Anika entre libros

Entrevista a Emilio Bueso por Transcrepuscular

"Yo no hablo de mitologías ni de folclores, yo voy a la geobiofísica especulativa y demás. No todo está inventado en materia de worldbuilding, ni todo lo que se ha inventado se ha trabajado bien"

Anika Lillo, julio 2017 / Fotos: Sergi G. Oset y León Cuervo / FX: Anika

 

Una de las mejores cosas que tiene Emilio Bueso es su versatilidad y que se atreve con todo lo que se propone cambiando de registro. Lo único que no cambia es su estilo y su -como él dice- mala leche con algunas escenas. Con "Transcrepuscular" nos lleva, mediante el género fantástico, a un mundo de aventuras donde los humanos utilizan bichos como transporte personal (avispas, libélulas, hormigas, etc.). El frío es tremendamente hostil, los personajes son muy particulares (desde una joven que quiere ser habitada por moluscos hasta un guante de trapo que habla), y los caracoles están siempre presentes. Bueso nos narra una aventura épica, una odisea fantástica, donde un grupo de personas viajan en grupo para recuperar un objeto robado que parece venir de un lugar aparentemente relacionado con los orígenes del ser humano.

La editorial Gigamesh ha publicado tres ediciones diferentes de la novela (Gold, Silver y e-book) cuya idea es que el libro físico se convierta con el paso del tiempo en libro de coleccionista. Yo añadiría que de culto también. De ediciones limitadas, el Gold contiene la firma del autor. "Transcrepuscular" es la primera parte de una trilogía que ningún amante del fantástico y la sci-fi puede dejar pasar. Con esta novela Gigamesh estrena su colección Novum, dedicada a los autores de género en castellano. Felicidades por ello.

Bueso -transcrepuscular -slider

Gigamesh ofrece esta edición limitada con las siguientes características:

* Formato: cartoné, 280 páginas, papel Munken Pure 90 g ahuesado

* 800 ejemplares sin numerar en cartoné a 32,00 euros (edición silver)

* 200 ejemplares firmados y numerados a 42,00 euros (edición gold)

Tres variantes de portada (en ambas ediciones): libélula, avispa y escarabajo

* Edición limitada de coleccionista: no se reeditará. La editorial no garantiza cuántos ejemplares podrán llegar a cada punto de venta ni a las presentaciones y las sesiones de firmas programadas, aunque se procurará que allí no falten.

 

ENTREVISTA

 

Ante todo preguntas muy generales pero que tienen que ver con el libro… La novela está etiquetada como "biopunk" ¿Qué leches es eso?

Pues si el cyberpunk es para las obras en las que el ciberespacio es el motor principal y el steampunk se emplea para hacer referencia a las ucronías en las que es el vapor la tecnología dominante, el biopunk ya te puedes imaginar cómo va. En rigor, tiende a abordar distopías en las que la biotecnología se lo come todo, pero el enfoque con el que me quedo yo lo ha popularizado recientemente gente como Bacigalupi, a base de contar historias sobre civilizaciones desindustrializadas, que han vuelto a basar sus rendimientos en la tracción animal. Yo también le he dado un giro especialmente orgánico al concepto, para hablar de un mundo donde las posibilidades de las especies animales superan las de los hombres y la integración simbiótica con Bueso -trans 1-tuneadoel medio es la clave para la supremacía de los individuos y las colonias...

A menudo, la ciencia ficción se desarrolla gracias a los avances de la física, pero eso está muy visto, a mí ahora mismo me interesan más los posibles de la biología.

 

Nombres como Miyamoto o Mao Tse Tung, templos, mención al bushido o a la escritura Hànzi… ¿Estamos ante personajes orientales de un mundo extraño pero con paralelismos al nuestro?

Estamos en una colonia minera sinojaponesa, tal como se deja caer cuando los personajes toman contacto con los primeros colonos. Y, habida cuenta de que lo único realmente japochino que existe a día de hoy son las guerras que han mantenido nipones y mandarines durante toda su historia, está claro que se trata de un futuro remoto.

 

Y en tercer lugar ¿por qué caracoles en particular?

Los gasterópodos viven en el desierto y en las fosas marinas, llevan ahí desde mucho antes que los peces y los reptiles, a menudo siendo un componente clave de la cadena trófica, conectando fauna con flora y sustrato mejor que ningún otro animal, por eso constituyen los fósiles más habituales de muchas eras geológicas. Algunos cazan, otros son plaga, los hay hermafroditas, ovíparos y casi vivíparos, nocturnos y diurnos, microscópicos y del tamaño de tu cabeza, de mil fisionomías distintas, sus caparazones son adaptación pura y pura geometría… Todo un muestrario perfecto de los posibles del carbono y uno de los principales campos de pruebas de la naturaleza.

El caracol es la clave de muchas cosas, si lo piensas. Todos modos, lo mío va con los moluscos, en general y, de la inteligencia oblicua de los octópodos, por ejemplo, ya hablaremos en la siguiente entrega de la saga. En puridad, también he integrado a los insectos en la infestación. En fin, supongo que casi todos los invertebrados han ido ocupando sus posiciones en mi historia. De ahí las portadas.

 

Tu novela tiene muchos aspectos interesantes, uno de ellos es la simbiosis, la medio fusión entre molusco y humano. ¿Todo empezó por esa idea, la de la simbiosis, o fue otra cosa? 

La evolución de las especies a menudo se produce porque un individuo desarrolla una mutación y eso le confiere grandes ventajas, que traslada a sus descendientes mediante transferencia genética vertical. Otras veces, la transferencia es horizontal y lo que sucede es que los individuos comienzan a integrar código genético de las especies con las que entran en simbiosis, por eso hay unas babosas de mar que hacen la fotosíntesis (no es casualidad que sean babosas), entre otros casos igual o más bizarros...

Pero lo verdaderamente importante es que se trata de dos modelos de evolución diametralmente opuestos: por un lado el individualismo del que se desmarca y por el otro la cooperación de los que se integran en armonía con el medio. Yo detesto el darwinismo social y el neoliberalismo, así que me interesa mucho más lo segundo, que es lo que se conoce como la teoría simbiogenética y que tiene sus bases en algunos de los momentos clave de la evolución de las especies. Como por ejemplo en el paso de procariotas a eucariotas, que marcó el inicio de la vida tal como la conocemos y que no habría sido posible si la simbiosis no fuera un fenómeno decisivo para el desarrollo de las especies como la nuestra.

Bueso -trans 1-3Esto es, tú estás ahora mismo en simbiosis con varios kilos de bacterias, como las que pueblan tu flora intestinal, vaginal, estomacal… ¿Y si todo eso no fuera más que tu cantera, tu ejército de minions? ¿Cómo se traslada esa dinámica si ahora implantamos al hombre en un medio mucho más complejo y distante, cómo funcionarían esos resortes si nos pusiéramos a colonizar otros mundos? Ahí es donde yo vi tres novelas alucinantes y ahí me tiré de cabeza.

 

¿A ti te interesa el animismo o sólo como elemento para uso de la ficción?

Yo soy un ateo convencido, para mí todas las formas de misticismo, teísmo y demás creencias irracionales no son más que batallitas, a menudo más estúpidas y absurdas que las que me invento yo. Hay cultores de la ciencia-ficción que han fundado religiones, así que no estoy diciendo ninguna burrada.

Así el percal, el único interés que tengo hacia toda fe o filosofía lo que no esté basada en el racionalismo consiste en retratarla como lo que es: miedo, mentira, caos, ignorancia, diarrea mental... Me parece lamentable que haya tantos autores de literatura de terror que escriban desde el esoterismo y la magufería. Todo eso me parecen pamplinas, sacacuartos y engañabobos, la ciencia es la búsqueda de la verdad y la verdad es que los espíritus y los demonios no son más que las creaciones de los fulanos de mi pelaje. Doy fe. Que algunos se hayan creído las cosas que venían a inventarse es tan triste como cuando alguien se termina instalando en sus propias mentiras. Sé de lo que hablo, he tenido mis fases.

A día de hoy, si hago una de vampiros es para hablar de la luz como una forma de radiación, cuando hago una de fantasmas es para hablar de la venganza y si ahora va y os traigo una de espada y brujería pues es por aquello de que toda ciencia lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia. Por eso os traigo un sword and planet, todo gracias a la tercera ley de Clarke.

 

A medida que leemos "Transcrepuscular" observamos que los moluscos tienen la capacidad de utilizar a las personas sin su conocimiento. Hay una escena muy particular e íntima entre el viejo Astrólogo y la joven Regidora que da repelús. Yo casi me muero de asco pero no sé por qué te imagino a ti muerto de la risa ¿es así? ¿Te has reído mucho escribiendo está novela? 

Me he divertido con el trapo, que es el personaje más cachondo y chalado de toda mi obra. Los momentos de body horror de la novela los he escrito con toda la mala leche que suelo desplegar y también con alguna carcajada maléfica. Es porque soy un cabrón, qué le vamos a hacer.

 

Hablando de esto de la simbiosis… se sugiere en contraportada que esta simbiosis es un posible motor evolutivo, sin embargo la lectura que yo hago me va mostrando justo lo contrario…

El hombre ni es la especie más evolucionada de su medio natural ni tampoco la mejor, sólo es la plaga más lamentable. Supéralo.

 

Cuando hablas de hombres "habitados" me vienen a la memoria esas sectas o religiones capaces de fanatizarse hasta el punto de permitir cualquier cosa por el bien de… o la perfección. También veía lamas en templos… Es algo como muy simbólico pero ¿tiene sentido lo que he entendido?

Sí, el libro arremete contra distintas formas de fanatismo. No es que sea el mal de nuestra época, es que nuestra especie Bueso -trans -tuneadosiempre, siempre, ha estado padeciendo a sus exaltados y sus radicales; tampoco parece que eso vaya a cambiar con el paso de los siglos. En rigor, yo no creo que vayamos a durar ni uno más, pero cuando me pongo así de realista se me hace imposible escribir libros como este.

 

He observado que si queremos indagar o pararnos a pensar hay muchos temas que tocas, que hacen que la novela no se quede en una simple aventura, pero igual es cosa nuestra ¿Clases sociales, manipulación, fanatismo, experimentos, dominación mundial o viajes de mundos paralelos o no tan paralelos incluso? O sea, ¿están a propósito o flipamos más los lectores que el autor?

No hablo de mundos paralelos, es sólo una space opera de viaje, contacto, artefacto y descubrimiento. Por lo demás, sí, la novela deja muchos espacios para la reflexión, aunque eso no todos los lectores lo internalizan igual. Algunos piensan que este libro, que es pura aventura, resulta mucho menos sesudo y meditativo que los demás que tengo. Otros que no profundizo en exceso porque prefiero dejarle eso a cada cual… Yo lo que intento es llevaros a todos a una reflexión final muy sorprendente, pero que no llegará hasta el epílogo del libro tres.

 

"Central. Tango Nueve…", "Señor, el animal es hostil…", "Ya está, Señor, tal como dijo. El parásito se rinde"… todo esto suena muy a "Señor, sí, señor", como muy yanqui incluso, y los personajes no pertenecen al ambiente de los protagonistas.  ¿Esos somos nosotros "desde el otro lado" o jamás vamos a descubrir de quiénes se tratan? Es que, además, este planeta no rota, así que no es La Tierra en el año ochocientosmil…

No te puedo responder bien sin hacerte un spoiler. Todos modos, las respuestas a buena parte de eso ya las tienes en el capítulo final de "Transcrepuscular"… Las que te faltan vendrán a lo largo de "Antisolar", que es la próxima entrega del tríptico.

 

Porque los otros, los personajes principales, permiten que los caracoles les trepanen prácticamente y hagan con ellos lo que quieran… por dios, ¿de dónde ha salido esa idea? Es de pesadilla.

Hay muchos simbiontes que alcanzan cierto control sobre sus anfitriones. De hecho, parece ser que determinados problemas en nuestras floras bacterianas podrían afectar nuestra conducta y nuestro estado de ánimo. No estoy delirando, es lo que hay.

 

Entiendo que la palabra Transcrepuscular que da título al libro tiene sentido porque está en el lugar donde viven, pero ¿el sol tiene ojos bizcos? Jajaja. Venga, cuéntanos por qué se te ha ocurrido este subtítulo.

El transcrepuscular es el tren que anilla el cinturón de AË7 y el recorrido ecuatorial de un astro anclado a su estrella en acoplamiento de marea. La trilogía se llama "Los ojos bizcos del sol" porque hay tres ambientes en un mundo así: el hemisferio antisolar, el subsolar y el crepuscular; esto es, la cara oculta del planeta, la que está calcinada por un sol que apenas se mueve y la que va de la amanecida a la anochecida en apenas unos instantes. Cada uno de esos reinos plantea un escenario, unos biotopos, unas civilizaciones y unas aventuras completamente distintas.

Y la leyenda dice que quien recorra y explore los tres cielos, el rojo, el blanco y el negro, conocerá nueva vida y nueva realidad. Es una gesta épica, el viaje del héroe, con sus castillos, sus espadas y sus dragones… Pero sin dogmas ni tradiciones. Mi enfoque es muy distinto al habitual en estos géneros, yo no hablo de mitologías ni de folclores, yo voy a la geobiofísica especulativa y demás. No todo está inventado en materia de worldbuilding, ni todo lo que se ha inventado se ha trabajado bien.

Bueso Transcrepuscular2 

Última pregunta, relacionada pero al margen ¿cómo has conseguido que el editor de "Juego de Tronos" (si fuera un personaje Alejo Cuervo sería ya un personaje de culto) apueste por tu trilogía? Un jamón de jabugo no me parecería gran cosa.

Alejo Cuervo lleva queriendo ficharme desde 2012. Si al final lo ha conseguido es porque es el mejor en su campo y porque nos entendemos perfectamente, hasta cuando nos sentamos frente a nuestros respectivos teclados. Hemos desarrollado una especie de simbiosis que daría para novelar algo.

 

Finalizamos con ¿cuándo tendremos la segunda parte? Porque esto de esperar nos pone nerviositos… (Te confieso que he añadido ésta para que no haya 13 preguntas, no vayas a ser supersticioso, aunque lo dudo mucho)

"Antisolar" debería irse a la imprenta en tres o cuatro meses, dado que, a este ritmo, "Transcrepuscular" se habrá agotado antes.

 

Gracias por esta novela disparatada y adictiva, Emilio. Y por la entrevista, of course.

La semana que viene lanzamos el e-book a un precio muy competitivo y espero que con ello se suban al tren hasta los que ya no quieren o no pueden pagar para leer. Quiero pedirles que me den una oportunidad y que, tanto si les gusta mi trabajo como si no, lo digan en las redes, alto y claro.

 

Ahí queda eso.

 

+ Emilio Bueso

 

 

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentarios de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura