Anika entre libros

Ojos azules en Kabul

Ficha realizada por: Anika Lillo
Ojos azules en Kabul

Título: Ojos azules en Kabul
Título Original: (Ojos azules en Kabul, 2013)
Autor: Anabel Botella
Editorial: Plataforma Neo


Copyright:

© Anabel Botella, 2013

© Plataforma Editorial, 2013

Edición: 1ª Edición, Abril 2013
ISBN: 9788415750628
Tapa: Blanda
Etiquetas: maltrato, malos tratos, España, romance, crossover, derechos humanos, drama, literatura española, novela, violencia de género, 17 años, 15 años, 14 años, 16 años, Afganistán, discriminación sexual
Nº de páginas: 367

Argumento:

Saira es una niña marcada porque no tiene el aspecto de su madre, Bahar, o de su hermana, Mariam: ella es rubia con ojos azules, algo detestable para los ciudadanos de Kabul por su significado: su sangre está mezclada, es impura. A la miseria en la que viven se suma la muerte del único hombre de la familia y la imposición por la fuerza de un hombre que decide ser el cabeza de familia sin pedir opinión. Pero él, Ramin, odia profundamente a Saira y, de hecho, maltrata a toda la familia.

Saira conocerá a una joven médica española que decidirá no abandonarla a un destino de lo más desgraciado.

 

Opinión:

 

Cuando comencé la lectura del manuscrito no pude evitar enviarle un mensaje -lo hice público- a Anabel: "Has hecho un inicio muy enternecedor, definido muy bien a los personajes, dibujado muy bien la escena y encima se nota que has investigado para hablar de cosas típicas. Me has sorprendido muy gratamente". Es difícil dejar de leer cuando un comienzo es tan prometedor, así que cuando volví a coger la novela la leí de tirón y descubrí que podía dividirse en dos novelas: la que vive Saira en Kabul, y la que vive, años después, en España.

Lo que vivimos en Kabul con la pequeña Saira, esa niña de ojos azules (cuyo origen conoceremos a través de las páginas) dicharachera que adora a su hermana mayor y sufre la ira y el fanatismo de sus conciudadanos -particularmente de los masculinos- es puro dolor. Pero ese dolor, intenso y cargado de rabia y frustración, la viviremos también con su madre, Bahar, y su hermana -aún preadolescente- Mariam. Por eso puedo decir que este es un libro para sentir y que las sensaciones pueden ser muy fuertes. Con un mínimo de empatía que se tenga es difícil sustraerse a tanto dolor. Con él odiarás, desearás, soñarás, llorarás... y al final, sonreirás.

Con "Ojos azules en Kabul" Anabel Botella nos abre una pequeña pero intensa herida en el corazón para regalarnos, finalmente, una esperanza. En una novela que nos recuerda la suerte que tenemos quienes no hemos nacido bajo el yugo de lo peor del ser humano, volveremos a creer en los milagros y en esa vacuna imprescindible llamada amor.

Pero es más que curioso e interesante lo que ha hecho Anabel en la segunda parte. Cuando estamos en España, con una Saira ya más mayor, veremos el gran contraste que supone una infancia en la miseria y el maltrato, y una adolescencia rodeada de superficialidad. Es cierto que choca mucho el cambio, que mientras lees la primera parte tienes la impresión de leer una novela muy profunda -que me ha fascinado- y cuando pasas a la segunda parte parece que estés entrando en una novela de juvenil romántica mucho más ligera, pero Anabel no olvida lo primordial y eso se agradece: el maltrato es igual entre ricos y entre pobres, y en un mundo de cochazos y superficialidad, sólo Laura y Juanjo -quienes se ocupan de Saira en España- parecen normales. ¿Qué es normal para mí? Normal es quien le da importancia y prioridad a las cosas sencillas pero importantes (sé que la autora y yo pensamos igual en este tema). ¿Qué es anormal para mí? Anormal es la superficialidad. Laura y Juanjo son un ejemplo a seguir y ellos serán quienes acompañen a Saira. Lo que le rodea, por otro lado, tampoco es que sea tan malo, simplemente es típico de los países más ricos que pobres*, y deprimente. (En la novela se da alguna fina pincelada a la crisis actual pero los personajes no son de los que la sufren, si no de los que viven "felices" en urbanizaciones de mucha pasta, con buenos coches y vacaciones de lujo)

Y una reflexión final: en ambas culturas, mujeres que se ponen de parte del hombre aunque esto suponga además de una injusticia, el perjudicar a otra mujer. Está bien que Anabel nos lo recuerde o que haga llegar el mensaje a los más jóvenes todavía perdidos y sin valores claros. 

Terminaré comentando que ésta finaliza siendo una novela romántica y que, a pesar de mis reticencias, la he visto muy bien guiada hacia la resolución. Anabel ha sabido ofrecer una historia creíble donde el dolor no se olvida tan fácilmente, donde la tortura existe de muchas formas y donde nada ocurre de forma sencilla y rápida, por eso podemos creernos "Ojos azules en Kabul", y eso es muy importante.

Anika Lillo

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura