Anika entre libros

madrid, otoño, sábado

Ficha realizada por: Inés Macpherson
madrid, otoño, sábado

Título: madrid, otoño, sábado
Título Original: (a ninguna parte, (1961), fiebre (2001), cuentos para susana (1998) y el mejor (1998))
Autor: Josefina Aldecoa
Editorial: Alfaguara


Copyright: © Herederos de Josefina Aldecoa, 2012
© Santillana Ediciones Generales, S.L., 2012
1ª Edición, Marzo 2012 ISBN: 9788420411460
Etiquetas: autores, book, ebook, e-book, escritores, españoles, hispanos, libro electrónico, literatura española, literatura hispana, mujeres, relaciones personales

Argumento:


Madrid, otoño sábado   es una recopilación de cuentos de Josefina Aldecoa, en la que encontramos los libros de relatos A ninguna parte(1961; publicado por Editorial Menoscuarto en 2004); Fiebre(2001, Anagrama); y los cuentos sueltos «Cuentos para Susana» (1988) y «El mejor» (1998).

Gracias a esta antología, el lector puede contemplar la evolución narrativa y temática de la autora en este género que tan bien dominó y que muestra su capacidad para captar la belleza, la intimidad, los recuerdos y los sueños de la infancia y la madurez por partes iguales, así como los paisajes rurales y urbanos que poblaron su vida y sus historias.

Opinión:


Madrid, otoño sábado    es una extraordinaria manera de recorrer el mundo narrativo de Josefina Aldecoa. Desde el mundo rural de los relatos de A ninguna parte, hasta la densidad de la ciudad que se dibuja en Fiebre; desde la posibilidad de los sueños a la realidad del día a día, Josefina Aldecoa retrata, con su estilo delicado y detallista, una serie de personajes y vivencias que destilan sinceridad y frescura.
 
En A ninguna partenos adentrarnos en el mundo rural de la mano de diferentes personajes infantiles que muestran el mundo de los adultos desde la inocencia, sin saber que a través de sus ojos el lector ve mucho más allá de lo que se dice. También comprendemos el universo de los adultos, empeñados en guardar a los niños del mundo real, siempre tan contundente, condenados a mirar atrás y descubrir que quizás no tienen la vida que desearon. A cada paso que damos, a cada cuento que iniciamos, el mundo se abre un poco más, y somos capaces de observar la guerra sin conocerla, de mostrar el primer deseo, el primer amor sin que tan siquiera el protagonista sea consciente de ello, de ver la admiración hacia el extranjero, o las ansias por tener lo que otros disfrutan pero no agradecen.
 
La voz narrativa de Aldecoa es capaz de captar la textura y el olor de los paisajes de la misma manera que se adentra en el corazón de esos pequeños personajes que poco a poco van creciendo para encontrarse ante el mundo real. Si en «Zona verde» la autora nos enseña el resumen de la vida de dos ancianos que pasean por su memoria y sus sueños, tanto en «Transbordo en Sol» como en «El puente roto» los ojos que cuentan la historia son los de los niños, observadores del mundo que los rodea, con el deseo de crecer, pero aferrándose a su vez a ese universo apartado de revoluciones y de muerte, donde da igual de quién sea hijo tu amigo: sigue siendo tu amigo.
 
En cambio, en Fiebre, la autora se aparta de ese mundo rural que puebla las pequeñas historias, los pequeños retratos que traza en A ninguna parte y se adentra en el mundo urbano y en una edad adulta que ya ha abandonado la niñez, a pesar de atarse a ella cada vez que piensa en los sueños que tuvieron y que no se han cumplido. Desde la maternidad a la separación, pasando por la frustración, el desengaño o el complejo mundo de las parejas que guardan en silencio sus deseos para seguir contentando al otro, Josefina Aldecoa retrata a la perfección las emociones humanas: las dudas, los sueños truncados, el miedo a decidir, el miedo a luchar, el miedo a haber fallado, a que no nos amen…
 
Los «Cuentos para Susana» y «El mejor» aparecen entre ambos recopilatorios en orden cronológico, pero también como puente entre estos dos mundos. Lentamente, a través de las palabras dedicadas a Susana, contemplamos un cuadro general de ese mundo rural del que nos hablaba la autora en A ninguna parte para ir pasando a la ciudad, mientras que con «El mejor» vemos cómo las esperanzas puestas en los hijos o en los nietos son, a veces, el equivalente al aire que necesitamos para seguir vivos, ya que ellos pueden vivir la vida que nunca tuvimos. Cuando el lector pasa por estos relatos, uno puede tener la sensación de que la autora trazó un camino invisible para pasar del mundo rural al urbano, de la infancia a la madurez, de las esperanzas a los desengaños, y siempre buscando el detalle preciso, la emoción concreta que hace que sus relatos sean tan reales, tan envolventes, tan palpables.
 
Y es que Josefina Aldecoa es capaz de crear atmósferas en las que puedes oler el vino rancio de una taberna, el calor que abrasa el camino seco hacia la casa grande o el río y sus rocas por el que transita la vida de algunos de sus personajes. Podría decirse que su prosa es táctil, que puedes tocar a sus personajes, ir más allá de su piel, sentir lo que piensan, lo que ven, lo que anhelan, y llorar con ellos.
 
El último cuento de Madrid, otoño sábado  es el que da título a esta recopilación, y también el que muestra dos caminos posibles para sostener una vida en la que parece que no todo salió como debería. Porque uno de los regalos que ofrece la posibilidad de recorrer todos sus cuentos a la vez, es que podemos contemplar la evolución de sus personajes, que van apareciendo en distintos relatos, explicándonos sus progresos, sus fracasos… Y así llegamos al final, a esa posibilidad de huir, de empezar de nuevo o de aceptar la vida que hemos escogido vivir. 
 
Madrid, otoño sábado  es, en definitiva, una manera magnífica de pasear por el mundo literario de Josefina Aldecoa y de disfrutar de su voz narrativa, pausada, detallista y profunda, donde las emociones transitan sin abrumar, como si de la vida misma se tratara; como si la autora hubiese hecho unas instantáneas de pedazos de historias y las hubiese plasmado en el papel: ventanas para contemplar retratos de la intimidad.
 
Inés Macpherson

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura