Anika entre libros

Luis Astolfi (El principito. Antoine de Saint-Exupéry)

libro

 

 

Comparte con nosotros su Libro-Recuerdo

Luis Astolfi

(Escritor)

El principito Antoine de Saint-Exupéry
Creo que un escritor que se precie debería intentar escribir un libro para niños, en algún momento de su vida. Me parece que es lo más difícil del mundo: captar su atención es relativamente fácil, basta una monería, una mueca, ofrecer algo. Lo realmente difícil es mantenerla, conseguir que no se escape, que no vuele a nubes más interesantes...

Ayer, después de muchos días de estrujarme en vano el cerebro intentando pensar en un libro que fuera especial para mí, finalmente me dediqué a buscar mi libro-recuerdo buceando en las estanterías de casa, dedicando a cada ejemplar un segundo de mirada. Los estuve mirando sin tocarlos, uno tras otro, por orden de arriba abajo y de izquierda a derecha, esperando que la mera visión de uno de ellos me provocara una sensación especial.

De repente, al quitar un volumen de la primera fila de una estantería, me di de golpe con un librito finito, pequeñito, de aspecto delicado. Emocionado, emocionado de verdad, supe que lo había encontrado. La intensidad de la emoción me hizo saltar las lágrimas.

"Hola, Principito. Cuánto tiempo sin vernos..."

Hay libros que al verlos recuerdas haberlos leído, otros que sabes que no lo has hecho, y otros sobre los que no estás seguro. Hay libros que, si dudas si lo has leído o no, es que no lo has leído, porque si lo has leído, su huella es imborrable.

El libro que había reencontrado era un libro sobre el que no puede haber duda de si se ha leído o no.

El Principito es el primer libro "de verdad" que recuerdo haber leído entero. Y además de un tirón, en el coche familiar, al lado de mi padre, que conducía, de viaje hacia la playa de Bellreguard, en Valencia. No recuerdo quién me lo regaló, tal vez mi padre, a quien le gustan los libros tanto como a mí, sí, estoy casi seguro de que fue él.

No recuerdo casi nada de su contenido, para mí El Principito es todo sensaciones. Recuerdo al pequeño príncipe, por supuesto, y su minimundo, y sé que había un zorro, y un árbol enorme, y una despedida muy, muy triste. Tengo de él una sensación de pérdida, de cosas que se escapan y ya no vuelves a verlas, y también de transformación, de dejar algo para conseguir algo supuestamente mejor. Recuerdo que me encandiló, que me atrapó y no me soltó hasta la última letra. Recuerdo que lo leí despacio despacio, tan despacio que me llevó las seis o siete horas que entonces duraba el viaje hasta la playa.

Mi edición es del año 1.975. Lo leí entonces, me llegó al alma, y lo olvidé.

Suele pasar, cuando perdemos la infancia también creemos olvidar cosas que asociamos a ella. Pero es mentira, no se olvida. Nada se olvida.

Obvia decir que El Principito nunca más he vuelto a leerlo.

AFORTUNADAMENTE, porque hoy, en cuanto acabe estas líneas, me voy de paseo con él, a conocer su mundo, a conocer al zorro y al árbol, a intentar entender que la muerte es una parte tan importante de la vida como el nacimiento, a ser por un ratito otra vez un niño. Y sé que será como la primera vez, treinta y pico años después, aunque sin serlo.
Firma: Luis Astolfi 
+ Exupéry
 
¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentarios de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura