Anika entre libros

A donde tú vayas, iré

Ficha realizada por: Carol Inabé Barba
A donde tú vayas, iré

Título: A donde tú vayas, iré
Título Original: (A donde tú vayas, iré, 2016)
Autor: Victoria Dana
Editorial: Lumen
Colección: Lumen Narrativa


Copyright:

© 2016, Victoria Dana

© 2018, Penguin Random House Grupo Editorial, S. A. de C. V. (México)

© 2018, Penguin Random House Grupo Editorial, S. A. U. (España)

Edición: 1ª Edición: Enero 2018
ISBN: 9788426404947
Tapa: Blanda
Etiquetas: novela, Siria, Damasco, musulmanes, abandono, matrimonios concertados, familia, exclusión, relaciones sociales, normas sociales, pobreza, lujo, imperio otomano, costumbrista, viajes, amor, muerte, marginación, siglo XX, religiones, judíos, violencia, violencia psicológica, literatura mexicana, mujeres
Nº de páginas: 320

Argumento:

En la primera década del siglo XX, la situación de judíos en tierras musulmanas como era Damasco, Siria, no era tan conflictiva como en la actualidad.

Aquí vivía Latife, una joven judía, huérfana de madre, abandonada por el padre, en casa de una familia con recursos que pudiera hacerse cargo de ella. Su familia paterna es rica, pero ellos son unos parias, pobres y rechazados por no tener un primogénito varón. La tienen a ella, Latife, que conocerá qué es ser mujer en unos tiempos tan revueltos.

 

Opinión:

 

Cada vida es una historia, cada momento es único. La vida de Latife se mueve en torno al condicionamiento social, al contexto del tiempo que le tocó vivir. Es una vida dura, llena de meandros, donde no parece penetrar la luz... pero entra con el tiempo y hasta le sonríe y todo.

En una ciudad musulmana como Damasco, en Siria, en un tiempo por lo demás complicado, la vida de la mujer no estaba exenta de reglas y convicciones sociales/culturales que la invisibilizaban enormemente. Aún sigue esta lucha, pero esa es otra historia.

En el caso de Latife, primogénita mujer en una familia judía, que vive en una ciudad musulmana, las cosas son más complicadas aún. La culpa es la carga más pesada: ser una mujer, primogénita, causante de la expulsión de su familia por la matriarca -su temida abuela-, y moneda de cambio para lazos matrimoniales y familiares.

Sin embargo, no todo es tristeza y desencanto, también hay día luminosos y alegres, pocos, pero los hay. Días de visitas inesperadas, de encuentros casuales, de pensar en un futuro más dulce, de escapar hacia dentro.

Además de la carga que implica ser mujer en un mundo de hombres, ser mujer judía en un mundo de musulmanes también. Aunque no desde un punto de vista de violencia física, sino de esa silenciosa, que no se ve, pero que duele: no ir al colegio, no salir a la calle en cualquier momento, acatar reglas y órdenes de los mayores aunque no quieras -como casarse por imposición paterna-,  y ver, con el paso del tiempo, que nada parece cambiar en su vida diaria, ni en su dolor y ni en su futuro.

Latife y sus vicisitudes se te quedan prendidas en la piel, como luciérnagas en medio de la noche. Ella es una más, confundida en medio de la marea humana de las ciudades, que aunque vivan dos culturas distintas, se acaban fundiendo, tanto que la vislumbras con velo y vistiendo ropajes musulmanes aunque sea una dulce joven judía.

Pero Victoria Dana, dando atisbos de biografía familiar, pincela con tal gracia esta vida gris, que estás deseando que giren las tornas para que Latife vea luz al final del camino. Unos personajes muy bien estructurados y mucho conocimiento sobre la época, respaldan con creces esta historia, que será la historia de alguien cercano a su familia antes de asentarse en México, antes que este paraíso en la Tierra, vislumbrado con ansias luego de un largo y penoso viaje, diera los frutos deseados. No fue fácil, no. Hubo que lidiar con el idioma, otras costumbres, trabajar de sol a sol para poder avanzar y crear un futuro con unas bases fuertes. Sería maravilloso poder seguir leyendo más sobre la vida de esta familia y los vecinos del Sham, todos igualados en una nueva tierra, sin la altanería que da el estatus social o la riqueza. Pero esa, esa es otra historia y que nos encantaría leer.

Porque la autora tiene la destreza para desarrollar un relato lejos de su tiempo, con la magia de su tierra mexicana, pero sin desvirtuar la dureza de esa época que no vivió, pero que seguramente la lleva inserta en su memoria gracias a la trasmisión de vivencias de sus familias. Los que llegaron del otro lado del charco, migrantes -como lo somos todos en algún momento de nuestras vidas-, llenos de sueños, deseosos de emprender un nuevo reto lejos de la miseria que la guerra ha provocado a su paso.

Porque cada vida cuenta, cada historia es única.

Carol Inabé Barba

 

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura