Anika entre libros

La hora del recreo

Ficha realizada por: Anika Lillo
La hora del recreo

Título: La hora del recreo
Título Original: (La hora del recreo, 2010)
Autores: Alonso Cueto, Ángeles Caso, Care Santos, Espido Freire, Fernando Iwasaki, Fernando Marías, Gustavo Martín Garzo, Javier Reverte, Lola Beccaria, Luisgé Martín, Marta Rivera de la Cruz, Ricardo Menéndez Salmón, Rosa Regàs, Santiago Roncagliolo, Soledad Puértolas, Vicente Molina Foix, Walter Astrada, Lurdes R. Basolí, Héctor Abad, Carlos Spottorno, Álvaro Ybarra Zavala, Renzo Giraldo
Editorial: Lunwerg


Copyright:

© Fundación Telefónica, 2010

Edición a cargo de Fernando Marías y Carlos Spottorno
Ilustración de portada de Carlos Spottorno

Ilustraciones: Color y B/N
Edición: 1ª Edición, 2010
ISBN: 9788497856973
Tapa: Dura
Etiquetas: cuentos, relatos, derechos humanos, fotografía, ONG, ONGs, reportaje, periodismo, trabajo infantil
Nº de páginas: 208

Argumento:


ERRADICAR EL TRABAJO INFANTIL EN LATINOAMERICA. Así luce el subtítulo bajo las palabras "La hora del recreo" en portada.
 
Esta obra nos presenta una serie de reportajes fotográficos y escritos que pretende acercarnos a una realidad social, la del trabajo infantil en Latinoamérica, con una mirada diferente: real, comprometida, solidaria, sensible y, sin duda, respetuosa. Una dura realidad alejada en el espacio y en el tiempo de la nuestra y a la cual no estamos acostumbrados.
 
Los autores que han colaborado en "La hora del recreo" son Javier Reverte, Rosa Regás, Soledad Puértolas, Vicente Molina Foix, Espido Freire, Angeles Caso, Marta Rivera de la Cruz, Ricardo Menéndez Salmón, Lola Beccaria, Care Santos, Santiago Roncagliolo, Fernando Iwasaki, Alonso Cueto, Luisgé Martín, Héctor Abad y Gustavo Martín Garzo.
 
En la parte fotográfica los autores que han colaborado en este proyecto son Walter Astrada, Lurdes R. Basolí, Renzo Giraldo, Carlos Spottorno y Álvaro Ybarra Zavala.
 
"14 millones de niños, niñas y adolescentes que se ven obligados a trabajar en Latinoamérica. Es un problema con el que Fundación Telefónica muestra su compromiso e implicación a través del Programa Proniño, que desde 1998 contribuye a erradicar el trabajo infantil en 13 países de Latinoamérica".
 
"La hora del recreo" nace de aquí, de esta misma lucha.

 

Opinión:


Bellísimo libro desde el principio hasta el final.
 
Bello en imágenes y en textos, y al mismo tiempo, desgarrador a veces, cruel también, pero lleno, muy lleno de esperanza. Depende del autor al que leamos, sentiremos unas cosas u otras. Y el hecho de que sea así se debe a que todos han seguido las mismas directrices hasta la hora de enfrentarse a su historia.
 
Los autores, tras observar las fotografías que se les había asignado y que pertenecen a niños que hoy pueden estudiar gracias al proyecto ProNiño, pero que viven en la miseria en su país natal, se enfrentan de diferente forma al reto, y eso lo hace muy atractivo, variado y estimulante a veces.
 
Es imposible no tener favoritos cuando lees los relatos, pues cada autor se ha desnudado a su manera: unos han ido directos al corazón, otros al estómago, otros al cerebro, otros al agradecimiento... todos se han mirado a si mismos y han sacado algo de las miradas de los niños, de esas imágenes donde se les ve trabajando con el ladrillo, cargando o picando piedra, ocupándose de los animales o rebuscando entre la basura... y todos han contado una historia, a veces la de los protagonistas de las imágenes, otras inspiradas en ellos, y por último hay quienes se han dirigido a ellos desde su posición de escritores, siendo conscientes de que ellos están aquí, y los niños siguen allí.
 
Yo debo admitir que aunque he disfrutado leyendo "La hora del recreo" ha habido algunos relatos que me han parecido sobresalientes y que me han emocionado muchísimo (cada lector tendrá, por tanto, más conexión con unos u otros). Para mí ha sido casi de soltar una lágrima de emoción la historia que cuenta Javier Reverte, me ha sobrecogido -como ella sabe hacerlo siempre- la narración que ha hecho Espido Freire, me ha emocionado enormemente la que cuenta Luisgé Martín, me han provocado ganas de abrazar a la niña a la que habla Ángeles Caso (sí, a mí también) y me ha parecido muy bella la historia inspirada de Gustavo Martín Garzo.
 
Pero si hay algo que queda clarísimo en "La hora del recreo" es que mientras nosotros hacemos nuestras vidas, por ahí, no muy lejos, en el mismo planeta que compartimos, hay niños que trabajan para llevar un poquito de dinero a casa porque si no colaboran no comen, niños que se mueven entre vertederos de basura -a veces peligrosamente-, minas, fábricas... y que hoy gracias a ProNiño también estudian.
 
Y hay otra evidencia que ya conocíamos pero que aún nos estremece: a pesar de los pesares, estos niños tienen una sonrisa limpia y sincera, grande y agradecida, que se une a la ilusión de la escuela. Aprender no es una obligación, para ellos también es un derecho, pero son justamente ellos, los que menos tienen, los que más conscientes parecen estar de este detalle. Asistir a la escuela les hace felices, estudiar y aprender aún más, y sobre todo les invita a tener sueños y luchar por ellos.
 
Los fotógrafos han conseguido una narración en una composición muy clara, unos en blanco y negro, otros en color, robando imágenes a la miseria, besando con sus cámaras rostros sonrientes, complacientes, felices entre la pobreza, alegres ante un libro o un amigo. Cada conjunto de imágenes es una historia que podemos leer con nuestra propia mirada, porque de eso se trata este libro, de miradas.
 
Si quieres verlo con tus propios ojos, también puedes ver el vídeo. Los protagonistas son ellos, los niños, los adolescentes. Te hablan a ti, me hablan a mí, hablan de ellos, de su trabajo, de la ilusión que les hace asistir a la escuela, aprender... te hablan de la realidad, no te tapes los ojos ni los oídos, no des la espalda. Te emocionará.
http://www.fundacion.telefonica.com/es/pronino/lahoradelrecreo/video.htm
 
Anika Lillo

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura