Anika entre libros

mujeres de ojos grandes

Ficha realizada por: Joseph B Macgregor

Título: mujeres de ojos grandes
Título Original: (mujeres de ojos grandes)
Autor: Ángeles Mastretta
Editorial: Planeta DeAgostini


Copyright: Fecha de edición: 1990
Primera edición: año 2000
© Ángeles Mastrettra, 1990. ISBN: 84- 395- 8550-0
Etiquetas:

Argumento:

Mujeres de ojos grandes son las protagonistas de los treinta y cinco cuentos (a modo de retratos) que aparecen en el libro, cuyas vidas transcurren en una pequeña localidad (Puebla) de México (lugar de nacimiento de la autora), entre los años 30 y 40, aunque la autora insiste en que sus modos y maneras, su actitud ante la vida, sus reacciones tienen mucho que ver con los de las mujeres de nuestros días. Para Mastretta, estas treinta y cinco mujeres eran una excepción a la regla y por tanto para ella tienen algo de precursoras de un tipo de mujer moderna, activa y mucho más libre.

Aunque cada uno de estos relatos pueden leerse de forma independiente y en el orden que a cada uno le apetezca, todos están unidos por un nexo común: devolverle las ganas de vivir a una niña que padece una enfermedad letal. Con esa intención, la madre de la chica (La Tía Jose Rivadeneira) cuenta a su hija la historia de sus treinta y cuatro tías (mujeres de ojos grandes), personajes principales de cada una de las historias incluidas en el libro.

Esta anécdota esta basada en una real, sucedida a la propia autora: la hija de Ángeles Mastretta cayó en coma y en un esfuerzo desesperado por su parte de fortalecer en la niña los deseos de no morir, la autora comenzó a contarle, en la sala de terapia, la historia de sus antecesoras familiares (sus treinta y cuatro tías). Cada una de estas narraciones sirvió de inspiración para crear los treinta y cinco retratos de las mujeres de ojos grandes que aparecen en el libro. 

Son historias sin título pero me he permitido la libertad de inventar uno para cada una de ellas, para dar una leve pista sobre lo que tratan: 

Los nísperos (Tía Leonor).
Mi padre y el vino (Tía Elena).
La cotilla y el párroco (Tía Charo).
La viuda solterona (Tía Cristina).
Fidelidad e imaginación (Tía Valeria).
La cadencia y el desorden (Tía Fernanda).
El cariño no se gasta (Tía Carmen).
El padre muerto (Tía Isabel).
Misterioso abandono (Tía Chila).
Un sueño inesperado (Tía Rosa).
Música inconclusa (Tía Paulina).
Ateísmo y religión (Tía Eloísa).
El amante, la meretriz y el chicle (Tía Mercedes).
Verónica y el sexto (Tía Verónica).
Hermoso triángulo (Tía Eugenia).
Natalia y el mar (Tía Natalia).
Terquedad (Tía Clemencia).
Amor sin fin (Tía Fátima).
Brincar la reata (Tía Magdalena).
La viejita y el relojito azul (Tía Cecilia).
La coleccionista de cenizas (Tía Mari).
La abuela Rebeca y la nieta triste (Tía Rebeca).
"¡Ay Dios míooo!" (Tía Laura).
Dos amigas (Tía Pilar y Tía Marta).
"¿Quién investiga tus ojos?" (Tía Celia).
La tía inquieta (Tía Mónica).
Llaves y corbatas (Tía Teresa).
El amante (Tía Mariana).
Cada luna es distinta (Tía Inés).
Fortaleza (Tía Ofelia).
Las gemelas (Tía Jacinta y Tía Marcela).
Secuestrada (Tía Elvira).
Recordar para vivir (Tía Daniela).
Amor y rutina (Tía Meli).
Sospecha infundada (Tía Amanda).
Una mujer de carácter (Tía Concha).
La niña enferma (Tía Jose Rivadeneira).

Opinión:

Todas las mujeres que protagonizan cada uno de los cuentos que componen el libro, pertenecen a una sociedad tradicional (Puebla) en donde las mujeres sólo podían conversar sobre asuntos domésticos y estaba mal visto que expresaran su opinión sobre política, o simplemente que hablaran demasiado. De la casa a la iglesia y poco más. En cada uno de estos relatos se nos narran las diferentes estrategias que utilizan cada una de ellas para (sobre) vivir de acuerdo con lo que esa sociedad les exige, pero al mismo tiempo siendo absolutamente libres, tanto en el terreno sexual como mental.

Casi todas están casadas o comprometidas con hombres que se ajustan a la siguiente descripción: hombres vulgares, malhumorados, aficionados al discurso vano y a la política de salón, oficinistas, funcionarios, representantes de la doble moral, con amante y en algunos casos, con un par de cuernos disimuladamente consentidos. Cuanto más sumisa y callada fueran sus esposas mucho mejor, cuanto más obedientes en la cama, también. A través de la imaginación, de amantes, del viaje, de auto-engaños, del noviazgo eterno (en contraposición al noviazgo corto y a la boda inmediata), del uso personal de la religión, del desorden, de los sueños, de la música, de la terquedad, la locuacidad… estas mujeres consiguen rebelarse sobre las normas establecidas (y de la monotonía de sus maridos) y hacer lo que les apetece.

Con un par de apuntes sencillos, Ángeles nos describe los rasgos fundamentales de cada una de sus heroínas. Por ejemplo, en cuatro trazos y con enorme claridad, no exenta de una hermosa poética, nos habla de la Tía Charo, cotilla oficial del pueblo y así en todas las ocasiones.

Son historias cortas, que se entienden bien. Las anécdotas que sustentan la base de cada uno de los cuentos se me antojan muy auténticas y veraces. Algunos finales te dejan pensando un buen rato, otros son ingeniosos o divertidos, algunos tristes pero coherentes. Pero, sobre todo, lo que más me convence de este libro es la ternura tan entrañable que trasmiten cada una de las vidas de estas mujeres de ojos grandes, así como la agradable fluidez con la que transcurren cada una de estas historias.

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad




Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura