Anika entre libros

Hombre Lobo (Fernando Marías editor. VVAA)

Ficha realizada por: Anika Lillo
Hombre Lobo (Fernando Marías editor. VVAA)

Título: Hombre Lobo (Fernando Marías editor. VVAA)
Título Original: (Hombre Lobo, 2008)
Autores: Alonso Cueto, Bernardo Fernández BEF, Fernando Marías, Ismael Martínez Biurrun, José Ángel Mañas, Pilar Pedraza, Santiago Roncagliolo, Raúl Argemí, Santiago Sequeiros
Editorial: 451 Editores
Colección: 451.Re:make,Serie 451.Re.TM,Ternura Para Los Monstruos


Copyright:

© Autores, 2008

© 451 Editores, 2008

Edición: 1ª Edición, 2008
ISBN: 9788496822528
Tapa: Dura
Etiquetas: versiones, cuentos, fantástico, ficción, hombre lobo, hombre-lobo, literatura española, recopilatorio de varios autores, terror
Nº de páginas: 193

Argumento:


Autores: Raúl Argemí, Alonso Cueto, Bernardo Fernández B3F, José Angel Mañas, Ismael Martínez Biurrun, Pilar Pedraza, Santiago Roncagliolo e ilustración de Santiago Sequeiros.

Los relatos de Hombre Lobo están compuestos por los siguientes cuentos:

Loba menguante, Pilar Pedraza
La cálida piel, Alonso Cueto
Homo homini lupus, Bernardo Fernández B3F
El regreso del Hombre Lobo, José Angel Mañas
Guerrilla, Ismael Martínez Biurrun
Depredador, Santiago Roncagliolo
Muerte en vida del Hombre Lobo, Raúl Argemí

La ilustración de Santiago Sequeiros se titula "Resaca en el jardín de las delicias"

 

Opinión:

Este libro abre y cierra, bajo mi punto de vista, con los mejores relatos del tomo (aunque no los únicos buenos ¡ojo!), el de Pilar Pedraza y el de Raúl Argemí, ambos autores de raza que han sabido ubicar sus relatos en la época con una maestría inigualable (a la zaga les sigue Martínez Biurrun que ha salido mucho más que airoso del reto de escribir junto a dos grandes)

Los demás también son, en general, estupendos -unos más, otros quizás un pelín menos- pero que conforman un tomo de lectura más que aconsejable. De la serie TM (Ternura para los monstruos) es mi segundo favorito.

Quien no conozca a Pilar Pedraza tiene aquí una estupenda muestra de su capacidad para transportarte al ambiente castizo, montañero, hostal, ferial y monstruoso de los lobisones. A mí me ha gustado especialmente porque he encontrado en su relato algunos nombres que ya conocía en cierta forma por su novela "El síndrome de Ambras", y esto no es un problema a la hora de leer y entender su relato, que conste, porque todo él es un repaso a esas tierras habitadas por gentes trabajadoras, feriantes listos -o no tanto- y sus generalmente "monstruos" de feria entre los que uno siempre puede encontrarse a una persona aquejada del síndrome de ambras. Ideal para trasladarte al ambiente y también para conocer o reconocer a la autora.

Raúl Argemí es un poco lo mismo, pero él lo hace en su zona. Un gran salto del charco y nos situamos en sudamérica, en la época colonial, tan proclive a leyendas que hoy día siguen contándose. Y una de ellas puede ser, ni más ni menos, la que Argemí nos cuenta, la del lobisón. Su forma de narrar es tan natural como eficiente, entra con ganas, seduce y casi hasta enamora. En su historia, al más puro estilo leyenda colonial, conocemos la historia de un joven que viene de algún sitio concreto, pero no del que le dijeron, y ahora es el momento de conocer la verdad. Ese tipo de culebrones con secretos, hombres de honor y otros de horror que debieron existir, sin duda, en aquellas épocas.

Alonso Cueto es uno de los "nombres" grandes de este tomo, sin embargo su relato a mí no me ha dicho mucho. Es curioso, a veces esperamos más de algunas personas, pero quizás no debamos sacarlas de su entorno, de aquello que conocen mejor, porque no salen igual de airosas que otros. En realidad él propone al hombre lobo como alguien cercano. Su final pretende sorprender y lo hace, pero a mí no me convenció en absoluto.

Bernardo Fernández BEF ha sido en este tomo la otra gran sorpresa para mí (la primera fue Argemí ya que los leí en orden): una brisa de aire fresco, ocurrente, atrapante, inteligente y casi satánico. Su relato puede no gustar a aquellos que les guste, por ejemplo, Alonso Cueto, y sin embargo a quienes aprecien el terror como yo, lo disfrutarán enormemente. Por un lado la policía investiga un caso, por otro un joven chatea con quienes va a quedar para su gran día. Dos simples excusas narradas en distintos tonos y dos mundos (o mejor, un mundo y un submundo) reales y urbanos de los que poco o nada conocemos. En el submundo el joven Lucián conocerá al Hombre Lobo.

José Ángel Mañas va a lo seguro, al personaje que se come al actor: su Hombre Lobo es un mito ya, y devolverle la posibilidad de surgir de nuevo en la gran pantalla está a su alcance, pero ya ha pasado mucho tiempo y él, también, muchas penurias. Quizás su final, reflexivo, sea lo mejor. Ese momento en que quieres -deseas, necesitas- decir algo pero de tu boca salen otras palabras.

Ismael Martínez Biurrun, como dije al inicio, es el más cercano a Pedraza y Argemí. Él también nos lleva de la mano a una buena recreación castiza, situándola durante la ocupación francesa y proponiéndonos a un niño demasiado pequeño para ocuparse de su padre, o de la situación en la que se encuentra su padre. La crueldad es tan visible como la pena en este relato. Muy bueno y un autor al que tener en cuenta. Le seguiremos muy de cerquita.

Santiago Roncangliolo nos propone el encuentro del hombre lobo en el pasado y el presente de una chica. Un deseo cuando era pequeña, en aquella época en la que estaba o se sentía terriblemente sola, cobra vida cuando ya tiene sus cuarenta años. Un relato que se lee más que bien y que seduce bastante, especialmente por la infancia de Carmen y su relación con los peluches. …"Y para Max una loba porque quiere tener lobitos", magnífica frase que borda con hilo de oro un argumento muy urbano y algo onírico.

Como veis, siete relatos que yo releería con muchísimo gusto porque me han parecido, en general, estupendos. Y un agradecimiento personal a la implicación de los autores en el proyecto de Fernando Marías, porque cuando uno pone su nombre a algo, hay que darle lo que en conciencia se merece: todo lo que puedas dar de ti. Aquí lo cumplen casi todos, algunos son ya verdaderos maestros, y el resto se deja leer con interés.

Anika Lillo

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar