Anika entre libros

No hay amor en la muerte

Ficha realizada por: Rafael Ruiz Pleguezuelos
No hay amor en la muerte

Título: No hay amor en la muerte
Título Original: (No hay amor en la muerte, 2017)
Autor: Gustavo Martín Garzo
Editorial: Destino
Colección: Áncora y Delfín


Copyright:

© 2017, Gustavo Martín Garzo

© 2017, Editorial Planeta, S.A.

Edición: 1ª Edición: Enero 2017
ISBN: 9788423351763
Tapa: Blanda
Etiquetas: novela experimental, poesía, biblia, literatura española, muerte, sacrificios
Nº de páginas: 204

Argumento:

Aunque presentado como una novela, lo que Gustavo Martín Garzo ofrece aquí es más un largo poema en el que el autor relata una historia de infancia puesta en diálogo con el relato bíblico del sacrificio de Isaac. En una construcción que no utiliza puntos sino cesuras líricas, un Isaac anciano recuerda pasajes de su vida al tiempo que dialoga con unos personajes misteriosos que se le hacen presentes. Una obra compleja con resonancias miltonianas para paladares dispuestos a acercarse a obras de experimentación.

 

Opinión:

 

Escrito sin puntos, dividido exclusivamente por cesuras a modo de versos, Martín Garzo propone con "No hay amor en la muerte" un curioso artificio que recrea el motivo del sacrificio de Isaac, o la reacción del hombre al que Dios encarga sacrificar a su hijo. A partir de esa premisa bíblica nace una obra que me ha traído a la memoria como referencia más directa los grandes poemas épicos de John Milton, como "Paraíso Perdido" o "Sansón Agonista". En ella se da cuenta de una atmósfera de locura, ensoñación y reverberaciones históricas de carácter eminentemente culto. El tema de la muerte sobrevuela lo que comprendemos del relato, prometiendo ya desde el título ese desencanto profundo de lo que la vida (o la realidad de cada uno, si se quiere ver así) nos ofrece.

Esta construcción poética regala de cuando en cuando frases que resultan un hallazgo. Se trata de uno de esos libros que pueden abrirse por cualquier página, porque importa más el cómo se dice que lo que el relato aporta, de manera que el tema general funciona en esta ocasión como un gran armazón para sostener un hercúleo esfuerzo de estilo. Es un libro de exhibición de músculo creativo, en definitiva.

Quien ya se haya acercado a otros textos del autor conoce que Martín Garzo sabe construir un lenguaje rotundamente personal, críptico -en ocasiones inaccesible- dentro de un discurso eminentemente culto. El libro que ahora reseño es de alguna forma una continuación, al menos formalmente hablando, de aquel "El lenguaje de las fuentes", que tantas y tan buenas críticas cosechó allá por el 1993. Ha pasado mucho tiempo y resulta difícil hacerse una idea de la repercusión de este nuevo trabajo del vallisoletano, pero hay que subrayar que el de Martín Garzo es un texto para leer con un cuaderno de notas y algún que otro recurso bibliográfico al lado, de manera que para aceptar y disfrutar el experimento del autor se necesita un lector curtido, valiente, que luche con/contra el texto y esté dispuesto a aceptar un largo discurso en el que se necesita trabajar de manera continua para extraer el sentido.

Rafael Ruiz Pleguezuelos

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura