como otros autores han utilizado en sus libros -incluso da ideas nuevas- en "La Ruta Prohibida y otros enigmas de la Historia".

Es autor de los bestseller "La cena secreta", "Las Puertas Templarias", "La Dama Azul" o "El secreto egipcio de Napoleón" entre otros, y sin duda estos mismos libros tienen mucha importancia en "La Ruta Prohibida" porque Sierra nos cuenta en sus páginas -y más brevemente en esta entrevista- por qué se interesó por ellos, cómo llevó a cabo sus investigaciones, con quiénes habló para informarse, algunas anécdotas que no aparecen en su libro, e incluso aporta más documentación.

Sólo hay una cosa que aún no comprendo después de esta entrevista y es cómo hace para escribir libros, revisarlos, hacer sus propias páginas webs, los minisites de sus libros, los viajes de promoción, los viajes para sus investigaciones, ejercer su labor de consejero editorial de la revista Más Allá de la Ciencia, y encontrar además tiempo para su familia sin perder los nervios y transmitir tanta calma y positividad. Javier es un ejemplo a seguir y alguien de quien aprender. ¡Gracias, Javier!

 

 

ENTREVISTA

 

Tu libro comienza con el descubrimiento del Nuevo Mundo. Inocencio VIII predijo que Colón sería el descubridor de América y aunque la Historia ha demostrado que no fue así, esto se creyó durante años ¿Era Inocencio VIII un visionario, un iluso, o es que eso era su deseo…?

Fíjate, ninguna de las tres cosas. Yo creo que Inocencio VIII fue el Papa del descubrimiento de América, es decir, Inocencio VIII ya sabía que América existía, y eso lo demuestra la lápida sepulcral con su epitafio en el que le proclaman sus seguidores el Papa del descubrimiento del Nuevo Mundo; dice "suya es la gloria del descubrimiento del Nuevo Mundo". Y eso se viene a verificar por el mapa de Piri Reis, que es un mapa de 1513, hecho por un navegante turco donde aparecen zonas de América que no se habían descubierto todavía en 1513, como las Islas Malvinas o los Andes, o el curso del río Amazonas…

Todo eso no se había descubierto en esa época y Piri Reis dice en ese mapa que sus fuentes de información son mapas muy antiguos, pero también la información que le suministra un hombre de confianza de Colón, un navegante que asegura que Cristóbal Colón puso el pie en América por primera vez en 1485, no en 1492 si no siete años antes, que era época del reinado de Inocencio VIII. Luego Colón e Inocencio VIII, que parece que tenían muchas cosas en común y que se conocían, en realidad estaban en un proyecto común, que no llegó a materializarse porque el Papa muere. Entonces ese proyecto se transmite a su heredero que es el Papa valenciano Alejandro VI, el Papa Borgia, y éste en vez de dar la exclusiva del descubrimiento a los italianos, que hubiera sido lo que hubiera hecho Inocencio VIII, a los genoveses y a los venecianos, se la da a los Reyes Católicos, a los españoles. Y eso cambia la historia.

 

Claro, de hecho yo, de lo que me he dado cuenta a través de la lectura del libro es que existe un problema de fechas contínuo, es decir, aquí siempre fallan las fechas.

Sí, es el gran libro de los anacronismos (sonríe), porque de hecho muchas fechas en la Historia se terminan moviendo por intereses políticos, sociales, religiosos… La única institución responsable de esto es la Iglesia, pero por una razón muy sencilla, porque la Iglesia era la única que escribía en la antigua edad. Claro, el gran archivo de la humanidad es el Archivo Vaticano. Es probablemente el único archivo del planeta al que tú te puedes dirigir pidiendo un documento de mil años de antigüedad y te lo suministran sin ningún problema… una escritura, un acta de propiedad, un acta de coronación de un monarca… Todo eso está allí. Como ellos eran los únicos que escribían, los únicos que leían y los únicos que escribían Historia, se podían permitir esos lujos porque, digamos que el fin justificaba los medios.

 

A pesar de que sepamos que Colón no fue el primero en pisar esas tierras, mosquea mucho el hecho de que aparezcan mapas más que posiblemente falseados de otros países que parecen motivados por intereses políticos, y en cambio de los mapas de Colón y del náufrago que supuestamente informó a Colón no haya evidencia, que estén desaparecidos aún…

Sí, el de Alonso Sánchez de Huelva. No, esos no han aparecido. De hecho de Colón, que esto es una cosa muy curiosa, no conservamos por ejemplo el Diario de A Bordo de Colón, el original no lo conservamos; el famoso Diario de a bordo que han regalado hasta con los periódicos en este país en realidad era una copia del Diario de a bordo. El original no está.

El único documento original que poseemos de Colón como libro, es el menos conocido de sus escritos, que es el Libro de las Profecías de Cristóbal Colón. Es un texto que se encuentra en el archivo de la Catedral de Sevilla, del cabildo de la catedral, y en donde Cristóbal Colón dice que él se siente un elegido de la divina providencia para reconquistar Tierra Santa. Su gran obsesión con la apertura de la ruta americana no es otra que la de recabar la mayor cantidad de dinero posible con la que financiar una cruzada y reconquistar Jerusalén. Esto no nos lo cuentan en los libros de Historia.

Tampoco nos cuentan en los libros de Historia que esa obsesión de reconquistar Tierra Santa era el gran proyecto político de Inocencio VIII, luego ahí está el nexo común más fuerte que tenían estos dos personajes. Y que Cristóbal Colón, obligando a los Reyes Católicos a firmar el famoso documento de las Capitulaciones de Santa Fé, lo que se está asegurando es una fuente de financiación de una cruzada nueva, de la novena cruzada que nunca se llegó a hacer.

Claro, todo esto es muy fascinante porque te ayuda a entender mucho más los verdaderos motivos de la Historia. La Historia no es tanto, desde mi punto de vista, fechas, batallas y hechos consumados como las motivaciones de esos hechos. Es decir a mí no me interesa saber qué sucedió en 1492, a mí lo que me interesa saber es por qué sucedió lo que sucedió en 1492.

 

Su famosa libreta en blanco (fue un placer descubrirla y un honor que me dejara fotografiarla por dentro)

javiersierra-libreta 

 

Acabas de comentarlo y de hecho lo comentas mucho en el libro: "Esto no nos lo dan en clase de Historia"

Sí, sí, de hecho es un poco el leit motiv que a mí me lleva a escribir este libro. Este y otro más. Y es que yo he trabajado mucho con enigmas y lagunas históricas para construir también mis novelas. Digamos que esas zonas de penumbra del pasado son las que han inspirado mi línea literaria, y muchos lectores han terminado preguntándome en uno u otro momento qué hay de verdad y qué hay de ficción en esas novelas, sobre todo con "La cena secreta" terminaban preguntándome todo tipo de cosas… "oye, ¿pero es verdad que Leonardo era afecto a los cátaros?" por ejemplo.

Bueno, pues al final me he visto obligado a escribir un libro en el que explicara lo que hay de verdad y lo que hay de ficción en mis obras, pero no sólo eso, también lo que hay de verdad y de ficción en muchas otras novelas, pero tampoco solamente eso, también doy muchísimas pistas y soy consciente de que las estoy dando a muchos escritores para que escriban sus propias novelas en el futuro… (sonrisas)

 

Estamos hablando de "La Ruta Prohibida"

De "La Ruta Prohibida", claro (sonrisas), porque ahí hay material a espuertas para eso.

 

Ya me he dado cuenta. En Bolivia te encuentras con una estatuilla que te lleva hasta la cultura de Tiahuanaco pero su imagen te recuerda a los Templarios.

A los templarios o por lo menos a un monje europeo.

 

Pero es que hay muchas versiones, y de todas ¿con cuál te quedas tú? ¿cuál es la que te da a ti más confianza?

A mí la que me da más confianza es la de que hubo navegantes europeos de la Edad Media, siglos XIII, XIV sobre todo, que hicieron viajes ocasionales a América para explotar sus metales preciosos que importaron en secreto a Europa. Digo en secreto porque no les interesaba que otros fueran detrás de ellos y también explotaran esas mismas minas.

 

¿Hablamos de las minas de plata?

Sí. Quienes introdujeron más metales preciosos en Europa de origen desconocido fueron los templarios, especialmente en la época en la que capitalizan Francia con una plata que no ha salido de las minas romanas ya exhaustas europeas, si no que viene de algún otro lugar que todavía hoy es un enigma. Para mí ese otro lugar es América. Y encuentro evidencias de la presencia de hombres barbados, con largas espadas, con túnicas hasta los pies que hablan de un Dios único, que llevan cruces… todo eso lo encuentro en tradiciones precolombinas, anteriores al descubrimiento, en varios lugares de norte y de sudamérica. Y en Bolivia es espectacular. Y en Perú, porque allí, cuando llega Pizarro a las puertas de Cuzco en 1532 se encuentra con que los incas y los pueblos de alrededor los confunden con una divinidad.

 

Viracocha.

Efectivamente. Y Viracocha es descrito en todas esas tradiciones como un dios barbudo de piel blanca -los indios del altiplano son imberbes-, con un hábito hasta los pies, que Pizarro cree que es Santo Tomás… dice "no no, esto tiene que ser que, cuando Jesús dice aquello en la Biblia de id y predicad el evangelio por todo el mundo, Santo Tomás llegó hasta Bolivia" (sonríe). Claro, es un absurdo, entre otras cosas porque los historiadores saben que el mito de Viracocha no es un mito que haya que rastrear en América hasta el siglo primero, en absoluto, es un mito que surge en América en torno al s. XII.

 

Es que siempre estamos con el problema de las fechas… por ejemplo, ahora te iba a comentar sobre sor Mª Jesús de Ágreda, la dama azul: ella tenía muchos éxtasis y se bilocaba. Aparecía en distintas partes de América y cuando llegan los evangelizadores a América, se encuentran con que esta mujer ya estaba allí, o por lo menos se considera que es ella, y ya les había dicho "el hombre javiersierra-anika1blanco va a venir y os va a evangelizar".

Sí, el caso de Mª Jesús de Ágreda es extraordinario porque es uno de esos episodios de la historia reciente, porque estamos en el s. XVII, de la historia reciente española menos conocido pero más influyente incluso en la política de Felipe IV. A raíz de que los franciscanos que fueron a predicar a Nuevo México bauticen a miles de indios con mucha facilidad y les cuenten esa historia de La Dama Azul, y ellos identifiquen esa aparición de la Dama Azul que había anunciado a los indios la llegada de los hombres blancos, con María Jesús de Ágreda, estos franciscanos convencen al rey de que les de mucho más dinero para seguir predicando en América y se convierten en los señores del suroeste de los actuales Estados Unidos, los franciscanos.

Pero es que ese mismo rey, Felipe IV, empieza a cartearse con esa Dama Azul, con la monja, y la Dama Azul se convierte en la espía favorita del rey. Como es una mujer capaz de estar en dos lugares a la vez, es capaz también de predecirle o de decirle si hay una conspiración contra él en la Corte, si las tropas en Flandes están actuando o no como deben, etc. Se convierte en una espía de primera magnitud. Incluso -esto no lo cuento en el libro- se atribuye a Mª Jesús de Ágreda la caída en desgracia del Conde-duque de Olivares.

 

¡Ah, ¿sí?!

Sí, porque ella fue la que le puso al corriente al rey en su correspondencia de las infidelidades del conde-duque con respecto a Felipe IV. O sea, que es un personaje realmente importante, que demuestra una cosa que es un pilar maestro de "La Ruta Prohibida", y es que la Historia, sin tener en cuenta este factor ocultista, sobrenatural, las creencias en el más allá, etc, no se puede entender. Es decir, hay que tener en cuenta estos aspectos para comprender por qué actuaron como lo hicieron los hombres y mujeres que construyeron nuestro pasado.

 

De hecho muchísimos hombres y mujeres de nuestro pasado han estado creyendo en la Astrología, en la magia…

Y siguen estándolo, porque -esto no lo digo en el libro pero sería casi una "Ruta prohibida 2"- Ronald Reagan por ejemplo, por citar un presidente reciente de los EEUU establece la fecha y la hora de su ceremonia de investidura como presidente de los EEUU -hace su presidencia a las once y pico de la noche, una hora atípica en estas cosas- por consejo de su astróloga personal. O por ejemplo François Miterrand tenía una vidente particular, una astróloga particular que le asesoraba en todos los momentos más frágiles y más delicados de su gobierno.

 

Parece que esté unido el poder a la videncia.

El poder siempre está unido a la incertidumbre, y esa incertidumbre en determinados momentos es inaguantable, así que uno termina recurriendo a los medios que tiene a su alcance y esos medios terminan derivando necesariamente en muchas ocasiones en lo sobrenatural. Tampoco hay que incriminarles, probablemente si tú fueras presidenta de los EEUU terminarías en algún momento pidiendo consejo a algún astrólogo (risas)

  

Allá donde va, Javier Sierra es noticia. Diario Dan de Montenegro (Serbia)

javiersierra-montenegro 

 

Los científicos y médicos han dado con la clave de la "epilepsia extática" para dar al traste con las experiencias místicas de Santa Teresa de Jesús, y lo mismo o algo parecido podrían argumentar para desmontar la teoría de las bilocaciones de La Dama Azul, pero en realidad las levitaciones y la bilocación ¿siguen sin explicarse, no?

Sí, siguen sin explicarse muchas cosas, pero mira, yo te cuento: sí es verdad que la ciencia ha hecho verdaderos esfuerzos por explicar todos estos fenómenos, y han tratado de buscarles una base biológica. Me parece un esfuerzo loable e interesante. Yo he entrevistado a muchos de estos científicos que trabajan en esa dirección. Pero al final quedan cosas sin explicar, por ejemplo, se ha publicado en fechas recientes un estudio europeo sobre el tema del desdoblamiento astral, de los viajes fuera del cuerpo, donde dicen que las experiencias fuera del cuerpo donde una persona se ve desde arriba, tiene una explicación biológica, que es un problema de conexión eléctrica del cerebro. Bien, yo puedo llegar a aceptar eso pero cómo se acepta que ese doble astral, de repente sea capaz de ir a la habitación de al lado y describir lo que ocurre en la habitación de al lado, o irse a otro país o a otro lugar y describir exactamente lo que está ocurriendo ahí. Eso ya no tiene una explicación biológicamente sostenible, ahí hay algo más, algo que tiene una realidad paralela a la nuestra y que es tan real como la nuestra.

 

Estoy totalmente de acuerdo contigo y además pienso que se debe a que utilizamos una mínima parte del cerebro, o sea, tiene que estar ahí el secreto.

Totalmente. Lo que viene a demostrar todo esto es que somos mucho más que carne y hueso, es decir somos mucho más que materia, ahí hay algo, llámalo espíritu, llámalo alma, llámalo parte trascendente, llámalo como tú quieras… pero que también somos eso, y que desde luego hay otras realidades en torno a nosotros. La realidad, en realidad, valga la redundancia (risas), es lo que nosotros queremos que sea, es decir somos nosotros con nuestra percepción los que ponemos los límites de la realidad, pero en cuanto tú eres capaz de romper esos límites, ves cosas muy diferentes.

 

Volvamos a tierras americanas ¿Qué piensas sobre las teorías del origen de Colón y de su relación con los Templarios según Ruggero Marino?

Ruggero Marino se queda con la cuna tradicional de Colón que es la cuna genovesa, porque él dice que solamente esa cuna genovesa explica su buena relación con Inocencio VIII, que también era genovés. Él llega a sugerir incluso que eran padre e hijo, algo que es de momento indemostrable salvo que algún día se permita la exhumación de los restos de Inocencio VIII en el Vaticano para obtener muestras de ADN, cosa que dudo, y que se puedan poner en relación con el ADN muy mal conservado de Colón en la Catedral de Sevilla.

Hay otras muchas teorías a ese respecto, igualmente indemostrables: la teoría del Colón mallorquín, la teoría del Colón catalán que es incluso extrema porque llegan a decir incluso "historiadores" que en vez de zarpar del puerto de Palos de la Frontera zarpó del puerto de Pals, en Gerona, que ya es el colmo (risas), o la teoría del Colón gallego. Todas esas teorías son absolutamente indemostrables a fecha de hoy.

Respecto a la relación con los templarios que sostiene Ruggero Marino yo creo que es una relación bastante razonable. En el arco entre 1480 y 1490 los templarios evidentemente ya no existían, hacía mucho que habían dejado de existir como organización visible, habían sido exterminados por Felipe IV el Hermoso en Francia a principios del s. XIV, pero sí es cierto que los templarios sobrevivientes, especialmente en Italia y en España, se refugian en otras Órdenes, y mucha de su información y de su tesoro documental pasa a esas otras órdenes con las que Colón tuvo relación. Luego yo creo que sí hay un vínculo, y no olvidemos el pequeño detalle, curiosísimo, de que la nao Santa María llevaba cosida en su vela una cruz paté, una cruz templaria, que no deja de ser un guiño curiosísimo, que parece mentira que nadie se pregunte por ello, es decir "por qué Colón manda bordar una cruz paté, la Cruz del Temple en la vela mayor de la Santa María".

 

La verdad es que hay muchos pequeños misterios.

Son detalles. Los grandes misterios son aquellos pequeños misterios que han estado durante generaciones delante de nuestros ojos, nos hemos acostumbrado tanto a verlos, que no nos preguntamos ya por su origen. Y la clave de este libro es precisamente esa. "La Ruta Prohibida" no se hubiera podido escribir si yo antes no hubiera adoptado los ojos que tenía cuando era niño, o sea los ojos de ese niño que ante todo lo que ve pregunta por qué. Cuando uno recupera esa actitud y no tiene vergüenza de preguntar es cuando uno se encuentra con estos enigmas y estas historias

 

En Nuevo México está "la roca de las inscripciones" cuyas teorías es que los escritos pueden ser tanto semíticos como la lengua de los navajos. ¿No es más creíble que fuera la lengua de los oriundos de esa parte del país?

Sí, claro que sí, el problema es que utilizando los criterios semánticos de la lengua de los navajos no se obtiene una traducción comprensible o razonable y aplicando la otra transcripción semítica sí que se entiende. Esa es la diferencia. Algunos piensan incluso que la lengua de los navajos tiene algo en común con el hebreo, es un poco el misterio del vasco, que sabes que nadie sabe exactamente cuál es el origen, pues con la lengua navajo pasa un poco eso y algunos piensan que tiene alguna relación con el hebreo.

 

..."La Ruta Prohibida" no se hubiera podido escribir si yo antes no hubiera adoptado los ojos que tenía cuando era niño, o sea los ojos de ese niño que ante todo lo que ve pregunta por qué...

 

En base a esto y al resto del libro (y de todos los libros de investigación que acaban derivando en búsquedas del misterio) ¿no es posible que se vean acertijos donde no los hay? Es decir, hay tantas ganas de buscar que llega un momento en que ves algo que no es un acertijo pero tú lo entiendes como tal…

Es buena pregunta. En mi caso, lo que yo publico son los acertijos que he encontrado. Hay cosas que he ido a ver como si fueran acertijos y que no lo son, y de hecho fíjate, en "La Ruta Prohibida" he hecho algo que no había hecho en mis otros libros, y es que también desmitifico algunos misterios. Por ejemplo cuando hablo de las apariciones de la Virgen de Guadalupe que en realidad es una mitificación que se hizo posterior con propósitos de propaganda católica. No siempre que voy detrás de una historia termina siendo un enigma, si no que muchas veces se descubre. No pasa nada. Si hay más misterios que personas (risas)

 

Por cierto ¿crees en la casualidad?

No. No creo lo que pasa es que decir que no creo en la casualidad significa entrar en un terreno dialéctico muy complejo, porque entras a hablar del destino, de la predestinación… Es entrar en ese terreno. No creo en la casualidad pero tampoco creo en la predestinación.

 

Es que hay una cosa muy curiosa y es cuando un anciano te dice "mira por ese agujero que ahí está la verdadera cabeza de San Juan Bautista", y cuando te giras ese anciano ya no está. Conozco casos y a mí me ha pasado algo parecido también, por eso te preguntaba lo de la casualidad…

Sí, pero eso muy común, cuando estás investigando estas cosas es como si atrajeras ese tipo de situaciones o fenómenos. A mí me ha pasado por ejemplo con la Dama Azul. "La Dama Azul" es un libro increíblemente rodeado de casualidades de este estilo, desde mi encuentro con el javiersierra-anikapueblo de Ágreda, que lo cuento en la novela, por casualidad, o sea casualidad entre comillas…

Todo empieza en el año 91 cuando yo estoy escribiendo para la revista Año Cero; me habían encargado un reportaje sobre teleportaciones. Me documento lo mejor que puedo, entrevisto a testigos que habían tenido este tipo de experiencias y se publica ese artículo en el nº 7 de ese año, y al final del artículo quería darle un toque "sesudo", y cito un caso histórico de una persona que estando en España de repente aparece en América, que es lo que yo creía que le había pasado a María Jesús de Ágreda. Entonces cito el caso de Mª Jesús de Ágreda sacado de una revista mexicana, no tenía más información que el nombre y lo que le había pasado.

Al mes exacto de publicarse ese artículo yo estaba buscando copias de la Sábana Santa por la provincia de La Rioja y de repente me pilla una nevada de impresión en la Sierra de Cameros, voy sin cadenas en el coche, y termino saliendo de aquella serranía como puedo y desemboco en un pueblo que se llama Ágreda. De repente digo "¡Uy, igual esta monja es de aquí!". Entro en el pueblo, trato de encontrar al cura, no encuentro al cura ni a nadie, era domingo por la mañana y hacía un frío que pelaba, y me digo, bueno, antes de que siga nevando, cojo caminito a Madrid que aquí hay una carretera que está bien… Me pierdo dentro del pueblo, salgo por una carretera que no es, que va a dar a un convento. Bajo del coche, llamo al convento, "mire, que soy periodista, de Madrid ¿ustedes no habrán oído hablar alguna vez de Mª Jesús de Ágreda?" y me dicen "¿Cómo que no?" (Javier Sierra pone aquí un tono femenino y divertido y yo no puedo evitar reirme) "Si ella fue la que fundó este convento". Dice "Y además, si Usted quiere verla, puede pasar a saludarla a la Iglesia". Digo, "un momento, pero esta mujer ¿no muere en el s. XVII?", "No, no, pase, pase". Entro en la Iglesia y me encuentro el cuerpo incorrupto de la monja en una urna de cristal. ¡Me faltó tiempo para enamorarme del caso!.

Al mes de eso, es decir dos meses después de la publicación de mi artículo, yo me voy de Año Cero y me voy a trabajar a Más Allá, y en Más Allá la primera cosa que me pide el director es que me vaya a hacer unos reportajes a Nuevo México, que era el lugar donde se aparecía esta monja. No relacionado con la monja, relacionado con otras cosas, y el sitio al que me manda estaba a diez kilómetros escasos del lugar adonde se había aparecido esta dama azul en el s. XVII. Así que pude continuar la investigación, y así hasta que hice la novela. Y aun después de la publicación de la novela siguen pasando cosas.

 

Pues sí que parece que, bueno, no será casualidad, pero sí que parece que haya algo ¿no?

Sí, parece que haya algo. Yo quiero creer que hay algo o hay alguien pero lo que quiero es averiguar qué es.

 

Hablas también de la Ilíada de Homero. Recientemente vi un documental donde mostraban el lugar exacto donde estaban unas ciudades montadas sobre otras, y era allí donde se reconocía la existencia, que no evidencias de una guerra. Y aquí entramos en el tema de la astrología… algo que se va repitiendo a lo largo del libro con otros personajes y misterios, como Las Meninas de Velázquez, las vías estelares del Camino de Santiago… Es como una obsesión por esconder estrellas en Tierra ¿para qué? ¿por qué?

Creo que esa obsesión nació en Egipto. Hace más de cinco mil años, los antiguos habitantes del Nilo creían que su tierra era un reflejo tosco del mundo de los dioses, y decidieron mejorarlo levantando gigantescas construcciones que imitaran las luminarias más importantes del firmamento. Esas eran las estrellas del llamado "cinturón de Orión"; ellos las conocían como El Duat, una especie de "puerta cósmica" por la que creían que el alma de los faraones accedía al Amenti, al reino del más allá. Por eso construyeron las tres pirámides de Giza en una disposición tan peculiar: para imitar esa "puerta cósmica" en la tierra y poder javiersierra-anika2preparar a su rey para su viaje eterno.

De algún modo, esa idea saltó a la magia árabe, a los hermetistas cristianos e incluso a algunos arquitectos de la Ilustración. Todos trataron de imitar constelaciones o marcar ortos y ocasos de estrellas importantes como Sirio, para "armonizarse" con el Universo y recibir sus supuestos favores. Su energía. La idea, a qué negarlo, es muy sugerente. Tanto que desde la publicación de mi obra "Las Puertas Templarias" (2000) no dejo de ver novelas asentadas en ideas similares: "Grimpow" de Rafael Ábalos, "Inquisitio" de Alfred Bosch o "La clave Gaudí" de Esteban Martín y Andreu Carranza, entre otros…

 

En varios apartados del libro se menciona la búsqueda del Santo Grial (templarios, cátaros, nazis…). El Santo Grial se ha representado o descrito de distintas formas ¿Cómo se sabe entonces qué buscar si puede ser cualquier cosa?

Partamos de una gran verdad: hasta el siglo XII a nadie le interesó ni un pimiento el Santo Grial. Fue en plena efervescencia del fenómeno de las reliquias, cuando éstas se enarbolaron para atraer mareas de fieles a ciertos santuarios, cuando a la Cristiandad le preocupó el paradero del Grial, de la Lanza de Longinos, y después de la Sábana Santa o las Verónicas. Pero de pocas de esas reliquias se puede establecer su valor arqueológico real -es decir, su pertenencia al siglo I-.

Desde mi punto de vista, el Grial debe entenderse como algo simbólico. Su "rescate" en la Edad Media se produjo al tiempo que surgieron los trovadores, el fenómeno cátaro, el tarot, las catedrales góticas o el gusto por la alquimia. Todos ellos fueron fenómenos simbólicos, que persiguieron rescatar una Tradición ancestral, incluso precristiana. Por eso coincido en buena medida con el análisis de Graham Hancock en su obra "La búsqueda del Santo Grial", cuando afirma que esa reliquia es una versión actualizada del Arca de la Alianza, y su idea fue importada de Oriente por el Temple.

 

Aunque este tema se lea más en libros, no es una cuestión escolar, pero sí hubiera debido serlo, creo yo, y más en Valencia: la verdad sobre Vicente Blasco Ibáñez. Masón, marginación por parte de sus compañeros…

Me interesé por Vicente Blasco Ibáñez cuando "La cena secreta" se tradujo al inglés y se publicó con enorme éxito en Estados Unidos. Allí descubrí que otra obra española había abierto brecha en ese mercado casi un siglo antes: "Los cuatro jinetes del Apocalipsis" de don Vicente, pero me sorprendió que en España no supiéramos apenas nada de ese triunfo y siguiéramos considerándolo un mero "escritor costumbrista", autor de "Cañas y barro". Qué error. Esa imagen fue acuñada por sus envidiosos enemigos.

Don Vicente debería ser considerado parte de la Generación del 98, pero en cambio se lo marginó por culpa de su éxito, porque vendía libros, porque lo que escribía interesaba. Fue masón. De una formación y una vehemencia impresionantes, y un apasionado de lo oculto, del misterio. Como yo, se interesó por los enigmas de Colón, por los templarios… Y eso también lo excluyó. Por eso decidí incluir sus aventuras en "La Ruta Prohibida". Es mi particular manera de hacerle justicia.

  

Tiahuanacu, también utilizado por Matilde Asensi en su novela "El origen perdido", aparece como hemos dicho en tu libro. En el caso de Matilde ella sitúa la Lengua Universal en zonas sudamericanas, y según Giovanni Semerano las lenguas derivadas en todo el planeta vienen de Sumeria -hoy Irak-. ¿Con qué te quedas?

Conocí a Matilde Asensi en la primera edición del Premio Torrevieja, antes de que publicara "El origen perdido". Acababa de leer "En busca de la Edad de Oro", en la que hablo de la misteriosa lengua aymara y su extraña estructura binaria, y vino a comentarme el tema entusiasmada. Luego vi cómo encajó esa cuestión en su novela y el maravillado fui yo. Tras esa etapa, seguí tras este asunto de la lengua primordial, y llegué a Irak. Pero tengo la impresión de que se trata sólo de una parada más en mi búsqueda. Sí creo que existió una "lengua cero" o "lengua madre", pero su origen es muy, muy remoto. Seguiré buscándola.

 

Hablando de los misterios de estas tierras americanas… a veces parece que de verdad existen o existieron los extraterrestres, tú has escrito un libro sobre Roswell, y muchos investigadores debido a estos misterios proponen la existencia extraterrestre… Tú no lo haces y me pregunto por qué ¿te parece que hay falta de evidencia en este tema?

Soy muy cauto a la hora de hacer afirmaciones contundentes del estilo de "los extraterrestres nos visitaron en la antigüedad". Aunque estoy razonablemente convencido de que la vida (y, por descontando) la vida inteligente son fenómenos universales, muy distinto es atribuirles influencias concretas. Sí apoyo la teoría del premio Nobel Francis Crick -codescubridor del ADN-cuando afirma que la vida en la Tierra procede del espacio exterior, e incluso cuando otros sugieren que entidades foráneas participaron en la estimulación de la inteligencia en la especie humana. De hecho, esa idea no es mía: está en todos los mitos del pasado.

 

Otro misterio más es Jesús de Nazaret. Para empezar a mí no me cuadra que un hombre "santo" pidiera que se realizaran objetos de oro y piedras preciosas (al más puro estilo de la indignante riqueza vaticana) habiendo tanta hambre en el mundo, incluso en su época…

Jesús nunca pidió nada semejante. Otra cosa es que quienes se atribuyeran su representación en la Tierra usaran su posición de privilegio sobre las conciencias de millones de personas para hacer política o influir en la economía, en lugar de cultivar el espíritu. Pero el Tiempo les pasará cuentas.

 

javiersierra-anika3 

 

Luego está lo del hermano gemelo. De todos sus misterios, personalmene éste es el que más me atrae. ¿Crees que algún día se sabrá de verdad si lo tuvo encontrando restos de Jesús para analizarlos o moriremos sin saberlo jamás?

Poco importa que Jesús tuviera o no un hermano gemelo; lo que cuenta es que muchos cristianos de los primeros tiempos lo creyeron, y que esa certeza llegó incluso al Renacimiento. En "La Ruta Prohibida" reproduzco un cuadro de De'Predis que se titula "Los tres niños santos". Uno es San Juan Bautista, otro Jesús y el tercero, el gemelo de éste. ¡Y la obra pasó por ortodoxa!

 

Vamos a pegar un salgo a Egipto y a sus pirámides. ¿Por qué es tan importante datar las fechas de las pirámides?

Porque nos ayudaría a datar la civilización egipcia en sí. Algunos documentos del Antiguo Egipto -como la Estela del inventario-afirman que Keops presumió de las tres pirámides y la Esfinge ante unos mandatarios extranjeros que le visitaron. Pero según los egiptólogos, la Esfinge fue esculpida por Kefrén, hijo de Keops, y dos de las tres pirámides se levantaron mucho más tarde. ¿A quién creer? ¿A los egipcios o a los egiptólogos? Yo lo tengo claro…

 

Robespierre, Napoleón, Luis XVIII, Carlos X… ¿por qué pensaban que su verdadera religión era la egipcia?

Pretendían regresar a los orígenes. Estaban convencidos de que hubo un tiempo más glorioso que el suyo en el remoto pasado de la civilización, y ese tiempo lo situaban alrededor de Egipto. Es el mito, eterno, de la Edad de Oro. Por eso se esforzaron tanto por imitar a los faraones…

  

Cada vez parece más claro que el catolicismo está basado en fiestas y creencias paganas. Mariano Fernández Urresti coincide contigo en su libro "La cara oculta de Jesús" en algunas coincidencias como las que nombras (Al Dios Osiris lo matan un viernes y resucita el tercer día, por ejemplo), e incluso está lo del texto de Mateo copiado y con mínimas variaciones que reproducen el nacimiento del hijo de Osiris), Miguel Angel de Rus relata en uno de sus cuentos todas las fechas utilizadas por la Iglesia para tapar fiestas paganas con sus propias fiestas... ¿Qué credibilidad le puede quedar al catolicismo con estos datos?

La que siempre tuvo. Todas las religiones, sin excepción, beben de sus predecesoras. El cristianismo le debe mucho a Egipto, pero también al culto de Mitra, que incluso celebró una "Última Cena" en la que comulgó con pan y vino. En Roma varias iglesias muy antiguas, como la de San Clemente, se levantan sobre antiguos mitreos que pueden visitarse bajo sus cimientos. A ese respecto se han publicado libros excelentes como "Los misterios de Jesús" de Freke y Gandy, o "Jesús: 3.000 años antes de Cristo" de Carcenac.

 

Siguiendo con el catolicismo y ahora respecto a la Virgen de Fátima, las apariciones, milagros, etc… terminas diciendo que sor Lucía (una de las niñas que viera a la Virgen) siempre estuvo bajo vigilancia de la Iglesia y que ahora entendías por qué fue así. Tus palabras fueron "siempre tuvo mucho, muchísimo que callar". ¿Qué es lo que no dijo? ¿Que todo era una farsa?

No exactamente. Lo que creo que quisieron ocultar es lo que en 1980 descubrió la historiadora portuguesa Fina d'Armada en los archivos del padre José Nunes Formigâo, que fue el primero en interrogar a los niños videntes de Fátima. Ellos nunca describieron a la Virgen en el sentido clásico del término. Hablaron de una "senhora" de pequeña estatura, sin pelo en la cabeza y una esfera de luz en el regazo, idéntica a algunas modernas apariciones de humanoides de la casuística ovni. Detrás del caso Fátima hay algo que tal vez no sea de este mundo…

  

No sé si lo habrás visto pero en un episodio de "House" una niña, aún pequeña, queda embarazada sin haber tenido relaciones sexuales. Ella, por la fé católica, cree que es una Virgen, pero los médicos demuestran que se trata de una bacteria, que con los adelantos médicos y las investigaciones han descubierto que esto puede ocurrir e incluso tiene nombre propio. ¿No podría la Virgen María haber pasado por el mismo proceso?

Tal vez.

 

Te ha faltado decir "habrá que investigarlo" (risas)... Pasamos de "milagros" a profecías… San Malaquías y Nostradamus profetizaron que el Papa 111 sería el último. Este número corresponde a Ratzinger ¿no? Si estas profecías se cumplen como las anteriores profecías referentes a Papas, ¿se espera el final del Vaticano y la fé cristiana? Porque la única forma en que yo podría creerme esto sería la intromisión de la fé musulmana donde se exige y no se tolera. No sé tú qué opinas…

Las profecías señalan un final de los tiempos, una mutación social tremenda. Incluso el Tercer Secreto de Fátima describe una Roma en ruinas y parte de la curia abatida a disparos. Tal vez todo deba entenderse en clave simbólica: la Iglesia está atravesando grandes atribulaciones y nadie sabe cuál será su futuro.

Algunos creen (creemos) que lo ideal sería volver al espíritu de la Iglesia primitiva; pequeñas comunidades de creyentes no sepultadas por la burocracia, las ansias de poder o el afán de control de las almas. Pero es sólo un deseo…

  

Ahora vamos a ti como protagonista… Dices que jamás pasaste más miedo en tu vida que cuando viste la llamada "misteriosa llum" (luz misteriosa) en Montserrat. ¿No sería sobrecogimiento? ¿cómo puede dar miedo una luz?

Lo que inspira terror es saber que no controlas en absoluto una situación. O lo que es peor, que hay algo en esa situación que podría controlarte a ti. Piensa que en 1987, cuando vi esa luz, no había teléfonos móviles. Ni cabinas telefónicas en esa zona de la montaña por las que pedir ayuda. Estaba aislado, a merced de algo que no entendía y que se me antojaba todopoderoso.

 

Me gustaría terminar con otro enigma y de hecho seguimos contigo como protagonista… ¿Cuál, qué o quién es esa fuerza oculta a la que recurres cuando lo necesitas y que jamás has confesado?

Esa Fuerza es exactamente eso: una especie de viento invisible que empuja tus pasos hacia lugares y personas que no esperabas, y que te abre puertas que ni siquiera sabías que existían. Y empuja con furia… Siempre que le des permiso para que lo haga.

 

Pues hasta aquí hemos llegado. Leer tu libro y -mentalmente- discutir contigo mientras lo leía, ha sido un placer, pero conocerte ha sido fantástico. Ahora yo también podré decir que eres un encanto y una persona maravillosa.

En el fondo, no hay nada que una más a dos espíritus que esa relación mágica, extraña pero maravillosa, que reúne a un lector y a un escritor. Gracias por favorecerla, Anika.

 

ver + Javier Sierra

 

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentarios de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura