Anika entre libros

Entrevista a Cristina Morató por "Divina Lola"

"hablamos del siglo XIX, y entonces las mujeres eran consideradas mujeres de dudosa moralidad, cobraban unos salarios miserables y solían recurrir a protectores que pagaran sus facturas"

Makechu Antón, mayo 2017

 

La biografía de la auténtica vida de Lola Montes, la irlandesa que se hizo pasar por sevillana y llegó a la corte del rey Luis de Baviera.

Hoy mi encuentro es con Cristina Morató, autora de la biografía "Divina Lola", a quien ya conocía a través de sus obras, revelación para muchos de nosotros de otras realidades femeninas a través de la historia, y más en concreto de las mujeres viajeras. La escritora incursiona estas vidas con una mirada cosmopolita que rompe estereotipos, que visibiliza el papel de las mujeres en otras épocas.

Lola Montes nos llega de la mano de esta mujer despierta, vivaz, de conversación ágil que hoy aterriza en Barcelona, que como una más de sus protagonistas está en su periplo por varias ciudades, dando a conocer esta última obra que sin duda sorprenderá a sus lectores habituales.

 

 

ENTREVISTA

Con historias de este tipo a uno le surgen dudas acerca de cómo fue la vida de mujer tan peculiar en ese siglo, ¿cuál dirías tú que es el desencadenante de esta vida peculiar?

Este comportamiento de Lola, su carácter salvaje, en ocasiones violento, su rebeldía, ella lo justificaba con el comportamiento que su madre había tenido con ella, y sin desvelar demasiado es cierto que su madre se despreocupó de ella, y que su infancia fue solitaria, sin el cariño maternal y sufriendo además la pronta pérdida de su padre, que supuso entonces un estorbo para los intereses matrimoniales y la excitante vida social colonial que su madre se labraba en la India. Envía a la niña a un internado en Bath, en donde pasará once años.

El propio rey Luis le aconsejaba superar esa sensación de abandono perenne, animándola a seguir su propio camino.

 

Hay una imagen terrible, que es la de la madre que se llega a vestir de luto…

Cuando descubre que su hija es artista y baila en los escenarios londinenses, hablamos del siglo XIX, y entonces las mujeres eran consideradas mujeres de dudosa moralidad, cobraban unos salarios miserables y solían recurrir a protectores que pagaran sus facturas. La gota que colma el vaso es cuando estando en Calcuta, su madre, una mujer que vive de las apariencias y casada con una autoridad importante militar de la compañía británica, se entera de que ha debutado en escenarios londinenses como bailarina española, decide comentar que su hija ha muerto y se viste de luto, no reencontrándose con Lola hasta que ésta se encuentra a punto de morir, ya muy enferma.

 

En aquella época se conocía a la prostituta como una mujer que buscaba un hombre que la protegiera, y la misma Lola parece que lo hace durante casi toda su vida.  ¿Qué refleja esta búsqueda?

No es que lo busque toda su vida, sino que creo que ella es una superviviente, en el más amplio sentido de la palabra. Hay que entender que se casa con dieciséis años, sin tener ninguna experiencia con los hombres, con un hombre apuesto, pero al que no quiere, un matrimonio que es una huida en toda regla, y que pretende además fastidiar a su madre, ya que su marido había sido antes amante de ésta; es un matrimonio desgraciado desde el principio, con un hombre alcohólico que la pega, sufriendo maltrato psicológico y físico. Este matrimonio marcará todas las futuras relaciones con los hombres, ya que ha sido la manera de descubrir la cruda realidad de una relación.

Es capaz de divorciarse -una lacra social en una sociedad victoriana- con apenas veinte años, de este esposo maltratador. Es en esta etapa de soledad absoluta cuando recurre a protectores, para ganarse la vida y sobrevivir, algo de lo que prescindirá más adelante, pues en el fondo era una mujer muy independiente, muy rebelde, a la que no le gustaba depender de los hombres.

 

Y es curioso como la sociedad, dependiendo de que esté sola o al lado de un hombre, o de quién sea ese hombre, la encumbra o la humilla.

Claro. Es lo que le pasa durante el periodo europeo, que es cuando se convierte en una de las cortesanas más célebres de la época, codeándose con literatos como Balzac, Dumas, George Sand, una relación con Franz Liszt. Es una mujer de mundo.

La Lola Montes que más me atrae es la mujer sola que siempre es capaz de resurgir de las cenizas como un Ave Fénix tras quedarse sin dinero, sola y sin trabajo, pero se las ingenia para reinventarse y salir adelante.

 

Con esto que dices me recuerda un poco la imagen de Escarlata O'Hara en "Lo que el viento se llevó"…

¡Sí! Es que ella era así.

 

La referencia a personajes de renombre en todas las artes, en política, en la sociedad del momento, es impresionante.  Parece que sea una mujer que esté siempre en el sitio adecuado en el momento justo… ¿o no es una casualidad encontrar las ayudas que encontró?

Yo creo que no es casualidad porque tenía un gran olfato para saber en dónde estar y hacia dónde dirigir sus pasos para relacionarse con los personajes que a ella le interesaban. También es verdad que algunos de los hombres que se cruzaban en su camino son salvoconductos. Termina su breve y tormentosa relación con Franz Liszt, y él la ayuda a pesar de ello con unas cartas de recomendación, porque ha visto a la mujer emprendedora de gran voluntad. Estas cartas le permiten llegar a París y tener puertas abiertas a la bohemia intelectual, que la reciben y agasajan, y están encantados con ella.

 

Cristina -morato2

 

De hecho uno de esos personajes, George Sand, le confiesa cómo ha de vestirse de hombre para introducirse en esa sociedad.

Sí. Son muy parecidas las dos. Se queda enamorada de Lola, y la llega a llamar la "leona de París", y cuando le pregunta si el vestido de hombre es un disfraz, G.Sand le responde que no, que es una actitud (risas)…

 

Es genial esta frase…

…Sí, si hubieran podido estar más tiempo juntas y conocerse yo creo que son dos personajes que daban mucho juego, pero ella se movía más en el mundo masculino.

 

La frase que hemos comentado de George Sand me recuerda a la situación por la que han pasado y pasan muchas mujeres a lo largo de la historia, que se han debido parapetar detrás de nombres masculinos, como le pasó por ejemplo a J. K. Rowling.

Sí, su editorial apostó por un nombre masculino porque pensaba que de otro modo no vendería sus libros.

 

Era una adelantada a su época…

Sí. De todos modos, si hubiera sido una cortesana al uso, tipo Madame Pompadour yo no me hubiera metido en una investigación que me ha llevado dos años y medio, el esfuerzo y los viajes que supuso, porque a mí lo que me atraen son estas mujeres emprendedoras, que nadan a contracorriente y las grandes viajeras, que son el eje de todos mis libros. Verás que en las contraportadas del libro están marcados todos los países que visitó, y sin esto, Lola no habría sido más que una anécdota, bajo mi punto de vista.

Fue una mujer que junto a la reina Victoria ocupaba la atención de la gente.

 

Fue una cortesana, pero no una más, por eso se agradece este tipo de investigaciones que sacan a la luz vidas y personajes que no son lo que nos han vendido. No solo era la Marlene Dietrich de Ángel, sino lo que tú dices, una superviviente.

Tiene una parte muy oscura que no me gusta nada, la de mujer manipuladora, de hecho me da mucha pena de cómo trata al rey Luis, pero no puedo olvidar que cuando termina su relación con él decide probar fortuna sola, cuando ya apenas cuenta con recursos económicos, calderilla, como yo digo, y emprender rumbo a América y formar su propia compañía, y como era tan imaginativa, representando su propia vida sobre los escenarios, es maravilloso eso, que cuando ya crees que está muerta se reinventa..., y hablamos del siglo diecinueve, no de ahora.

 

Cristina, no leo sobre desfallecer o momentos especialmente tristes en este personaje, no transmites una debilidad en Lola que por otro lado no sería raro que se diera en medio de tantas dificultades y una vida azarosa como la suya.

Aunque fuera fácil hacerlo yo no juzgo a los personajes, ni siquiera a los que tienen una parte oscura tremenda, sino que dejo que el lector vaya enamorándose de Lola, y al final todos caemos cautivos de ella, a pesar de todo lo malo.

 

Es cierto que la terminas queriendo.

Sí, todos me han dicho eso mismo, ¡qué lección! de humildad y de sabiduría, ese final -que no desvelaremos-, inimaginable en una mujer con esa vida.

 

Cristinamorato3

 

Cuestiona también el papel de la maternidad, ya que hasta hace poco se obviaba o edulcoraba como algo que era deseado por el 100% de las mujeres, mientras que los hombres podían permitirse no desearlo sin ningún tipo de enjuiciamiento posterior. La madre, por ejemplo, que la rechaza desde el principio.

Pero la rechaza porque además de ser una carga para ella, Lola se le parece mucho, y crece siendo una mujer bella y ambiciosa, utilizando como ella sus encantos para seducir. La madre vive para ese escaparate social en la India, con el único interés de asistir a las fiestas, ver y ser vista, ser miembro de esta elitista sociedad colonial británica a la que consigue entrar tras su segundo matrimonio, y se olvida de su hija.

 

Abiertamente, no hace de ello un drama.

No, no. Era normal en esa época que mandaran a sus hijos a un internado, primero, por velar por su seguridad frente a enfermedades tropicales, y segundo porque su formación no era comparable a la que podía alcanzar en Inglaterra. Pero tenían contacto con ellos y les visitaban de vez en cuando, a diferencia de Lola, a la que su madre jamás visitó en once años, y cuando lo hizo fue empujada por el deseo de unir a su hija en matrimonio con un anciano que sería un buen partido para ella, cuando solo contaba dieciséis años, sin contar con sus sentimientos.

 

Otra tecla que se toca y hace reflexionar a los lectores es que todos sucumben a su encanto, y aunque no canta bien ni sabe bailar consigue entrar en todos los teatros e introducirse en todos los círculos, dirás que por su encanto, por lo que sea…

Se los camela a todos, sí…

 

El caso es que entra.  Pasa esto aún en la actualidad, que se entre en los sitios no por mérito propio ni por encanto, sino…

Ella era una encantadora de serpientes, se metía en el bolso a los periodistas de una manera sorprendente, incluso a los más duros y escépticos. Incluso los que escribían cosas durísimas sobre ella, cuando la conocían de repente cambiaban. Qué poder de seducción no tendría esta mujer, qué conversación tan ágil y tan aguda no tendría.

Creo que sí sería una bailarina mediocre pero lo que tenía era un magnetismo y encanto sin parangón.

 

Ella era consciente de esto, por cómo lo cuentas en el libro.

Claro que lo sabía. Lo gracioso es que engañe a todos, aún siendo irlandesa, al escribir sus memorias. En esta novela reivindico que es una biografía, la primera un poco seria que existe de este personaje, tanto por la seriedad de la investigación como por las fuentes a las que he consultado. Los diálogos son inventados, para hacerlo más ameno, pero como digo al final no me he inventado ni un nombre ni una situación; incluso adjunto cartas personales que son verídicas. 

Todos la critican, pero todos le encuentran algo.

 

Entonces, ¿es cierto aquello que dicen que todos tienen lo que se merecen?, porque ella no sabe cantar, no sabe bailar, pero está allí. ¿Tiene ella lo que se merece o el dicho no vale en este caso particular?

Creo que ella misma es conciente de que no es buena bailarina, pero incluso otras bailarinas destacan que es una buena actriz, y podría haber sido una actriz cómica increíble, según cómo la llegaron a llamar en América -la reina de la comedia-, y cuando comienza a dar conferencias arrolla, llegando a ganar más dinero que Charles Dickens.

Una de las conferencias que más éxito tuvo fue la denominada Heroínas de la historia, en donde se incluye detrás del nombre de Cleopatra. Maravilloso.

 

Cuéntame su historia con el rey Luis, que aparece como un antes y un después en su vida.

Es el encuentro que hace que hoy estemos tú y yo hablando de Lola Montes, que es por lo que ella pasó a la historia, por su relación con el rey Luis de Baviera, y por las consecuencias de una relación sentimental de dos años, que comenzó por puro azar, al enterarse del comienzo de la fiesta de la cerveza y las relaciones de personajes importantes a las que allí podría acceder, decidiendo así el destino de su viaje: Munich, en vez de ir a Viena. Allí pretende actuar en el teatro de la corte, pero el empresario no accede, aludiendo a que es el rey quien debe dar permiso para ello, ante lo que Lola no se amedrenta sino que consigue una audiencia privada con él, momento a partir del cual cambiará la vida de ambos.

Un rey poeta, enamorado de la belleza, que ha convertido Munich en un nuevo Atenas, se enamora a primera vista de ella por su belleza, y una vez ella le cuenta que es sevillana, él, enamorado de España, cae subyugado aún más por Lola.

En esta relación, Lola no se conforma con ser una querida más, sino que busca un papel importante dentro de la aristocracia bávara, consiguiendo incluso que la nombre condesa, lo que provoca el horror de los nobles, que creen que al rey se le ha ido la cabeza.

Lola fue una cabeza de turco frente a la revolución tras la cual el rey se vio obligado a abdicar, y ella a huir de Munich.

 

¿Tuvo realmente algún tipo de influencia sobre la política del rey?

El rey era un autócrata, pero yo creo que algunas de Lola sí que cuajaron, que las escuchaba. Otra cosa es que pusiera en práctica los cambios que ella quería. Yo creo que no tuvo tanta influencia, pero sí que la conspiración, el amiguismo, el decirle al rey quién era buen ministro y quién no, o acceder a los que tenían puestos importantes y ser amigos suyos, se interpretó como saber que Lola Montes se estaba inmiscuyendo demasiado en los asuntos de Estado, llegando a decir de ella que era la reina a la sombra de Baviera, creo que más que por su influencia política por la sentimental que ejercía sobre el rey. Les daba miedo que el enamoramiento del rey le llevara a dejarse influenciar por ella.

Divinalola -morato 

¿Lola tuvo descendencia?

No. Lola no tuvo hijos, auque tras su muerte hubo quien reclamó ser hijo suyo. Yo creo además que no los tuvo por enfermedad, porque contrajo la malaria en la India y siempre tenía brotes de fiebres palúdicas, con los pulmones enfermos, y habiendo estado con tantos hombres, incluso con uno al que realmente amó, creo que fue un problema de salud, porque a ella le gustaban los niños y creo que le hubiera gustado tenerlos, pero no pudo ser.

 

Siempre hay una historia detrás de cada historia. Es desde luego una historia sorprendente, de esas personas que viven cinco vidas en una.

 

Todas esas cosas que no sabemos.  Vete a saber si tuvo alguno que abortó, no lo sabremos.  ¿Pudo quedarse embarazada? Puede que sí. ¿Pudo tener un aborto? Podría ser.

 

Tu interés por Lola partió de tu interés por las mujeres viajeras. Tienes algún otro personaje en mente…

No, ahora me tengo que recuperar de esta mujer. Ha podido conmigo. No sé si es el mejor libro, pero ha sido para mí el más difícil, el que más trabajo me ha dado, sobre todo por lo que apuntabas antes, las fuentes. Yo no podía utilizar sus propias memorias, que son una sarta de mentiras e inventos producto de la vanidad de Lola, que no sirven como fuente. Gracias al acceso que he tenido a documentos inéditos de la correspondencia de los archivos que se conservan hoy en Baviera que hablan de su día a día, incluso de decoración, a los extensos documentos hallados en América, dado que allí fue una artista muy reconocida he tenido acceso a cientos de artículos que hablan de sus espectáculos, testimonios y críticas teatrales, me ha permitido desarrollar sus etapas.

 

Me quedo con ganas de ver la película.

Estaría bien ver la película, pero que fuera la real, como hemos dicho. Película hay, la maravillosa película de culto de Max Ophüls, pero está totalmente distorsionada la imagen de Lola Montes, y lo único real que cuenta es la historia con Franz Liszt.

 

Cuando la dejó encerrada (risas)

La dejó encerrada… pero ella no trabajó nunca en un circo, lo único que hizo, y de ahí la confusión, es que trabajó en un teatro representando su vida. Creo que había que poner a Lola en su lugar, y ella estaría muy contenta de que una mujer enamorada como yo por dar a conocer la vida de grandes viajeras y exploradoras olvidadas se haya ocupado de ella, y que se conozca su vida en España, su país de adopción.

 

Es que tiene mérito hacer creíble su origen como española. 

Y a cada persona le contaba una versión diferente. 

 

Gracias Cristina por acercarnos a Lola Montes y a tantas otras mujeres, que de no ser por profesionales como tú y tu labor investigadora permanecerían invisibilizadas para la historia. 

 

+ Cristina Morató

 

 

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentarios de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura