Anika entre libros

Drácula (Fernando Marías editor. VVAA)

Ficha realizada por: Anika Lillo
Drácula (Fernando Marías editor. VVAA)

Título: Drácula (Fernando Marías editor. VVAA)
Título Original: (Drácula, 2008)
Autores: Carmen Posadas, Cristina Cerrada, Fernando Marías, Gustavo Martín Garzo, José María Merino, Ricardo Menéndez Salmón, Eduardo Lago, Raúl Guerra Garrido
Editorial: 451 Editores
Colección: 451.Re:make,Serie 451.Re.TM,Ternura Para Los Monstruos


Copyright:

© Autores

© 451 Editores, 2008

Edición: 1ª Edición, 2008
ISBN: 9788496822429
Tapa: Blanda
Etiquetas: versiones, cuentos, Drácula
Nº de páginas: 149

Argumento:


Autores: Cristina Cerrada, Raúl Guerra Garrido, Eduardo Lago, Gustavo Martín Garzo, Ricardo Menéndez Salmón, José María Merino, Carmen Posadas e ilustración de Santiago Sequeiros.

Los remakes de Drácula están compuestos por los siguientes relatos:

Vampiros en Weimar, Ricardo Menéndez Salmón
El relevo, José María Merino
Carta dirigida a las novias de Drácula encontrada por el doctor Van Helsing en su castillo, Carmen Posadas
El príncipe de las tinieblas, Gustavo Martín Garzo
Te prohíbo contarlo, Raúl Guerra Garrido
Aquella paradoja infernal de su destino, Cristina Cerrada
Alina, Eduardo Lago

La ilustración de Santiago Sequeiros se titula "Danzando en la oscuridad"

 

Opinión:

 

De la serie TM (Ternura para los monstruos) éste es, para mí, el más flojo de todos. Da la impresión de que los autores no han sabido implicarse tanto como en los otros dos tomos (Frankenstein y Hombre Lobo), y eso me decepcionó un poco. Además, rabiaba por leer algo de ciertos autores (caso Menéndez Salmón o Cristina Cerrada) y también sentía curiosidad por otros (Carmen Posadas, que me ha decepcionado muchísimo, y Gustavo Martín Garzo, al que adoro por sus cuentos).

Ricardo Menéndez Salmón recupera a Reinfield, pero su relato no consigue emocionar, ni motivar ni sorprender. Le falta implicación. Como sabemos, Reinfield es un personaje al que se le puede sacar mucha punta, y tengo la impresión de que el autor no ha querido desligarse de su estilo para arriesgarse con este relato. De todos modos sí me ha gustado su originalidad a la hora de elegir los roles y el ambiente de los personajes. Eso lo salva.

José María Merino juega con las sensaciones y las dudas de un recién llegado al mundo de los cazavampiros, pero lo hace de forma demasiado aséptica, nada emocionante, demasiado fría.

Lo de Carmen Posadas, para mí, ha sido tremendo… Un título tan largo como pretencioso el relato. Ha querido hacer una novela resumida, y éstas deben saber hacerse para ser buenas. La suya no lo es. Y prometía, porque su Drácula conocía a Oscar Wilde (hasta se atreve a utilizar a Bosie, el amante de Wilde en la vida real), o incluso menciona a Bram Stoker y Jack el Destripador. Pero ha quedado en pura pretensión y a mí me ha decepcionado una barbaridad. Para este tipo de libros, me quedo con el que escribió Tom Holland ("El señor de los muertos") donde Lord Byron se convierte en vampiro.

Con Gustavo Martín Garzo ha sido diferente: a pesar de que se aleja del tiempo o la época, su relato es más personal, más cercano. El poder de Drácula, esa hipnosis que consigue en sus víctimas, aquí la vemos también en la del novio Susi, un personaje entrañable porque forma parte de la infancia del narrador. La forma en que alarga el relato, en cambio, a mí personalmente me sobró.

Raúl Guerra Garrido juega con el misterio, y en cierta forma lo consigue. Hay un empalamiento y una intriga, pero luego se bifurca la historia hasta otra más propia de cuento para preadolescentes, si no en el estilo, sí en la trama.

Cristina Cerrada vuelve a traernos a la actualidad, y como en una metáfora, nuestro clásico Drácula se convierte a primera vista en lo que -de hecho- es hoy en día: un merodeador, un hombre peligroso que puede acabar en asesino, en violador, en psicópata. En realidad, un hombre que "busca" algo. Y buscando buscando yo me perdí, desgraciadamente, y quizás debido al tedio que me habían dado los anteriores relatos, pero me perdí. Como en la mayoría de relatos, no puedo recordar qué contaba su historia, tan solo que era de las más o menos me gustaron. Y eso es una pena...

Finalmente Eduardo Lago, al fin, pone algo de chispa al conjunto de relatos. Es un texto sencillo pero acertado. Una mujer reconoce al vampiro, se hablan, hace mucho que no se ven, él la recuerda de hace muchos años, rememora algo de su vida, su verdadero nombre… Estamos en la época actual, y revisitamos el pasado. No es pretencioso, es sencillo y, quizás por eso, el mejor de todos.

Me consta que una crítica como ésta puede resultar muy dura tanto a los editores como a los autores, pero quisiera hacer constar algo: cuando a los escritores les pagan por hacer un gran trabajo por el que cobrarán y por el que el lector pagará, lo mínimo que pueden hacer es implicarse al 100 %. Esta implicación sí la he visto en "Frankenstein" y en "Hombre Lobo". Así que, no era tan difícil.

En cualquier caso me he prometido releer algunos relatos porque quiero encontrarles ese algo que sé que pueden tener, y no he encontrado (los de Ricardo Menéndez Salmón y Cristina Cerrada). Creo que merecen una segunda oportunidad, una relectura. Está claro que para gustos, los colores.

Anika Lillo

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura