Anika entre libros

Olvidado Rey Gudú

Ficha realizada por: Darío Luque
Olvidado Rey Gudú

Título: Olvidado Rey Gudú
Título Original: (Olvidado Rey Gudú, 1996)
Autor: Ana María Matute
Editorial: Destino
Colección: Áncora y Delfín


Copyright:

© 1996, Ana María Matute

© 2014, Herederos de Ana María Matute

© 2005, 2018, Editorial Planeta, S. A.

Ilustraciones: Color
Edición: 1ª Edición: Junio 2018
ISBN: 9788423343461
Tapa: Blanda
Etiquetas: novela, fantasía épica, fantasía, género fantástico, reinos imaginarios, magia, trasgos, soledad, generación del 50, libros ilustrados, venganza, hechizos, hechiceros, literatura española, clásicos modernos, épica
Nº de páginas: 765

Argumento:

En "Olvidado Rey Gudú", Ana María Matute cuenta la historia del reino de Olar desde su formación como condado hasta su ruina, pasando por diversos reinados que condicionarán a sus descendientes. Si bien el origen de la historia se remonta al Conde Olar y a su hijo Sikrosio, la verdadera protagonista es Ardid, acompañada por un viejo hechicero y por un trasgo, habitante de las profundidades. Ardid, de origen sureño, logrará entrar en la familia real y dará a luz al futuro rey Gudú, un muchacho a quien la vida no le pondrá nada fácil.

"Olvidado Rey Gudú" es una novela de fantasía épica donde se reúnen la sentimentalidad de la novela del medio siglo, la imaginación de los cuentos de hadas y la inolvidable prosa de Ana María Matute.

 

Opinión:

 

Este verano, ahora que se conmemoran cuatro años del fallecimiento de Ana María Matute, la Editorial Destino ha optado por reeditar su obra maestra, "Olvidado Rey Gudú", un cuento de hadas para adultos. Sin embargo, como toda obra maestra, esta supuso un alud de problemas y dificultades a lo largo de su proceso de gestación, entre los ochenta y los noventa. Durante ese período, Ana María Matute sufrió una fuerte depresión que le hizo perder las ganas de escribir, y solo obligada por la agente Carmen Balcells logró terminar el manuscrito de la que sería su gran novela, publicada el mismo año en que ingresó en la Real Academia Española. "Olvidado Rey Gudú" es, por tanto, una obra fruto de la tristeza.

La soledad y el olvido son, como el propio título indica, los grandes temas que recorren la obra. Sin embargo, la autora -y también los personajes- encuentran un lugar de evasión: la imaginación, representada en la infancia, así como en los cuentos de hadas. No extraña, pues, que "Olvidado Rey Gudú" vaya dedicado a cuatro individuos muy conocidos por todo lector: Hans Christian Andersen, Jacob y Whilhem Grimm y Charles Perrault. Junto a esta tierna dedicatoria, la nueva edición de la obra incorpora ya no solo fotografías de la autora, sino dibujos de cómo ella se imaginaba las escenas y los personajes de su propia novela.

A pesar del rey Gudú al que señala el título, la verdadera protagonista de la novela es su madre, la reina Ardid. Ella era recién una niña cuando toda su inocencia fue arrebatada por el rey Volodioso, que conquistó sus tierras con crueldad e hizo asesinar a sus familiares. Ardid consiguió sobrevivir milagrosamente gracias a la ayuda de un hechicero y de un trasgo, si bien la vida para ella ya nunca volvió a ser igual. En venganza por esa existencia arrebatada, Ardid urdió un plan para vengarse de Volodioso: lo sedujo con su sagacidad, se casó con él y tuvieron un hijo, Gudú. No obstante, el rey ya contaba con otros herederos (uno de sus hijos de matrimonios anteriores se llamaba, precisamente, Predilecto). Para favorecer a Gudú en su pugna familiar, Ardid y sus amigos 'mágicos' le extrajeron una cualidad que le favorecería la toma de decisiones: la capacidad de amar. Desde aquel momento, Gudú ya nunca pudo querer a nadie. Ni siquiera a Lontananza o a Tontina, dos de los personajes femeninos más emblemáticos de la novela.

A pesar del lento inicio de la novela, que aburre a muchos lectores no acostumbrados al género, creo que vale la pena adentrarse en el reino de Olar y en la imaginación de Ana María Matute. En esta novela -como en casi toda su obra- cada palabra parece estar escogida con cuidado para la frase en la que se encuentra, y la prosa adquiere una cadencia musical que en pocos libros se encuentra. A su vez, el conocimiento de la autora del léxico español es asombroso, y lo llevo hasta el extremo de bautizar a sus personajes con nombres comunes, singularizándolos y vaticinando lo que les sucederá, como en los casos de Ardid o Lontananza. Si bien se trata de una obra ingente, de más de setecientas páginas y con cientos de personajes, la edición incorpora un completo árbol genealógico y un mapa del reino de Olar que facilitan la comprensión del texto.

"Olvidado Rey Gudú" es una novela para todos los públicos, óptima para disfrutar con doce, con veinte o con sesenta años. Si uno la va desmenuzando, puede convertir a cada personaje en un pequeño cuento de hadas que apasionará a sus niños; si no, puede leer la obra entera y descubrir lo que sintió Ana María Matute durante su escritura: llorar con Gudú, temer con Ardid, disfrutar con Tontina, reír con el Trasgo y soñar con la historia del asombroso reino de Olar.

Darío Luque

 

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura