Anika entre libros

Dos mil noventa y seis

Ficha realizada por: Anika Lillo
Dos mil noventa y seis

Título: Dos mil noventa y seis
Título Original: (Dos mil noventa y seis, 2017)
Autor: Ginés Sánchez
Editorial: Tusquets
Colección: Andanzas


Copyright:

© Ginés Sánchez, 2017

© Tusquets Editores, S.A., 2017

Edición: 1ª Edición: Enero 2017
ISBN: 9788490663639
Tapa: Blanda
Etiquetas: fin del mundo, violencia, catástrofes naturales, distopía, drama, novela dramática, esclavitud, esclavos, supervivencia, supervivientes, literatura española, novela, novela dramática, sagas familiares, hambre, miseria, futurista, sequías
Nº de páginas: 333

Argumento:

Año 2056. La sequía y las epidemias hacen que la gente huya hacia el norte, pero ya no llegan ayudas estatales, y la sed les obliga a pelear por el agua. Los años pasan y los supervivientes siguen desplazándose en grupos, muriendo de hambre o en luchas encarnizadas donde las armas son primitivas.

Dicen que hay un grupo en el norte, dicen que hay un hombre llamado Taner y que es especial. Dicen muchas cosas… pero no hablan de la esclavitud porque desconocen cómo se dirige ese grupo al que todos parecen querer llegar.

 

Opinión:

 

Este es un libro que pega varios saltos en el tiempo. Eso hace que veas cómo es el país en 2056 (momento en el que conoces, por ejemplo, a Santiago y su familia), para ir directamente al 2086 y ver un cambio bastante llamativo en los supervivientes (y aquí conocemos a Enis, un niño que sobrevive solo con sus padres), y saltar al 2096 (donde Enis conocerá a una niña, Andera, que ocupa el sitio en el que ha sobrevivido él. Andera vendrá con su grupo pero serán atacados por otro grupo violento). Estos años ocupan la parte más amplia de la novela y conoceremos bien la vida de Enis y Andera juntos. En este espacio temporal también conoceremos al grupo que dirige Taner, ese tipo tan especial del que nos hablan Enis y Andera.

El siguiente salto temporal es al 2116, estamos acabando casi la novela y conocemos la vida del pequeño Adem con la vieja Enda y su marcha hacia el norte. Y acaba la historia en el 2126, cuando un encuentro inesperado termina en drama. Y no puedo contaros nada al respecto porque quitaría la gracia a la historia.

Estos saltos en el tiempo hacen que veas cómo un fin del mundo influye en las personas incluso hasta en lo más insospechado: por ejemplo, en el lenguaje, en la forma de comunicarse. Estamos acostumbrados a ver en las distopías que muestran historias de postapocalipsis, cambios en la forma de vida, pero nunca se suele mostrar algo que parece obvio y que hasta ahora sólo he visto en esta historia de Ginés Sánchez: el lenguaje. Los grupos cada vez están más alejados unos de otros, la comunicación entre ellos se hace cada vez más básica porque lo que les importa es sobrevivir al hambre, a la sed y a las enfermedades, y cuantos más años pasan en ausencia de compañía, más básico se vuelve el lenguaje. La forma en que se dirigen entre ellos y como se nos narra la historia, es una muestra de ello. Esta historia está narrada de una manera que hace que veas a los supervivientes como algo real, no como las producciones estadounidenses a las que estamos acostumbrados. Lo difícil es encontrar armas que funcionen, libros que valgan para algo que no sea hacer crecer el fuego o grupos que estén preocupados en mantener una cultura general.

Es tan realista que da pavor, porque no hay a la vista ciudades que mantengan comodidades o modernidad. Sí, quedan las casas abandonadas, cada vez más llenas de polvo, cada vez más inservibles porque no disponen de lo esencial: pozos de agua. Quedan los grupos de gente, unos de piel blanca, otros de piel más oscura, otros más grandes, otros más flacos… pero no son grupos grandes, y las distancias son enormes, titánicas si se tienen que hacer a pie, con restos de lo que fue el mundo que ahora no sirven para nada. Carreteras, automóviles que, dicen, servían para llevar a los hombres de un sitio a otro, planicies titánicas y desérticas costosas de superar con el sol y el calor… quedan los restos de un planeta que ya no es nada de lo que era.

Y quedan esos grupos que tratan de sobrevivir. Enis y Andera son los principales protagonistas. Ella tiene la piel más oscura pero los ojos claros. Es más joven que él pero acaban juntos porque no queda nadie más. Juntos forman una familia que no tendrá mucha suerte. Hay un momento clave, cuando ella va a dar a luz, en que la vieja Enda le propondrá a Enis que marchen hacia el norte porque allí, dicen, hay un grupo de gente más grande. No estarán solos. Y aquí empieza la más larga historia de toda la narración; su llegada a la "ciudad" de Taner.

Y si en Enis y Andera conocemos la resignación, en Taner conocemos los claroscuros del ser humano. ¿Para dirigir una ciudad de supervivientes hay que ser cruel? ¿Por qué se es cruel y a la vez se es tan humano? ¿Qué esconde la actuación de Taner? ¿Quizás la propia supervivencia? Dejadme deciros que esta me ha parecido la parte más interesante de toda la historia porque aquí se ve al hombre de verdad, con su parte mala -horrible incluso- y su parte buena -la que en el fondo parece decir que se hacen así las cosas porque no hay manera de hacerlas para mantener el orden-. Injusticias increíbles que parecen tener sentido, y que recuerdan a la represión medieval de las religiones, que buscan perros obedientes que se "porten bien" para mantener cierto orden, y en cierta medida la actuación de Taner me recuerda a esto mismo.

La historia de Ginés da mucho miedo en realidad. ¿Creíamos que tras un fin del mundo los supervivientes iban a mantener la electricidad, por ejemplo? ¿El lenguaje? ¿Las normas sociales o las leyes? ¿Y qué pasa si todo eso ha desaparecido y lo que queda es volver a ser un hombre primitivo, un hombre de la prehistoria?

Rezad para que este libro no sea profético. Eso sí, recomiendo leerlo encarecidamente.

Anika Lillo

 

Libro homenaje:

Dos -mil -noventa -y -seis

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura