Anika entre libros

Todo el bien y todo el mal

Ficha realizada por: Lidia Casado
Todo el bien y todo el mal

Título: Todo el bien y todo el mal
Título Original: (Todo el bien y todo el mal, 2018)
Autor: Care Santos
Editorial: Destino
Colección: Áncora y Delfín


Copyright:

© Care Santos, 2018

© Editorial Planeta, S.A., 2018

Edición: 1ª Edición: Octubre 2018
ISBN: 9788423354436
Tapa: Dura
Etiquetas: drama, novela dramática, literatura española, novela, novela dramática, novela sentimental, suicidios, secretos, bilogías, paternidad, matrimonio, culpa, infidelidades, abusos sexuales, maternidad, juventud, sentimientos, mentiras, aislamiento, madres e hijos, intrigas familiares
Nº de páginas: 400

Argumento:

Durante un viaje de trabajo (al que ha acudido con su último amante), Reina recibe la noticia de que su hijo ha intentado suicidarse. Pero la vuelta a casa para ver qué ha pasado y abrazarle será más larga de lo que espera: una gran tormenta está barriendo Europa y mantiene muchos aeropuertos cerrados. Así, Reina vivirá una claustrofóbica noche en la que descubrirá muchas verdades y se enfrentará a algunas mentiras.

 

Opinión:

 

Care Santos vuelve a ofrecernos una obra tan interesante como profunda en la que la trama (intensa y emotiva a la vez) se compagina a la perfección con unos personajes (sobre todo con UN personaje, el de Reina) redondos, sorprendentes y llenos de recovecos; y armoniza espléndidamente con la gran cantidad de temas que trata la autora en la obra. Pero empecemos por el principio.

Lo primero que cabría decir es que esta es la primera parte de una bilogía. Así que, por un lado, la obra no queda absolutamente cerrada y, por otro, aparecen elementos que simplemente se esbozan y que es fácil adivinar que tendrán protagonismo en la siguiente entrega. No está de más advertirlo.

En segundo lugar, hay que hablar de los personajes, sobre todo, el de Reina. Es la protagonista de la novela, la que conocemos en todo su esplendor, en lo que calla y en lo que cuenta; en lo que vive y en lo que recuerda. Como buena novelista, Santos nos va dejando que la vayamos descubriendo poco a poco a través de un narrador en tercera persona que la conoce bien.

Es cierto que no me ha resultado fácil empatizar con Reina, que es un personaje muy diferente a mí y que actúa de formas en las que yo jamás lo haría. Pero no es menos cierto que es un personaje sólido, que ha logrado que me meta en la piel de alguien tan diferente a mí y la entienda (si no en todos, en muchos aspectos de su vida). Reina es una mujer de armas tomar que, sin embargo, arrastra determinados débitos, algunos por elección propia (y esta es una de las grandes sorpresas de la novela de la que, por supuesto, no voy a hablar) y otros por culpa del pasado y de determinados secretos que se guardan en familia.

Este, precisamente, el de los secretos de familia, es uno de los temas más importantes de la obra. Como ya viene siendo habitual en la novelística de Santos, la autora disecciona para nosotros diferentes tipos de familias y nos hace entrar en sus dinámicas, sus disfunciones y sus rutinas. Cabría pensar que, dado que el personaje central es una mujer y que, para colmo, recibe una noticia pésima respecto a su hijo mientras está de viaje, la maternidad protagoniza el relato. Pero no es así. Casi tan importante como la reflexión sobre la condición de madre es la del ejercicio de la paternidad. Y, en el lado opuesto de las relaciones familiares, lo determinante que pueden llegar a ser para los hijos quiénes son sus padres, cómo son, cómo les tratan, qué valores tienen… De hecho, otra de las reflexiones clave de la novela es el de identidad asociada a la familia. Y, en ese sentido, todo lo que tiene que ver con el marido, el exmarido y el hijo adolescente de Reina es particularmente interesante.

No quiero hablar mucho sobre Alberto, el hijo de Reina, porque supondría desvelar parte de la trama. Pero quiero llamar la atención sobre lo que le ocurre en su entorno laboral/formativo y en lo valiente que me ha parecido Santos por sacar a la palestra un tema tan duro y de una forma tan original.

Y no puedo acabar esta nota de lectura sin hacer mención a una de las cosas que más me han gustado de la novela: el ambiente claustrofóbico que la autora logra crear (y transmitir al lector) al hacer que todo (o casi todo) ocurra durante la noche que Reina pasa aislada en un aeropuerto del que no pueden despegar aviones por culpa de la climatología. Creo que la elección de este escenario no solo enriquece la trama y hace aumentar en el lector la sensación de angustia y de impotencia por lo que está pasando, sino que le da un toque de intriga, casi de thriller psicológico, que le sienta muy bien a una novela tan intensa y tan llena de emociones y reflexiones.

En definitiva, una novela redonda en trama y personajes, que está repleta de temas interesantes sobre los que pensar y que pondrá a prueba al lector en muchas de sus convicciones sobre el ser humano. ¡Ah! Y que tiene una banda sonora que no te quitas de la cabeza en toda la novela. Espero no quedarme sin dedos antes de que salga la segunda parte de la bilogía. Las uñas… las doy por perdidas.

 

Lidia Casado

 

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar