Anika entre libros

Una buena ocasión para conocer a Montale

Cátulo, julio 2006


Un viejo camarada de mi etapa española, me ha comunicado que se acaba de publicar no hace mucho en España una obra de premio Nóbel de literatura italiano Eugenio Montale: es una buena ocasión para acercarse a la figura de uno de los que se considera por muchos, representante significativo del hermetismo literario italiano.

Me disculparán los lectores de esta sección, por el juego de palabras que, posiblemente con poco acierto, me ha servido Montalepara introducir mi artículo, ya que, el libro de poemas que ahora llega a España, se llama "Ocasiones". Por cierto, que me extraña que hasta ahora no se hubiera editado uno de los poemarios más reputados de Montale, que era un buen conocedor de España y de su literatura, a varios de cuyos autores tradujo al italiano.

La verdad es que de Eugenio Montale se puede hablar mucho o poco, porque su vida es de lo más corriente que se puede dar en una persona. Casi se diría que está en la soledad acogedora de la que hablé mi admirado Leopardi, una de las primeras influencias de Montale. Soledad no en el sentido de estar o sentirse solo, sino de no querer ser patrimonializado por alguien, es decir de elegir conscientemente la soledad, el aislamiento.

Montale fue uno de los grandes poetas italianos contemporáneos, senador vitalicio de la República, laureado en varias ocasiones y fecundo articulista. Sin embargo su fama, incluso dentro de Italia, es relativamente escasa, sobre todo si se compara con otros autores que posiblemente no tengan tantos méritos acumulados.

Es posible, como afirman algunos estudiosos del autor genovés, que la explicación es que Montale jamás quiso ser reconocido, precisamente por ese aislamiento al que ya hice referencia. No se consideraba a si mismo un escritor profesional y la verdad es que su obra literaria es muy corta, pues se limita a seis libros.

En un viaje que hizo a España, durante su estancia en Madrid, no quiso asistir a un homenaje que en su honor había preparado en Instituto de Cultura Italiana de la capital española. ¡Y se disculpó en dos líneas! Esto puede ser un poco indicativo de su actitud.

Se suele asociar a Montale al movimiento hermético, pero yo tengo algunas dudas de que esto sea totalmente exacto. Y desde luego, no toda la poesía de Montale se puede encuadrar dentro del hermetismo.

Quizá se le quiera encuadrar en el hermetismo un poco a la fuerza, pero con escasos argumentos literarios. Lo más acertado es dejar a Montale a su aire, respetando su propio estilo de escribir.

Para los lectores españoles queda ahora a ocasión de "Ocasiones" y espero que sea de su agrado.

Cátulo (Turín)

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

  • Una buena ocasión para conocer a Montale
Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar