Anika entre libros

Entrevista a Ismael Martínez Biurrun por Un minuto antes de la oscuridad

"El declive de las humanidades va en paralelo con el declive de la humanidad, en el sentido de que por este camino dejaremos de hacernos preguntas, dejaremos de pensar por nosotros mismos"

Anika Lillo, septiembre 2014 / Fotografía de Isabel González

 

Vivir en las afueras de Madrid, en una bonita urbanización, ya no es motivo de alegría. Si no estás en la ciudad corres peligro porque las bandas de hawaianos que se mueven en masa por ahí pueden volarte los sesos y secuestrar a tus hijos. Ya casi no quedan familias, pero Ciro se empeña en permanecer allí con su mujer y su hijo pequeño.

Al tiempo que decide despertar a su mimético (un clon) para que cuide de su familia mientras él va a la ciudad a dar clases a una universidad cada vez más vacía, se mete en un lío que tiene muy mala pinta: ha averiguado quién es el asesino que ha dejado ya dos cuerpos sin cabeza, y quiere acabar con él.

Así se las gasta la última novela de Ismael Martínez Biurrun, "Un minuto antes de la oscuridad", donde vivimos un apocalisis que ya ha comenzado, y nos encontramos unos personajes de lo más torturados.

Dice José Cascales, uno de los amigos lectores que han opinado en la reseña del libro "El resultado después de la lectura es superior a lo esperado. Uno de los libros en el que el valor recibido es superior al pagado." Suscribo sus palabras, a mí tambien me ha hecho sentir que ha valido la pena vivir esta historia.

Sus novelas son tan interesante que ya le hemos entrevistado anteriormente por "Rojo alma, negro sombra", "Mujer abrazada a un cuervo" y "El escondite de Grisha".

Hoy le preguntamos sobre "Un minuto antes de la oscuridad" (Fantascy, 2014)

 

 

ENTREVISTA

 

Has empezado tu novela cuando no se está iniciando un apocalipsis ni cuando ha terminado, si no justo en medio ¿por qué esta opción?

Me interesaba situarlo en un punto en el que las dos reacciones posibles al inminente colapso todavía tienen su sentido, tanto marcharse como quedarse, porque es ahí donde más quema el dilema: ¿huyo con los míos, o me implico en la solución? Estamos habituados a historias apocalípticas donde el destino general ya está sellado y lo único que cabe decidir es por dónde salimos corriendo para salvar el pellejo. Esas novelas son puro survival, como los videojuegos, y me interesan bastante poco.

 

Portada -biurrun2

 

Veo la tuya como una novela de infiernos personales, una novela de personajes ¿la ves tú igual o tienes otro concepto de ella?

Aciertas de pleno. En mi cabeza se gestó como una historia íntima dentro de un marco apocalíptico, la ruptura de una pareja en el contexto de un descalabro societal global. La historia se fue haciendo más compleja durante el proceso de escritura, pero creo que se nota, al leerla, cuál es el aspecto que más me preocupaba y el que marca el rumbo de los acontecimientos. Se trata siempre de Ciro y Sole.

 

En la novela aparece un grupo, una masa salvaje, a la que llaman los hawaianos. Cuéntales a los lectores qué o quiénes son y por qué tenerles miedo.

En el esquema que apunta la novela como futuro probable, la sociedad estará dividida entre los habitantes de las ciudades amuralladas y las hordas de salvajes que pululan por el exterior. Aquí presento el germen de ese futuro, en concreto una "tribu" de asalvajados que se denominan hawaianos por su indumentaria, pero de quienes se sabe realmente muy poco. Sólo una cosa: se dedican a llevarse a los niños de sus casas y asesinar a los padres.

 

A propósito de ellos, si viviéramos un futuro tan oscuro como ese, ¿crees que nacerían grupos como los hawaianos?

En un futuro de caos y sálvese quien pueda, podría ocurrir. Aunque en cierta forma están idealizados, es decir, representan cierta idea del "estado salvaje", más que una proyección realista de cómo se organizarían dichos grupos. Para empezar, la ocurrencia de que carezcan de líder la veo atractiva pero irreal.

 

¿Qué crees que les habría empujado a existir y, sobre todo, a llevarse a los niños?

En la novela no se ofrecen explicaciones de su origen, pero como digo representan cierto intento de regreso al estado natural, un reseteo de la humanidad, con toda la crueldad que eso implica. Se llevan a los niños porque es el mejor modo de asegurar su futuro, claro. Es una práctica habitual en ciertos escenarios de guerra "salvaje", por decirlo así. La forma más fácil de engrosar las filas del propio ejército.

 

Portada -biurrun -mia

 

Me ha resultado curioso que los clones que aparecen en este libro no se describan como seres exactos a sus cuerpos originales. No contaremos para qué se crearon y ni qué hacen pero ¿y esas pequeñas diferencias?

Hablamos de ciencia ficción y todo es posible, por supuesto, pero imaginé que un cuerpo que se ha hecho adulto dentro de un tanque de agua no podría ser idéntico a otro cuerpo que ha llevado una vida normal, día a día en el mundo exterior, por mucho que compartan los mismos genes. Además, me gustaba la idea de que Sole, o cualquiera que prestara la suficiente atención, pudiera distinguir a verdadero de la copia. Me interesaba plantear el triángulo en un terreno más simbólico que literal, en el sentido de que sería muy poco sugerente (y nada original) jugar simplemente a las confusiones. No quería hacer una versión apocalíptica de Mis dobles, mi mujer y yo.

 

Lo que sí me gustaría que me contaras de ellos es algo sobre sus actos. No están creados para pensar por sí mismos y reaccionar ante nada que no esté programado, pero algunos de los tuyos se desvían de su camino, aunque no como otros a los que estamos acostumbrados a ver en películas. 

Como su propio nombre sugiere, los miméticos están diseñados para identificarse con las personas con las que viven, o mejor dicho, para convertirse en la sombra de sus "amos". Conocen lo básico para cumplir su tarea de perros guardianes, pero tienen un cerebro y una sensibilidad perfectamente humanos, con lo que su aprendizaje a todos los niveles es rapidísimo. Y pronto se encuentran con contradicciones, por supuesto. La emoción no está prevista en su programación, y lo pone todo patas arriba. En algún momento se llega a decir que son seres más puros y más libres por el hecho de carecer de pasado, por mucho que dispongan de unas directrices determinadas de comportamiento. En fin, supongo que podría hablarse muchísimo sobre estos seres… Quizá podamos desarrollarlo en otra novela, je,je.

 

¿Qué mueve a Ciro, tu protagonista masculino, a permanecer fuera de Madrid aun sabiendo que ése es el lugar exacto donde más peligro corre su familia?

La casa en la que viven tiene una carga simbólica esencial para él. Renunciar a ella, y a la vida en la Avenida, significa en cierto modo renunciar a sus principios. Ciro, junto con otros vecinos del barrio, se empeñan en luchar para que las autoridades no se olviden de ellos; y como decía al principio, la novela arranca en un punto en el que todavía no es descabellado defender esos valores, por más que las cosas se precipiten a toda velocidad.

 

Su mujer, Sole, no se toma nada bien la decisión de su marido. Has creado a un personaje femenino muy torturado…

Sole es mi personaje favorito de la novela, quizá precisamente porque es el más torturado. Pero a pesar de sus defectos, ella tiene una claridad sobre la deriva de los acontecimientos que su marido no tiene. Otra cosa es la claridad sobre cuál es la decisión correcta. Al contrario que él, Sole no orienta su vida de acuerdo a unos Grandes Principios, sino dejándose llevar por su instinto.

 

En Madrid capital Ciro es profesor y ahí vemos la desolación del mundo académico: ¿con el fin del mundo conocido y la crisis agravada desaparece el interés por aprender?

El declive de las humanidades va en paralelo con el declive de la humanidad, en el sentido de que por este camino dejaremos de hacernos preguntas, dejaremos de pensar por nosotros mismos y nos limitaremos a actuar del modo conveniente al sistema de turno. Hoy no se valora el ejercicio intelectual que no tiene rédito inmediato, sólo se alienta "emprender" en su sentido económico. Todavía no sabemos cuáles serán las consecuencias de eso en las futuras generaciones.

 

Nos cuentas algo que en mayor o menor medida conocemos: la corrupción ¿es inevitable, endémica?

¡Espero que no!

 

Ismaelmbiurrun -grande2

 

Tu novela, y casi la realidad que vivimos parece hacernos creer que el ser humano está tristemente diseñado para que unos esclavicen y otros sean esclavos…

Mientras vivamos en sociedad siempre tiene que haber una minoría que gobierne a la mayoría. Eso es inevitable. El problema viene cuando esa minoría deja de preocuparse por el bien común o se queda sin ideas, entonces llega la desintegración social y surgen los estados totalitarios. No sé si es un problema de la naturaleza humana o una deriva inevitable de la civilización, la verdad. El caso es que sucede.

 

Ciro se relaciona con una joven en la capital, una estudiante ¿Cuándo deja de verla como tal para convertirla en algo más importante? ¿Qué calle cruza para romper los límites?

La estudiante es la única que cree en la cruzada personal de Ciro, por eso su vínculo se estrecha rápidamente. Por otra parte está el puro deseo, que no entiende de límites.

 

Personalmente, y dada la crisis económica y la falta de valores (en este caso mundial) ¿ves el futuro tan oscuro o eres optimista?

Soy moderadamente optimista, a pesar de que cada día es más difícil encontrar motivos.

 

Entonces eres de los que ve el vaso…

Medio lleno. Pero si te fijas bien, el agua está un poco turbia…

 

Pues ha sido un placer leer tu novela, Ismael, y ya me tienes esperando a la próxima. Gracias y un abrazo.

Ha sido un placer, muchas gracias a ti por leer el libro con tanto interés y por tus preguntas. Un abrazo y hasta pronto.

 

+ Ismael Martínez Biurrun

 

 

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentarios de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura