Anika entre libros

La casa de la vida

Ficha realizada por: Ysabel M.
La casa de la vida

Título: La casa de la vida
Título Original: (La casa dela vita, 1979)
Autor: Mario Praz
Editorial: Debolsillo
Colección: Ensayo


Copyright:

© 1979, 1995, Adelphi Edizioni, S.p.A. Milán

© 2004, Penguin Random House Grupo Editorial S. A. U.

© 2004, J. F. Yvars por el Prólogo

Traducción: Carmen Artal
Edición: 1ª Edición: Enero 2017
ISBN: 9788466337496
Tapa: Blanda, bolsillo
Etiquetas: anécdotas, arte, autobiográfica, Rusia, romanticismo, ensayo, literatura italiana, Londres, pintores, historia de Europa, barroco, modernismo, palacios, crítica artística, Palacio Ricci
Nº de páginas: 534

Argumento:

El palacio Ricci, en Roma, fue el hogar de Mario Praz, uno de los coleccionistas más importantes de Italia. Este palacio es importante por ser uno de los máximos exponentes del Modernismo italiano. A lo largo de las páginas que componen este libro, se va haciendo un recorrido por la casa, por cada una de sus estancias al tiempo que se vuelve la vista atrás, a una Europa pasada, a otras casas y edificios que guardan, también, una historia entre sus paredes.

"La casa de la vida" es, al mismo tiempo, la historia de su morador.

 

Opinión:

 

No hay nada negativo que señalar de "La casa de la vida", quizá que no hubiese estado de más que, el texto, hubiese estado acompañado por fotografías que mostrasen algunos de los rincones del Palacio Ricci pero, bueno, el mismo texto compensa esta ausencia. "La casa de la vida" fue escrito en 1979 por Mario Praz, uno de los críticos de arte más importantes de Italia. De hecho, el libro es al mismo tiempo un ensayo, una autobiografía y un libro de arte.

Sé que no es un libro mayoritario pero, aun así, es una joya que nadie debería perderse sobre todo si te gusta indagar en la Historia de Europa e ir descubriendo anécdotas que desconocías como aquella casita de hielo que hizo construir una Zarina a mediados del siglo XVIII aprovechando una época de frío glaciar que asoló Europa un invierno. Anécdotas como ésta son constantes en "La casa de mi vida"; cada estancia de la misma, cada objeto por insignificante que sea evoca al autor toda una serie de recuerdos que va enlazando con un pasado. Esto ha sido lo que más me ha hecho disfrutar de la lectura del mismo. Ha sido una lectura con la que he disfrutado. Como historiadora me han encantado todos estos detalles, estas anécdotas.

Mario Praz tiene un estilo narrativo intenso. No es un hombre al que le gusten las descripciones rápidas y superficiales sino todo lo contrario. Pero no cansa ni aburre. Tiene un estilo que, al empezar a leer, no puedes detenerte. Te hace disfrutar a cada momento, de cada sentimiento y sensación que comparte con el lector. Va transmitiendo todo lo que significaba esa casa para él, hace ver al lector que era algo más que unas paredes: era parte de él mismo, parte de su historia personal. Transmite, también, la pasión que sentía por el siglo XIX, por el Modernismo y las nuevas corrientes que surgieron en él. Toda una lección de Arte.

Todo este sentimiento, este lirismo si se puede decir así, es lo que hace que "La casa de la vida" sea un gran libro y una buena razón para que nadie se perdiese su lectura. No es una novela, es cierto, y en él no vamos a encontrar acción ni un ritmo rápido de lectura pero no importa sólo por sentirte transportar a este Palacio vale la pena leerlo. Es pura magia lo que transmiten cada una de sus páginas.

Ysabel M.

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura