Anika entre libros

Siempre la misma nieve y siempre el mismo tío

Ficha realizada por: Rafael Ruiz Pleguezuelos
Siempre la misma nieve y siempre el mismo tío

Título: Siempre la misma nieve y siempre el mismo tío
Título Original: (Immer derselbe Schnee und immer derselbe Onkel, 2011)
Autor: Herta Müller
Editorial: Siruela
Colección: El ojo del tiempo


Copyright:

© 2011, Carl Hanser Verlag München

© 2019, De la traducción: Isabel García Adánez

© 2019, Ediciones Siruela, S.A.

 

Traducción: Isabel García Adánez
Edición: 1ª Edición: 2019
ISBN: 9788417624293
Tapa: Blanda
Etiquetas: artículos, comunismo, dictadura, totalitarismo, ensayo, nazismo, nazis, literatura rumana, premio Nobel, recopilatorio de autor, recopilación, siglo XX, gulags
Nº de páginas: 236

Argumento:

Artículos y ensayos tan profundos y líricos que pueden leerse como relatos cortos de Herta Müller, premio Nobel de literatura de 2009 y una de las voces más interesantes que se han alzado en contra del fanatismo nazi y las dictaduras comunistas. Testimonio de una perseguida por el régimen de Ceaucescu, dotada de un estilo literario maravilloso, que consigue ser bello y vigoroso a un tiempo.

Ejemplo de independencia y talento, en una colección de artículos imprescindibles para los seguidores de esta autora, en los que además se glosa el legado de muchos de sus grandes ídolos literarios. 

 

Opinión:

 

No he leído todavía nada de esta autora que no tenga interés por contenido y forma, y este "Siempre la misma nieve y siempre el mismo tío" que ahora publica Siruela en su colección El ojo del tiempo no es una excepción. Herta Müller (Rumanía, 1953) ganó el premio Nobel de literatura en 2009, pero el testimonio de su obra bien podía haberla habilitado para el de la Paz. Como en el caso de Jorge Semprún o Aleksandr Solzhenitsyn, en su obra existe un valor intrínseco, basado en la calidad de su literatura, pero sobre todo como testimonio de un horror político que vivió en primera persona: la dictadura comunista de los infaustos años de Nicolae Ceaușescu en Rumanía. Conocida  por obras que ya rozan la noción de clásico como "En tierras bajas" o "Todo lo que tengo lo llevo conmigo", "Siempre la misma nieve y siempre el mismo tío" es una recopilación de pequeños ensayos, artículos casi, en los que resulta sencillo comprobar cómo la lírica fluye por su literatura sin que lo notemos y sin que la autora pueda remediarlo. Podrían pasar por relatos, pues como la propia autor confiesa en más de una ocasión a lo largo del libro, realidad y ficción se entremezclan en su trabajo de forma irremediable, de modo que lo que comienza como un artículo puede acabar pareciendo un cuento sin que pierda su esencia.

Para entender el libro resulta imprescindible conocer algo de la biografía de la autora. Nace en Banat, una extrañeza geográfica habitada por una minoría alemana en Rumanía. Con padre de pasado nazi y una madre que fue deportada a la Unión Soviética para trabajar en un campo de trabajo, recorrer la biografía de Müller supone visitar algunos de los momentos más oscuros del siglo XX europeo: el nazismo y las dictaduras comunistas. Cuando empezó su andadura en la literatura, en ese mítico Aktionsgruppe Banat, generación de escritores con los que compartía contexto y ansias de rebelión, sufrió persecución por parte de la inteligencia rumana. Esto queda perfectamente retratado en el relato/artículo que comienza el libro y que no pueden dejar de leer: "Cada palabra sabe del círculo vicioso"

La palabra de Herta Müller no tiene más osadía que la de la verdad, pero eso es precisamente lo que la convierte en un texto valiente: que es tremendamente sincera y no solamente no calla nada de lo que piensa sino que sabe sumergirlo en una poética maravillosa que le es natural. Por tratarse de artículos, lo que se encuentra en "Siempre la misma nieve y siempre el mismo tío" no renuncia a la creación de la belleza.

No solamente nos conmueve la historia de Müller en el libro. La colección de artículos es también un enorme homenaje a los escritores que inspiraron sus obras, o aquellos que corrieron una suerte parecida a la suya o a la de sus padres. Entre ellos tenemos al filósofo Cioran, rumano en exilio francés, el poeta Oskar Pastior, idolatrado por la autora, o Theodor Kramer, conmovedor y oscuro autor judío.

En esta obra todas las piezas tienen un interés elevado, lo que confiere al conjunto un atractivo notable. Como anécdota se incluye el discurso de la autora al recibir el premio Nobel, pero lo más destacado probablemente sea "Mucho cuerpo para tan poco motor", testimonio de la relación con su padre, exoficial de la SS que vivía alcoholizado como una forma de mitigar su mala conciencia.

Un libro necesario, muy bien escrito e imprescindible para entender algunos de los horrores del convulso siglo XX.

 

Rafael Ruiz Pleguezuelos

 

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar