Anika entre libros

cristales de fuego

Ficha realizada por: Joseph B Macgregor

Título: cristales de fuego
Título Original: (cristales de fuego)
Autor: José Antonio Suárez
Editorial: Parnaso


Copyright: Colección Vórtice ISBN: No definido
Etiquetas:

Argumento:

La acción se desarrolla en un futuro muy, muy, muy lejano. Los humanos no son los únicos habitantes de la Galaxia, sino que conviven (más mal que bien) con una serie de culturas muy peculiares (ruderianos, drillines, arbineos, narolianos, kiarianos, vrajs, blesels, goffones….). Estos pueblos están siempre en eterno conflicto por el control de los yacimientos de un mineral llamado lumerio, fuente de energía fundamental de esta sociedad inter-galáctica y garantía de poder político y económico.

De igual modo, los terrestres utilizan como ayudantes en diversas tareas a humanimales, es decir: animales reconstruidos genéticamente a los que se introducen copias de seguridad de cerebros de seres humanos ya fallecidos, con lo cual pueden hablar, pensar, escribir… Son una especie de computadoras humanas.

El narrador de la historia no es otro que Simón, un tapir malayo al que se le introdujo la copia de seguridad del cerebro de Simón Daldasarre, un famoso autor de novelas de ciencia-ficción y fantasía, aficionado además a la buena mesa, fumador y bebedor empedernido, siempre irónico y mordaz. Lógicamente, nuestro amigo Simón ha heredado todas las “cualidades” de su antecesor humano y nos cuenta sus cuitas junto a Cleo, su nuevo dueño. Éste fue despedido de la factoría de ingeniería genética en donde trabajaba, por ser demasiado “mayor” para seguir programando (tiene 35 años). Buscando trabajo desesperadamente, consigue ser contratado por un goffon llamado Iqx, formando parte de la insólita tripulación del Xonxo, un carguero espacial. Sin quererlo, tanto Simón como su amo se ven inmersos en medio de una crisis bélica de inesperadas consecuencias para toda la Galaxia.

Leer entrevista a José Antonio Suárez

Opinión:

Cristales de fuego es básicamente una novela entretenida, que busca distraer, que dejemos volar la imaginación y nos dejemos llevar. Sin embargo, no es sólo eso. También es la obra de un autor con bastante sentido del humor. Ahí tenemos nada más empezar esa pequeña ironía / reflexión sobre los autores de ciencia-ficción que escriben sagas millonarias (Asimov, of course) que continúan publicando incluso cuando hace años ya que falleció, realmente demoledora.

Por otro lado, Suárez evidencia una extraordinaria capacidad para crear universos, culturas o sociedades de fantasía, muy creíbles, sin parecer nunca ni ridículo ni chocante. De igual modo, la caracterización de los personajes principales (en especial de Simón, el tapir escritor) es excelente. Escenarios y personajes denotan un indudable gusto por el feísmo a la hora de describirlos o caracterizarlos, lo resulta una innegable marca de estilo del autor.

A través de la ciencia-ficción o la fantasía Suárez nos habla además de temas que le preocupan o la interesan, ya sean de carácter más o menos actual o coyuntural [la guerra de Irak (que en la novela puede ser Kiar)], la legalización de las drogas, la manipulación genética etc., o de un mayor calado, como por ejemplo cuando plantea la posibilidad que el ser humano pueda llegar a pagar por conseguir la felicidad, aunque sea ficticia o mediante un implante cerebral, como le sucede por ejemplo a Cleo; o también cuando no presenta una sociedad que prefiere creer en falsas sectas que en utilizar la inteligencia o el pensamiento (“Superstición, sí; ciencia, no” parece decir el autor en uno de los primeros capítulos de la novela). Todos estos temas quedan apuntados a lo largo de la narración, pero no son desarrollados en exceso, ya que lo primordial son los avatares de la tripulación del Xonxo en un universo en guerra.

De igual modo, aunque Cristales de fuego es una obra de puro entretenimiento, la trama básica resulta tremendamente sólida ya que se basa en candentes cuestiones filosófico-científicas. Las alusiones continúas a las teorías de Stephen Hawking, las explicaciones finales acerca del origen y evolución del universo galáctico y sus culturas etc.

Así, Suárez sabe equilibrar perfectamente una historia cercana al comic y al cine de ciencia-ficción (más al universo de “Galáctica” que al de “Star Wars”, creo yo) con un contenido científico bastante profundo, lo cual lo convierte, al menos para mí, en un autor con personalidad, un mundo propio y una manera peculiar de narrar, que ha conseguido una novela ideal para los fans del género que no les decepcionará en lo más mínimo.

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura