Anika entre libros

Instrucciones para salvar el mundo

Ficha realizada por: Joseph B Macgregor,Sibila
Instrucciones para salvar el mundo

Título: Instrucciones para salvar el mundo
Título Original: (Instrucciones para salvar el mundo, 2008)
Autor: Rosa Montero
Editorial: Alfaguara


Copyright:

© 2008, Rosa Montero
© 2008, Santillana Ediciones Generales, S. L.

Edición: 1ª Edición, 2008
ISBN: 9788420473796
Tapa: Blanda
Etiquetas: discriminación, drama, fanatismo, literatura española, mundos virtuales, prostitución, terrorismo, Second Life
Nº de páginas: 320

Argumento:


Una serie de personajes, cuyas existencias parecen en principio absolutamente dispares entre sí, terminan relacionándose los unos con los otros en un "maldito embrollo" de insospechadas consecuencias para todos.

Así, un taxista viudo que se siente totalmente anulado por el reciente fallecimiento de su mujer, víctima del cáncer; un médico de urgencias, de vuelta de todo, enganchado todo el día a Second Life, que descubre que su matrimonio con Marina ha llegado a un callejón sin salida; una prostituta de nacionalidad africana que sobrevivió milagrosamente además a una terrible guerra en su país y que es maltratada con frecuencia por su proxeneta; un joven emigrante sin papeles, enfermo de neumonía que tiene miedo de ir al hospital debido a su situación ilegal; una catedrática de ciencias, alcohólica y amargada que atiende al apodo de "Cerebro", expulsada de la Universidad durante el franquismo por sus amores con una alumna, etc., se verán abocados a participar en una serie de peripecias comunes que, en mayor o menor medida, transformará en algo sus vidas.

De este modo la Ley de la Termodinámica enunciada por Kammerer demuestra ser matemáticamente infalible ya que -como les sucede a los personajes de la novela- esta fuerza termina siempre agrupando hechos y objetos parecidos en el tiempo y el espacio para conseguir así el orden, la simetría y armonía del universo. 

 

Opinión:

 

Joseph B Macgregor 

Lo bueno de leer a Rosa Montero es que uno descubre que siempre su última novela es mejor que la anterior, más que por lo que cuenta -que pueden ser más o menos acertados o inspirados según el caso- por cómo lo cuenta. Rosa se nos muestra en cada nuevo título como una narradora más sólida, con un mayor dominio de los recursos narrativos - suspense, emoción, intriga, etc. - . "Instrucciones para salvar el mundo" es buena muestra de esto que digo.

Parece que tras las agitadas aventuras medievales del rey transparente, Rosa ha regresado de nuevo a los ambientes urbanos, mucho más habituales en su novelística, con una trama un poco más "tranquila" y relajada que la anterior. No es que en está novela no pasen cosas pero por ejemplo si que el conflicto principal tarda bastante en aparecer (concretamente hasta la página 196 aproximadamente).

Esto no significa tampoco que "Instrucciones…" sea una novela aburrida (para nada) pero sí es cierto que quizá Rosa haya querido en esta ocasión tomárselo con más calma, optando por desarrollar una narración algo más pausada, -sobre todo durante los primeros capítulos-, centrada más en describir las pequeñas tragedias personales de cada uno de sus personajes, deteniéndose un buen rato en sus vidas para que así podamos conocerlos mucho mejor y entender sus futuras decisiones o reacciones.

Pero a partir del momento en que surge el primer conflicto, la narración va ganando velocidad, fuerza, emoción, intriga, suspense… en definitiva: va cobrando mayor forma y mucho más sentido. Los personajes nos interesan absolutamente y nos sentimos motivados a acompañarlos en sus peripecias.

Enlazando directamente con lo anterior, otra característica que pienso forma ya una especie de marca de estilo de Rosa es el profundo cariño que ésta siente siempre por sus personajes y que sabe reflejar tan bien en sus textos. Sucede en todas los libros que he podido leer de ella y ésta tampoco es una excepción.

Así, desde mi punto de vista, "Instrucciones para salvar el mundo" se me muestra básicamente como una novela donde los personajes tienen una importancia primordial. Sus protagonistas son un grupo de seres anónimos a los cuales les cuesta cada vez más sobrevivir con sus pequeños traumas, fracasos o dramas personales en una ciudad que vive angustiada por los efectos del cambio climático o por los asesinatos en serie de "El asesino de la felicidad".

Rosa los describe con simpatía, comprendiéndolos y aceptándolos para de ese modo conseguir que nosotros como lectores lleguemos a empatizar también con cada uno de ellos. Esto sucede por ejemplo con Matías, el taxista viudo, ya que cuando éste decide llevar a cabo una acción más o menos impulsiva o reprobable, la entendemos como consecuencia de una situación de enorme presión y de angustia que está viviendo a causa de la muerte de su mujer, víctima del cáncer. Es decir, el proceso que lleva al taxista a tomar tan drástica determinación está muy bien descrito por Rosa en capítulos anteriores y por lo tanto, aunque pueda resultar algo chocante o más o menos justificable su reacción sí que es perfectamente entendible. Digamos que lo comprendemos tan bien que lo que hace nos causa una cierta conmiseración.

Porque otra característica que pienso que define perfectamente esta novela es esa: la tristeza, o al menos yo la he experimentado como una comedia amarga, protagonizada por unos seres bastante "quemados" o amargados, cuyas vidas parecen haber topado con una vía muerta. Nada de lo que cuenta Montero en este libro me parece especialmente gracioso, aunque tal cosa no me parece algo negativo o que reste puntos a la narración. Al contrario, creo que uno de los principales aciertos de "Instrucciones para salvar el mundo" es que habla de lo que pasa ahora: terrorismo, intolerancia, maltrato, prostitución, seguridad social y hasta mundos virtuales como Second Life aparecen reflejados a lo largo de la narración con mayor o menor fortuna. Lo importante es que Rosa Montero expone todos estos asuntos sin dar la tabarra y sin subrayados excesivos, de manera limpia y clara, integrándolos perfecta y adecuadamente en la narración y sin aspavientos ni florituras.

Muchos de los autores de la actual narrativa española parecen bastante preocupados por hablar en sus historias de la memoria, algo que pienso que está muy bien si se hace con gusto y sensibilidad. No tengo nada en contra de ello, pero sí que echo de menos -y ya lo he dicho en alguna otra reseña- escritores que se atrevan a hablar de cosas de todos los días, de la sociedad actual española.

Dentro de las excepciones que confirmarían las reglas podría destacar la última novela de Isabel Camblor "Dios es una dama con moño" y por supuesto "Instrucciones para salvar el mundo" (aunque supongo que habrá algunos más).

Así, los personajes de esta novela podrían ser protagonizar perfectamente algunas de las tragedias familiares o sociales que aparecen diariamente descritas en la crónica de sucesos de cualquier noticiario; es decir esas personas normales y corrientes a las cuales un buen día se le cruzan los cables y abandonan a su madre a las puertas de un asilo, asesinan a cuchilladas a su esposa y a sus hijos o matan a una prostituta atándola con unos cables al respaldo de una cama. No son psicópatas ni enfermos mentales. Los que los conocían los tenían por unas bellísimas personas y sin embargo…

Está claro: hay un momento que esa persona normal y corriente se cansa de que lo traten a patadas, de ir a la Seguridad Social o a cualquier otro organismo público y que no le den respuesta adecuada ni amable a sus problemas,... un instante en el cual se comprende que ese ser anónimo inesperadamente pueda terminar por perder los papeles o actos con los que ni el mismo está de acuerdo.

Pienso que, en ese sentido, Rosa describe muy bien -sobre todo a través de Matías y Daniel- por qué pueden llegar a pasar sucesos tan trágicos y terribles, cómo una buena persona puede un buen día llegar a cometer un crimen o qué razones pueden llevarlo a cometer un acto reprobable o inimaginable tan sólo un día antes, aunque siempre sin perder el tono amable y de "buen rollo", sin ponernos demasiado trascendentes tampoco.

A la hora de resolver los diversos conflictos planteados a lo largo de la novela es donde encuentro más "peros". Quizá ese cariño que Rosa siente por sus personajes es lo que la lleva a regalarles a todos (o a casi todos) un final feliz. Con esto no estoy desvelando nada pienso ya que el tono amable de la novela no hace pensar en lo contrario; es decir que esos happy-endings son absolutamente coherentes con este tono narrativo.

Esto es así para la mayoría de los personajes principales del libro -a excepción de Daniel y de Ahmed - y no me parece mal ni ñoño tampoco. Es más creo que en el caso de Cerebro o Matías, ambos merecían un cambio de suerte. Pero sí pienso que algunos casos, como en de la prostituta negra, aunque el futuro que se le augura a ésta no me resulta para nada inverosímil -todas las soluciones que se aportan son reales, existen- quizá yo habría sido mucho más pesimista a ese respecto; es decir un poquitín más realista con el destino de la chica en cuestión.

Salvo eso, "Instrucciones…" resulta finalmente un ejemplo más del excelente hacer de una autora que hasta ahora nunca me ha fallado y que ha creado una novela agradable de leer, muy entretenida, repleta de personajes entrañables, a los cuales entendemos y queremos y que además habla de las cosas de ahora, de todos los días, algo por otro lado muy de agradecer.

Joseph B Macgregor

 

 

Sibila

Compré este libro porque siempre había leído las columnas de Rosa Montero y me habían gustado mucho, pero no he leído ninguno de sus anteriores libros. Es por ello que no puedo comparar respecto a ellos. Además, tengo que decir que mi opinión quizás esté un poco sesgada porque no me gustan mucho las novelas urbanas, pero aún así quería expresarla.

La mitad del libro (o más) transcurre describiendo a los personajes y los acontecimientos en sí tardan en llegar. Matías para mí es el más entrañable y con el que el lector se encandila (al menos a mí me pasó eso). Y, en medio de la historia, Cerebro (y Rosa) nos regalan teorías científicas, unas conocidas (la de los vasos comunicantes que es preciosa y que es la del batir de las alas de las mariposas...) y otras no tan conocidas.

A mí, en particular, el libro me ha parecido entretenido, sin más. No sé cómo explicarlo... La sensación que he tenido es la de que Rosa tenía lo que quería contar pero el cómo contarlo surgió después. He tenido la sensación de que el mensaje de la historia es mucho más valioso que la historia del libro en sí. Como si te encontraras una caja de lata herrumbrosa en medio de la tierra y dentro tuviera pequeños tesoros y sabes que en verdad esos tesoros se merecerían un continente más bonito. De hecho, me ha gustado la moraleja, pero no la fábula, porque pienso que se habría podido contar de otra manera. Aún así y todo pienso que el libro le puede gustar a mucha gente ya que posee una lectura fácil y rápida.

Sibila (Noviembre, 2008)



Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar