Anika entre libros

Cadete del espacio

Ficha realizada por: Patricia Rubiera
Cadete del espacio

Título: Cadete del espacio
Título Original: (Space Cadet, 1948)
Autor: Robert A. Heinlein
Editorial: La Factoría de Ideas


Copyright:

© Robert A. Heinlein, 1948
© La Factoría de Ideas, 2012

Traducción: Ester Mendía Picazo
Edición: 1ª Edición, Marzo 2012
ISBN: 9788498007459
Tapa: Blanda
Etiquetas: ciencia ficción, sci-fi, literatura estadounidense
Nº de páginas: 288

Argumento:

En el año 2075 el joven Matt Dodson sólo desea una cosa: convertirse en miembro de La Patrulla Interplanetaria, la guardia de élite del sistema solar. Para ello deberá superar un durísimo proceso de eliminación y un no menos duro adiestramiento que pondrán a prueba su determinación y voluntad para, finalmente, poder formar parte de tan prestigio cuerpo. Para lo que La Patrulla no ha preparado a Matt es para las costumbres y políticas de otros planetas, es el momento de demostrar que es un verdadero Cadete del espacio.

 

Opinión:


Mucho ha llovido desde que Hugo Gernsback acuñara el término Ciencia Ficción en aquella legendaria portada de la revista "Amazing Stories", desde entonces muchos autores han sido considerados fundamentales dentro del género. Si tuviéramos que decantarnos por alguno que fue totalmente determinante en la evolución y madurez de la temática sería sin lugar a dudas, y con permiso de Isaac Asimov, Robert A. Heinlein; con él la Sci-Fi logró una nueva dimensión, nunca mejor dicho.

"Cadete del espacio" es una de esas novelas escrita en plena Edad de Oro de la literatura sobre el espacio, con ciertos toques juveniles, pero que ya empezaba a apuntar maneras y se atrevía a criticar soterradamente ciertos aspectos de la sociedad de la época. En esta historia no encontraremos elementos pulp, de hecho en casi ninguna obra de Heinlein son relevantes, tampoco nos encontramos en una vertiente hard del subgénero llena de complicados datos técnicos. Tenemos ante nosotros una trama que se sustenta, por un lado, gracias a la ciencia, la Física y la Matemática como explicaciones plausibles de la conquista espacial fueron una constante en el autor aunque si bien aquí no son en exceso complejas, son exactas y suficientes para hacer cercano un universo ideado en los años 50 del siglo pasado y, por otro, a un ambiente militar que el autor conocía por su propia experiencia como miembro del ejército. Esta militarización de la novela no es tan profunda como la que encontramos en "Starship Troopers", pero ya sienta las bases de la literatura de Heinlein en la necesidad de una férrea disciplina para mantener el equilibrio entre las razas. Por este motivo se le ha considerado fascista en más de una ocasión, una lectura detenida de su visión militarista desmiente esto ya que no hay ni un excesivo patriotismo y se atreve a criticar a ciertos sectores del ejército, aquí sin ir más lejos no deja muy bien parados a los marines, espaciales, pero marines al fin y al cabo.

Con todo estos elementos se construye una novela que versa sobre el aprendizaje en el más amplio sentido de la palabra, ya sea académico, sobre la vida, la moral y la ética, sobre la camaradería y el compañerismo y, especialmente, sobre la conciencia del ser humano tanto en el sentido individual como colectivo; sólo así se explica que en el encuentro con los habitantes de Venus se puedan solucionar las diferencias, el respeto y comprensión mutuas llevan a la paz y a un pacto de no agresión. Una profunda fe en el género humano al que se cree capaz de convivir con aquello que es diferente en paz y armonía. Un punto de vista bastante revolucionario si tenemos en cuenta que la América que existía en el momento en que ve la luz esta historia era profundamente segregacionista. En "Cadete del espacio" se aboga por una convivencia entre razas, credos y religiones que se hacía imposible hace casi setenta años; en muchos sentidos Heinlein fue un visionario. No sólo esta convivencia interracial es el elemento de anticipación, se usan teléfonos móviles muy similares a los que poseemos en la actualidad, pantallas y máquinas que pueden realizar búsquedas para los estudios, pequeños detalles que hacen que uno se sorprenda ante la imaginación de su creador.

No estamos ante una de las grandes novelas del escritor, aún faltan años para que la alienación de "Amos de Títeres" aparezca en sus obras, o el afán independentista y de autoafirmación que destila "La Luna es una cruel amante", pero es una muy buena novela de uno de los genios de la Ciencia-ficción, más que apta para acercarse a la imaginación del hombre que logró que el subgénero apareciera en publicaciones de cierta relevancia desterrándola para siempre de la etiqueta juvenil.

Robert A. Heinlein fue uno de los maestros de la literatura futurista, en constante renovación y evolución. Y es que como le ocurre a este "Cadete del espacio" jamás dejamos de aprender, nuestro avance y la civilización dependen de ello, bueno, al menos así debería ser.

Patricia Rubiera

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura